Estiman que bajaron 30% las ventas en las panaderías

Al igual que diferentes sectores productivos, las panaderías atraviesan una situación difícil en todo el país, y la provincia no es la excepción. Es que si bien el periodo de vacaciones sumado a la temporada de verano de por sí marca una época del año en la que disminuye el consumo de pan y sus derivados, esta vez la merma es aún más notable y tendría que ver con las dificultades económicas de los propios consumidores.

El último aumento del pan en la provincia se registró en septiembre pasado y fue del 20%. Hubo cuatro aumentos en 2018.

En los últimos meses, la baja en las ventas de panificados en general se vio profundizada, e incluso se estima que rondaría el 30%. Así lo aseguraron desde el Centro de Industriales Panaderos de Jujuy, quienes explicaron que, entre otros factores, este es uno de los cuales impacta directamente sobre las panificadoras.

Pablo López, integrante del Centro de Industriales Panaderos de Jujuy, mencionó que las panaderías de la provincia atraviesan una difícil situación y cada vez le es más difícil mantenerse, especialmente por los aumentos en las tarifas de los servicios, la carga impositiva y las constantes subas de los insumos. "Nos cuesta mucho afrontar los tarifazos; las subas de la luz, el gas, sumado a los aumentos de los salarios, hace que sea muy difícil cerrar los números a fin de mes, es cada vez más complicado y muchas panaderías solo se están manteniendo", dijo.

Mencionó que los servicios crecieron en un 100%, y para muchos es imposible poder afrontarlo. "Nosotros hace dos o tres meses atrás pagábamos $16 mil de gas, hoy la factura es de $35 mil y el consumo de gas es el mismo, y con los otros servicios pasa lo mismo, y lo grave es que eso no se traduce directamente al precio del pan, si no que tenemos que afrontarlo nosotros", explicó y se mostró preocupado por los aumentos que se aproximan y que ya fueron anunciados.

Remarcó que el precio de los insumos básicos se mantiene en general, ya que actualmente la bolsa de harina ronda los $800 u $820, al igual que el resto de los elementos.

En relación a la venta de productos aseguró que hubo una merma considerable, que rondaría entre el 20 y 30%. "La situación económica hace que la gente priorice sus consumos, y en eso prefiere mermar el consumo de pan. La gente tiene miedo, no sabe cómo llegar a fin de mes, y ya no gasta como antes. Ahora se consume miñón y bizcochos, las masas finas son casi un lujo", sostuvo.

Competencia desleal

Aclaró que si bien no registraron cierres de panaderías, aun así la situación es complicada para el sector y en este sentido hizo mención a la creciente cantidad de panaderías clandestinas que representan una competencia desleal ya que "al no pagar impuestos ellos pueden bajar sus precios y les es mas fácil poder comercializar sus productos, sumado a que no tienen que pagar empleados, no pagan alquiler entre otros conceptos que nosotros sí debemos afrontar".

Remarcó que otro de los grandes factores que afectan a las panaderías son las cargas impositivas, casualmente por estar constituidos como empresas formales. "La carga impositiva nos mata, son muy altos los impuestos, los salarios, tener un trabajador en blanco, son todos montos altos que nos cuestan mantener", remarcó.

Por el momento no se prevén subas en las panaderías, aunque consideran que sería necesario incrementar un %10.

Por el momento no habría suba en el pan

PANIFICADOS / ASEGURAN QUE POR EL MOMENTO NO HABRÍAN AUMENTOS EN EL PAN.

El año pasado en la provincia se registraron cuatro aumentos en el pan. El último fue del 20% y se registró en el mes de septiembre. Si bien desde el Centro de Industriales Panaderos de Jujuy explicaron que es necesario aplicar una suba del %10 en los productos de panadería, estiman que no sería viable.

Pablo López consideró que “es imposible” aplicar un aumento ahora ya que en ese caso “directamente no vamos a vender”, teniendo en cuenta la baja del consumo que se registra actualmente.

En igual sentido se refirió Luis Cucchiaro, propietario de una panadería céntrica quien aseguró que por el momento no habrán aumentos. “Si bien la actividad nuestra se resiente por las subas de los insumos, los costos en general, para aplicar una suba hay todo un proceso previo” dijo, a la vez que remarcó que “enero y febrero son meses malos para las panaderías, de modo que para empezar a pensar en una suba recién tendría que ser después de febrero”.

Precios estables

Por su parte, Diego Condorí, empleado de una panificadora del barrio Almirante Brown ratificó la merma en el consumo de los productos, especialmente en masas finas. A partir de la ultima suba, el listado de precios sugeridos fijaba el kilo del mignón en $70, bizcocho $100, pan negro $80, bollo $27, especialidades $200, masas $300, pan de pancho $27, de hamburguesa $39, pan rallado $70, pre pizza $27 y las facturas $130 la docena y $11 por unidad.

Cabe mencionar que estos son precios sugeridos, pero en muchas panaderías, especialmente la de los barrios y zonas periféricas al centro, cobran un poco menos a fin de poder vender y hacer mas accesible el producto a los vecinos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...