Música por el mundo
De Jujuy a Bremen ida y vuelta

Las determinaciones del destino no tienen explicación. ¿Por qué llegamos a donde estamos, o en qué momento?

Algunos dicen que es puro azar, otros, una programación (una suerte de sueño que se hace realidad). Quizás sea cierto que lo bueno que nos pasa es por un fuerte deseo. Saber lo que queremos y tratar de alcanzarlo.

Ser músico profesional puede ser nuestro sueño, pues a luchar por ello! Podemos prepararnos, estudiar, escuchar ejemplos musicales, y gracias a las nuevas tecnologías, ver videos, evaluarnos con aplicaciones que se pueden descargar en el celular. También en otros campos. Los medios son cada vez más y nuestras posibilidades de aprender y mejorar también.

Hay que seguir nuestro sueño y que cada dificultad que se nos pone por delante se transforme en un incentivo para seguir nuestro camino. Aprender de los errores y caminar con firmeza será nuestra enseñanza.

A continuación, un cuento alemán muy conocido por nuestros padres y los niños: "Los músicos de Bremen", de los hermanos Grimm. Este cuento resalta la amistad, el compañerismo, la perseverancia y la música.

Es la historia de un burro viejo de poca ayuda para su amo, un perro que por la edad no puede cazar como antes, un gato por sus años en vez de atrapar ratones prefiere dormir y un gallo al que su dueña quiere cocinar en sopa al día siguiente. Estos cuatro animales, decepcionados de sus amos y con sus vidas corriendo peligro, deciden huir hacia Bremen donde podrán ser músicos.

Bremen era y es una ciudad abierta que acoge a quien lo necesita, tolerante y libre.

Decididos a formar una orquesta en esa ciudad y con la voz del gallo cantante, les pilló la noche en el bosque, en medio camino a Bremen y al ver una casa donde vivían unos ladrones, decidieron echarlos y comer los manjares de la mesa. Todos juntos empezaron a gritar, rebuznar, ladrar, maullar y cantar con tal fuerza que los ladrones pensaron que eran fantasmas y se largaron. Tremendo festín se hicieron los valientes músicos y al volver uno de los ladrones a la casa, les dieron su merecido. Total que convencidos que la casa estaba embrujada y no se atrevieron a volver.

La unión, la valentía, la perseverancia y la música hicieron de estos cuatro instrumentistas los héroes de nuestros cuentos infantiles.

Traigo a colación este cuento tan tierno porque este mes fui invitado por Amnesty International a cantar en concierto en Bremen y pude contemplar la estatua de los cuatro músicos, en el centro histórico de esta magnífica ciudad.

Pasear por esta ciudad y respirar la historia de una ciudad hanseática, con su puerto y sus ricas tiendas, la tradición burguesa de su gente y el arte. La música que hace honor a los cuatro animalitos, que han hecho universal el nombre de Bremen y sus famosos monumentos antiguos, como el Haus des Glockenspiels (casa del carillón), donde a cada hora unas campanas tocan automáticamente diversas melodías para alegría de los pasantes y turistas. Bremen está representada por la música!

Poder darse el lujo de dar un recital de canciones elegidas personalmente en una ciudad de tradición musical como Bremen es para mí y para cualquier cantante, la realización artística, alcanzar un sueño. He escogido composiciones de Federico García Lorca (además de poeta era un consumado músico e intelectual), Manuel de Falla (murió en Argentina) y Carlos Guastavino, el "Schubert de las Pampas" porque escribió tantos Lieder (obras escritas para voz y piano donde el piano tiene partes difíciles y es más que un simple acompañamiento de la voz). Como los músicos de Bremen muchas veces dejamos nuestra vida cómoda o el peligro y nos hacemos hacia la aventura, con todo lo que eso significa.

Con una pizca de suerte, mucha valentía e ingenio constancia podremos vencer las dificultades y alcanzar nuestros sueños.