PUERTA DESTROZADA / DE UNA SALA DESDE DONDE INTENTARON ROBAR EL VENTILADOR.

Una extraña sensación de violación, de impotencia, de desilusión, de mucha bronca, son algunas de las frases que se escucharon en la mañana de ayer entre el personal docente de la escuela Nº 10 "General José de San Martín", del barrio homónimo.

 

En 45 días sufrieron cinco asaltos donde causaron mucho daño en las instalaciones y se llevaron material didáctico de los docentes.

 

La directora Mirta Vidaurre, junto a la vice Elda Mamaní, no pueden aceptar la tremenda situación que desde hace cuartenta y cinco días les toca vivir.

"Es el quinto robo" nos afirma angustiada la directora, "esta situación nos daña como institución porque no les podemos brindar una respuesta a los niños cuando preguntan qué pasó con sus cosas".

A las directivas les cuesta hablar, tienen en sus rostros marcado el gesto de la angustia y las lágrimas que marcan un tremendo dolor e impotencia.

"Roban a dos cuadras de la seccional" afirma la vicedirectora, agregando que "la impunidad es total, además como no encuentran dinero lo que hacen es hacer daño, no se miden para nada, de la biblioteca se llevaron un radiograbador, también un equipo de audio que utilizamos en los actos".

Mientras recorren las instalaciones se dan con nuevas novedades, hasta que llega un vecino del barrio trayendo un botiquín que fue arrancado del baño de la sala de maestras, a la que ingresaron a través de un ventiluz, que estaba asegurado.

Rompieron vidrios, puertas, violentaron candados, dejaron todo en desorden, pero no cabe dudas de que se movieron con toda tranquilidad. Apenas producida la denuncia llegaron efectivos de Criminalística, quienes realizaron las pericias correspondientes.

Quinto robo

"Tuvimos robos en octubre y en este mes ya es el tercero. Semanalmente tenemos estos incidentes. Hicimos la denuncia y una nota para pedir un custodio que quede adentro de la escuela, porque así se puede evitar el saqueo que hacen", detalló Vidaurre.

La docente dijo además que cada cosa que se llevan se compró con un gran esfuerzo de todos, vendiendo rifas, haciendo lotas y con el aporte de docentes y padres. "Tratamos de poner seguridad, pusimos rejas y ahora pensamos en levantar la pared más baja que tenemos que dar a la calle Goyechea, por donde creemos que entran".

La falta total de seguridad en los establecimientos de la provincia son la llave que tienen los malvivientes para robar, saquear y destruir el trabajo tesonero de los docentes.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...