Distintas luchas para el corazón de cada soldado

Hay una pluralidad de razones para ser voluntario. Todas ellas coinciden en un punto: que buscan ampliar el engranaje solidario en la sociedad y darle pelea a las tantas problemáticas que maltraen a humanos, animales o al medio ambiente.

Cada situación es distinta, en cada lugar se requiere algo diferente y cada necesidad duele más que otra. Todas conmueven hasta al más duro porque el sentimiento de altruismo lo tenemos todos en el cerebro. Y eso no lo digo yo, lo dicen estudios basados en las neurociencias que aseguran que cada cerebro posee esta "habilidad" de ayudar, sólo que algunos la tienen más dormida que otros.

No cabe duda que hay muchas personas que nunca en toda su vida pusieron en práctica esta habilidad y transitan su camino a base de "anti-

valores", que es lo contrario a todo lo bueno y que surge de conductas egoístas y malas de seres humanos que no toman conciencia.

Quizás eso fue transmitido de generación en generación y que nadie pudo romper. Pero, así como hay "ovejas negras" también puede haber una "oveja blanca" que transforme a esos "anti-valores" en valores y empiece a contagiar a los demás.

Hoy en día no es tan difícil hacer eso. Cada vez son más las luchas sociales que existen en la actualidad por una determinada causa.

Toda lucha es buena, siempre y cuando no se la ejerza con violencia y en especial, con respeto. El concepto de ir a la guerra fue mutando y hoy se lo puede aplicar desde espacios como esos en los que se lucha por el bien común, por el bien de todos, y contra problemáticas que azotan a diario a los seres humanos, a los animales o al medio ambiente.

Dentro de estas luchas, hay soldados que pelean en distintas batallas. Toda batalla es imprescindible y cada guerrero elige dónde apuntar sus armas. Y, ¿cuáles son sus armas?, lo que lleva en el corazón, ese ímpetu de voluntad que "mueve montañas".

Mueve montañas de solidaridad, de amor, de empatía y de responsabilidad por cambiar la realidad de aquel que sufre, de él mismo y de la sociedad en su conjunto.

El voluntariado en Jujuy nos brinda espacios para distintos corazones, cada uno puede elegir dónde ayudar, en qué lugar intervenir y desde dónde intentar cambiar la realidad.

Cada voluntariado pelea en una diferente batalla y necesita de más soldados que abran de par en par las puertas de su alma, agarren sus mejores armas y le den lucha a los flagelos sociales.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...