Se inició ayer el juicio en contra de Mamaní Luzcubir

Se inició ayer el juicio oral y público que se le sigue a Pablo Emanuel Mamaní Luzcubir, acusado como supuesto autor de los delitos de homicidio calificado por la calidad de la víctima y violencia de género en grado de tentativa. Lesiones leves agravadas por el vínculo y la violencia de género. Lesiones leves agravadas por el vínculo y por violencia de género; lesiones leves agravadas por el vínculo; amenazas agravadas por uso de arma y daños, en concurso material. Lesiones leves agravadas por el vínculo y amenazas.

En la primera audiencia se abrió el expediente relacionado con las graves lesiones provocadas a una expareja identificada como Romina Ivone Castro.

El debate se inició con el imputado solicitando al tribunal enjuiciador la posibilidad de ampliar su declaración.

Pablo Emanuel Mamaní Luzcubir afirmó que por estar en celda de castigo no había podido declarar que fue amenazado y torturado para que se inculpe, solicitando el fiscal Alejandro Bossatti que se envíe al Ministerio Público de la Acusación los dichos del imputado para que se investigue.

Los informes de los profesionales que atendieron y realizaron pericias psicológicas determinaron que posee gran capacidad de simulación aunque comprende perfectamente la peligrosidad de sus actos.

Cabe destacar que Mamaní Luzcubir permanentemente consultó con su abogado Fernando Bóveda y unas hojas que tenía en una carpeta.

La declaración de la víctima

Al ser llamada al estrado Romina Ivone Castro al recordar el momento vivido el 20 de septiembre del 2017 en un momento dado se quebró y comenzó a llorar recordando cuando el imputado le apuntó de cerca y le disparó y posteriormente una seguidilla de tiros que milagrosamente no impactaron en ella.

En todo momento la mujer afirmó que el autor de los disparos que casi terminan con su vida fueron hechos por el imputado, que por pedido de la mujer se encontraba fuera de la sala de audiencia.

Recordó además otros hechos de violencia ya que en una oportunidad la esperó en la entrada a las escaleras que llevan a su departamento con una cortaplumas con la cual le efectúo varias heridas en la cabeza y que fue su hermana quien la pudo salvar de que no la mate.

Tambien declararon la madre María Eulogia Vázquez y la hermana María Isabel Morales quienes recordaron las permanentes amenazas que recibía Romina por parte del hombre.

Aseguraron que permanentemente rompía el automóvil de la víctima, especialmente las cubiertas y que el acoso que sufría Romina era constante.

María Isabel Morales, al finalizar la declaración realizada ante el tribunal, remarcó que "sentir su nombre le causa espanto".

La próxima audiencia será el próximo miércoles 21 y preside el Tribunal Cecilia Sadir.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...