El embarazo de gemelos de una nena de doce años puso al descubierto una historia de abandono y abusos que todavía no tiene responsables. Ocurrió en la ciudad misionera de Eldorado y la Justicia abrió una investigación para determinar las responsabilidades de los padres de la menor y de un hombre de 28 años.

La nena permanece internada en el Hospital Materno Neonatal de Posadas, donde los médicos realizan un estricto control de la gestación de 20 semanas. Además, la pequeña recibe atención psicológica y le dijo a los médicos que quiere seguir adelante con su embarazo.

La secretaria de Acción Social de Eldorado, Florencia Leiva, dijo que fueron alertados sobre el caso el 27 de diciembre por una vecina a la que le parecía extraño que una chica de tan corta edad conviviera con un adulto.

Leiva dijo que apenas constataron el hecho decidieron sacar de la vivienda a la menor porque “estaba en convivencia con una persona casi desconocida para ella”. Una revisación médica en el Hospital Samic permitió establecer que estaba cursando un embarazo de gemelos, motivo por el cual fue derivada a Posadas.

La funcionaria dijo que la menor no estaba sucia, abandonada ni golpeada, condiciones que se dan con frecuencia en casos similares, pero dejó en claro que “del lado que se lo mire es un caso de abuso sexual”.

“Es el peor caso que me ha tocado a mí y a todo el equipo desde que estoy en Acción Social,” aseguró Leiva, quien agregó que desde la Municipalidad van a acompañar a la nena en todo lo que sea posible.

 

 

El gerente asistencial del Hospital Materno Neonatal, David Halac, confirmó que la víctima está bien de salud, al igual que los bebés. El médico dijo que en ningún momento se planteó la posibilidad de interrumpir el embarazo, pese a que la ley prevé esa práctica para estos casos. “Ella quiere tener a sus bebés”, aseguró Halac.

Aunque la investigación judicial todavía no tuvo avances significativos, no se descarta que la menor haya sido entregada por su madre al joven de 28 años para que “la cuidara”.

Actualmente, la nena se encuentra bajo la responsabilidad de una hermana mayor, por decisión de la Justicia, que aguarda su retorno a Eldorado para que declare en Cámara Gesell y así se pueda establecer la identidad de su abusador.

Fuente: Clarín