Economistas ponen alerta por la fuerte suba del dólar

En una jornada considerada "negra" por los mercados, la divisa norteamericana subió ayer 3,2% cerrando en un promedio de $44,92 para la venta, mientras que el mayorista cerró a $43,95, $1,55 más caro que en el cierre del martes; el Merval bajó 3,82% cerrando en valores similares a los de diciembre pasado y el riesgo país saltó 10,9%, llegando a 963 puntos básicos, la marca más alta de los últimos cinco años.

Así, ante una nueva marca máxima en el movimiento cambiario, el contador y docente Guillermo Sapag, consideró que "por la situación que está atravesando el país, sin un programa económico sustentable y con tasas al 70%, no hay probabilidad de crecimiento y mucho menos de desarrollo que es la fase superior. La situación es muy crítica".

Ante este panorama advirtió que "debemos preocuparnos y también ocuparnos, porque pareciera ser que el equipo económico no le encuentra la vuelta, ya que no hay ninguna perspectiva que los índices del consumo se modifiquen positivamente". Por eso consideró que "por lo menos se debería cambiar el equipo económico" como primera medida para bajar la inflación y mejorar todos los índices.

Por su parte, el economista Juan Ljungberg coincidió en que resulta necesario aplicar nuevas medidas en materia cambiaria para bajar la inflación, y sobre la constante preocupación de los argentinos ante los vaivenes de la divisa. Dijo que "ya tenemos que estar acostumbrados debido a que estos son los movimientos típicos de un tipo de cambio flexible".

En esta línea Ljungberg consideró que "la sociedad está exageradamente sensibilizada a las variaciones del tipo de cambio y eso no es bueno". A la vez que explicó que esta "mentalidad bimonetaria" es producto de "décadas de inflación que han hecho que nuestra moneda haya ido perdiendo valor sistemáticamente generado que las personas con ahorro en efectivo recurran a comprar dólares para preservar el valor del mismo", dijo Ljungberg.

Nuevo sistema monetario

"La Argentina necesita un nuevo sistema monetario cambiario al que yo le llamo Convertibilidad II. Una especie de nueva convertibilidad que ya no solo incluya al dólar sino a una canasta de monedas", propuso el economista.

Explicó que se trata de un sistema que en los años 90 permitió eliminar la inflación por lo que lo calificó como "un remedio probado, comprobado y efectivo".

Así manifestó que "Argentina tendrá que implementar un esquema similar a ese en algún momento, más temprano que tarde para evitar seguir penando a diario con la pérdida del poder adquisitivo a través de la inflación".

Por último, sobre cuál se estima que será el movimiento del dólar durante los próximos días, Ljungberg indicó que el panorama ya está definido por el Banco Central por lo que estaría dentro de los márgenes esperables que la divisa alcance los $51,45.

Por su parte, Guillermo Sapag agregó que "dependerá de la expectativa que se tenga de la liquidación de granos, que como ya se sabe no se fijaron precios, lo que significa que no se liquida, es decir que no llegarán los dólares".

“Argentina es un defaulteador serial”

Otro número que alarmó ayer a los argentinos fue el riesgo país, es decir el indicador que evalúa el riesgo que implica para los inversores extranjeros prestarle plata a la Argentina. Superó los 900 puntos, alcanzando el mayor valor en cinco años
Ante esta situación el economista Juan Ljungberg explicó, entre otras muchas razones, que la suba se produjo debido a que “se observa que una vez más, en un futuro próximo, Argentina tal vez no pueda pagar su deuda como ya lo ha hecho ocho veces en su historia”, por lo que consideró que “Argentina es un defaulteador serial, es decir un tramposo serial”, aclaró.
Comentó que otro de los motivos es la incertidumbre electoral. “Sobre todo en este momento está jugando la incertidumbre por las próximas elecciones presidenciales y cuál sería el rumbo que tome la economía según quién gane las elecciones”. Ante esta situación es que explicó la gran oferta de bonos a bajo precio, pero a mayor rentabilidad.
Pese a que la suba de este indicador a nivel global puede llegar a frenar la llegada de capitales de largo plazo y la radicación de empresas, el economista Ljungberg descartó “que tenga impacto inmediato en la economía cotidiana”. “Si mañana baja el riesgo país no le va a cambiar la vida a la gente”, consideró. 
Lejos de mostrarse optimista ante las consecuencias que pueda tener este indicador, su colega Guillermo Sapag alertó que “esta situación debe preocupar y ocupar” a los responsables, y recordó que “en la crisis del año 2001 la Argentina alcanzó los 1.700 de riesgo país”, indicando que la cifra alcanzada ayer no se encuentra muy alejada. Ante esta apreciación consideró que para evitar que esta crisis se repita “por lo menos se debería cambiar el equipo económico”, cerró Sapag.

¿Dólares o pesos?

Pese a que cada vez es menor la capacidad de ahorro de los jujeños, el contador Guillermo Sapag indicó que sugerir a las personas que compren dólares para mantener sus ahorros “es una especulación que continúa perjudicando al país”, según manifestó.
Explicó que en general las personas tienden a guardar los dólares en cajas de seguridad o bajo el colchón, situación que “no es productiva porque no aporta movimiento a la economía que es lo que el país necesita”, aclaró.
En esta línea, indicó que los economistas sugieren invertir los ahorros en algo productivo. “Si los ahorros alcanzan para comprar tierras o concretar negocios mucho mejor, pero el común de la gente no tiene el ahorro suficiente para hacerlo y muchas veces recurre al dólar que cuida el valor del dinero pero no aporta al país”, cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...