Estacioneros en alerta por posible suba en las naftas

Uno de los productos que mayor incremento sufrió en el primer semestre del año fueron las naftas. El domingo pasado fue la última suba que, lejos de alcanzar el 3% que se había acordado tanto para junio como para julio con las petroleras, el aumento se fijó en 5% para las naftas comunes y 9% en las premium, alcanzando una suba acumulada en el año del 23%.

La situación se agrava ya que las petroleras advirtieron que aun demandan un ajuste del 20% para poder alcanzar el precio adecuado, por lo que se prevén otros incrementos para cerrar la ecuación económica.

ROSARIO SICA.

En diálogo con El Tribuno, Rosario Sica, presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles de la República Argentina (Fecra) explicó que, oportunamente, el exministro de Energía, Juan José Aranguren, había fijado una fórmula para definir el precio del combustible, basada en tres ejes: "el biocombustible, que tiene baja incidencia, el precio del dólar que ya pisa los 30 pesos y el precio internacional del barril del petróleo, que hoy ronda los 80 dólares, dos factores que tuvieron un alza importante".

En este sentido, continuó señalando que esta metodología perdió fuerza luego de que Aranguren abandonara el cargo y las petroleras adujeran que con la suba del dólar los porcentajes de aumento acordados serían insuficientes. "En Shell, los incrementos fueron del 9% en su gasoil y nafta súper y del 12% para Infinia y Euro Diesel. Los precios están por las nubes y no sé de qué manera lo van a poder parar", apuntó.

La titular de Fecra, se mostró aún más preocupada por otro posible aumento en los combustibles ya que, según expresaron las petroleras, todavía resta un 20% más para poder llegar al precio internacional. "El Gobierno tiene que buscar soluciones urgentes porque esto se está yendo de las manos y se ven perjudicados tanto los consumidores como los expendedores; la gente cada vez más opta por no utilizar el auto porque es realmente muy costoso", dijo

Fijan cupo para compra de naftas

VICTOR LAMBERTI.

Víctor Lamberti, vocal primero de la Cámara de Expendedores de Jujuy, ratificó los dichos de Sica en torno a la grave situación que atraviesa el sector. Es que por un lado, se ven afectados por la constante suba en los precios del combustible que, si bien todavía no han marcado una recesión en el consumo, temen que suceda progresivamente, y por otro lado por la implementación de cupos en las ventas del producto por parte de las petroleras.

Este último tema en particular fue tratado por los miembros de la comisión directiva de esta entidad durante la última reunión concretada el martes pasado, por cuanto es una situación que pone en alerta al sector, ya que podría generar un posible desabastecimiento que, en principio no lo sentirían los consumidores chicos, sino más bien quienes acceden a grandes volúmenes. “Sabemos que la imposición de un cupo por las petroleras tiene que ver con el precio, ya que no les conviene refinar un producto al valor del dólar de 20 pesos, cuando en realidad el dólar en el mercado está en 30 pesos; para las petroleras no es negocio, entonces venden lo indispensable y ponen cupo. Por ejemplo a una estación de servicio le venden, solo 100 mil litros de gasoil, entonces debe acomodar sus ventas porque si vendía 150 mil litros, hay 50 mil litros de diferencia a los que no puede acceder” explicó Lamberti.

Asimismo, aclaró que las más perjudicadas son aquellas estaciones de servicio llamadas “blancas”, es decir que no tienen bandera, porque directamente no pueden acceder a comprar combustibles. “Al no tener firmado ningún contrato con alguna petrolera podrían quedarse sin combustible sobre todo pasada la segunda quincena de este mes. No tienen a quien comprarles porque el mercado mayorista se cerró, y sabemos que eso, a la larga puede producir un desabastecimiento en la provincia y en varios lugares del país” sostuvo.

Igualmente el vocal de la Cámara de Expendedores local, remarcó que este posible desabastecimiento no se sentiría en los surtidores inmediatamente, si no que afectará el canal mayorista, es decir, “al agro, el transporte, los ingenios, pero el común de la gente no lo van a notar” aclaró, aunque sugirió que tal vez si podría sentirse en un par de meses, si es que la situación continua.

“Una suba eliminaría el cupo”

Cabe mencionare que desde la entidad iniciaron reuniones con el Ministerio de Producción, a fin de buscar una explicación a esta medida impulsada por las petroleras y ver de qué manera se puede revertir. “Estamos hablando con varias petroleras para ver de qué manera se puede solucionar este problema del cupo. Lo que nos preocupa es que no hay expectativas de solución mientras el precio no vuelva a subir porque según dijeron, hay un atraso del 20% en el precio de las naftas” dijo Lamberti a la vez que explicó que el actual ministro de Energía, Javier Iguacel “liberó” a las petroleras para que ellas definan el precio del combustible. “Si esto se cumple, en poco tiempo las petroleras van a volver a aumentar el precio del combustible, incluso antes de agosto. Con esto se levantaría el cupo porque las refinadoras empezarían a refinar normalmente, de modo que no habría desabastecimiento, pero los combustibles se conseguirían a precios mucho más caros” concluyó.

Temen una eventual caída en las ventas

Otro de los temas que preocupa al sector es una posible baja en el consumo de combustibles, a raíz de los constantes aumentos en los precios, sumado a la situación económica del país.

Víctor Lamberti de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Jujuy, aclaró que si bien todavía no hay una recesión en el consumo del combustible, temen que si continúan las subas, se reduzca el consumo. “Sabemos que si sigue aumentando, la gente va a empezar a parar los vehículos y a buscar otro medio de transporte porque se torna imposible seguir manteniendo su uso, sobre todo si es naftero, porque ya ha superado los 30 pesos el litro de nafta y llenar un tanque hoy cuesta arriba de los 1.500 pesos”, manifestó.

En este sentido, también remarcó que desde hace un tiempo atrás se ha acrecentado el uso de tarjetas de crédito en la compra de combustibles, evitando el uso de dinero en efectivo. “La gente recurre a este tipo de pago porque le permite guardar el efectivo y pagar el monto el mes siguiente; esto ocurre siempre que suben las tarifas de cualquier servicio, el problema es que el combustible no es un bien indispensable y ahí es donde generalmente se ajusta el usuario”, señaló.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estás de acuerdo con la implementación de detectores de mentiras en Jujuy?

Importante ahora

cargando...