"Siempre pienso en Jujuy, la tierra me tira muchísimo"

La ilusión de andar por nuevos caminos empezó como una inquietud de la niñez, que pudo concretarse tiempo después que Fabián Gonzalvez se recibiera de arquitecto.

 

Si estás en el extranjero o conocés a alguien que quiera contar su experiencia, comunicate a: lasnotas2003@yahoo.com.ar.

Tras haber ejercido su profesión un tiempo en Córdoba y otro en Jujuy, y ya impulsado por la crisis económica por la que atravesaba la Argentina, Fabián tomó una decisión trascendental en su vida: viajar a España en busca de nuevos aires.

Solo y recién llegado a Madrid, el jujeño comenzó su carrera laboral pronto, con una obra a la que consideró "muy importante" en su vida: el Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía y desde ese momento no paró.

Desde hace ya 18 años que vive en España: 14 en Madrid y con este año ya son 4 en Palma de Mallorca donde actualmente trabaja en la reforma y ampliación del aeropuerto local.

A pesar de haber sido siempre bien recibido y bien tratado en su nuevo hogar, y a pesar también de llevar ya casi 20 años allí, Fabián nunca olvidó ni siquiera por un instante a su Jujuy querido manteniendo vigente en su cotidianeidad comidas, tradiciones y los más hermosos recuerdos.

La añoranza de las reuniones familiares es el sentimiento que invade a Fabián cada domingo. "Los domingos son muy duros cuando uno está lejos, siempre me acuerdo de los asados con la familia, tomar mates... Siempre pienso en Jujuy, la tierra y los recuerdos me tiran muchísimo", expresó.

Con sus ya 50 años Fabián recuerda su infancia en el barrio Huaico, donde solía ir a jugar al río. "De Jujuy tengo muy buenos recuerdos y muy buenos amigos. Yo ya tengo 50 años y me pasa que las últimas veces que he vuelto ya empecé a notar también otras ausencias como los amigos que partieron, y eso duele", lamentó.

Afortunadamente, tiene la posibilidad de viajar cada tanto a la Argentina, para visitar a su familia y a sus amigos y recargarse de energía.

Sueña proyectos para Jujuy

Haciendo uso de su profesión el jujeño da rienda suelta a su imaginación materializando sobre el papel sus más utópicos proyectos y sus más fuertes anhelos.

Así, entre recuerdos y añoranzas Fabián expresó entusiasmado: "Tengo tantas ganas de volver a Jujuy que hasta tengo diseñada mi casa allá".

Sin embargo, explicó que éste es un ideal que deberá luchar contra la vida terrenal como el trabajo, la economía y demás burocracia que, a una mayoría de los jujeños en el extranjero, los induce a decidir de acuerdo a lo que más convenga.

Por el momento y hasta que el sueño se cumpla, Fabián lleva siempre consigo sus tradiciones, sus comidas predilectas y la presencia intacta de sus padres y hermanos.

Cada vez que se le presenta la oportunidad el jujeño cocina para sus amigos empanadas, tartas de choclo y otros tantos platos que extraña. Pero se lamentó profundamente por no poder conseguir allí harina de maíz para hacer tamales.

Como parte de las tradiciones que lo acompañan al otro lado del charco, Fabián sahuma su casa cada 1 de agosto, rito por el que sus amigos lo apodaron "Pachamama".

"Tengo amigas que hace 4 años sahuman sus casas regularmente al igual que yo", contó y agregó que este tipo de ceremonias "aquí gustan mucho porque el europeo ahora está más inclinado a la naturaleza y ya no tanto a la religión".

El Jujuy de hoy

En su última visita a la provincia que fue en abril pasado Fabián se quedó encantado con el parque lineal Xibi Xibi por lo que expresó: "Me gustó mucho que se le haya dejado de dar la espalda al río y que se haya convertido en algo tan lindo y de utilidad para todos los jujeños".

Con ojos de arquitecto Fabián destacó también la obra de la Ciudad Cultural, ubicada en el barrio Alto Padilla y el puente Manuel Arias que cruza a La Viña.

"He visto a Jujuy más grande, más ciudad y eso me ha gustado", exclamó. Pero como todo perfeccionista y de forma tímida dijo que podría sugerir algunas pequeñas mejoras para embellecerla aún más.

Destacando también el gran progreso no sólo en infraestructura sino a nivel organizacional, consideró necesario cuidar y "controlar la Quebrada de Humahuaca para que no se dispare la construcción" y por consiguiente "no se desvirtúe la esencia de su belleza".

Entre sus utopías Fabián atesora un pretencioso proyecto para las Salinas Grandes: un centro logístico de enlace entre el Occidente y Asia.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...