Jujeño dirige misión para enviar robots a la luna

El físico jujeño Gustavo Medina Tanco desarrolla tecnología espacial en México donde lleva adelante una misión a la luna prevista para 2021 donde prevé enviar nueve robots que podrán ensamblar en forma autónoma un panel solar. Lleva adelante proyectos colaborativos con 17 países y creó el Laboratorio Nacional de Acceso Espacial en el Estado de Hidalgo, y prueban tecnología en la estratósfera para crear un nicho para ese país.

"Ahora estamos construyendo pequeños satélites y también una misión a la luna, que es la primera misión espacial a la luna", explicó Medina Tanco, destacado físico jujeño. Es el creador y jefe del Laboratorio de Instrumentación Espacial (Linx), en el Instituto de Ciencias Nucleares, de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), que junto a la Agencia Espacial Mexicana podría llevar por primera vez a un país latino a la luna.

Gustavo Medina Tanco nació en Jujuy y vivió hasta los 12 años en Palpalá, estudió la primaria en el Colegio Del Salvador y la secundaria en el Nacional Nº 1 y se fue de Jujuy para estudiar la Licenciatura en Física a Tucumán. Estuvo un año como becario de Conicet y a los 26 partió al exterior.

En su prolífica carrera primero fue a Brasil, luego estuvo en la universidad de Cambridge y en Leeds, Inglaterra; Estados Unidos; volvió a Europa, Italia; a Brasil y luego México.

Sobre el histórico proyecto a la luna, Medina Tanco explicó que se está viviendo un cambio de paradigma en el sector espacial, porque se han reducido mucho los costos para hacer tecnología espacial; y se cambiaron los medios para enviar cargas al espacio. Como por ejemplo empresas entrando al sector espacial como Space X que puso tecnología en los que se recuperan los cohetes, y se puede verlos aterrizando.

"Eso ha llevado a que en cierta forma se democratice el espacio y que a nivel internacional muchos países estén entrando, y muy probablemente eso también va a llevar a que en pocas décadas, dos décadas tal vez, se empiece no sólo a explorar el espacio científicamente sino a explotarlo comercialmente", explicó. Entonces, detalló que es en éste último ámbito que está tratando de desarrollar un nicho para que México se pueda posicionar en ese mercado.

Por ello está desarrollando robótica para aplicaciones en el espacio, por ejemplo en minería en asteroide o exploración espacial. "Esta misión que estamos haciendo para la luna, es la primera de una serie que pensamos hacer que pretende enviar en 2021 nueve pequeños robots, chiquititos de 8 centímetros de diámetro por 4 centímetros de altura, a la superficie de la luna", precisó. La idea es que esos robots en forma autónoma se ensamblen entre ellos, formen una estructura y construyan un panel solar.

Dijo que eso demostrará que se puede poner a trabajar a pequeños robots en esos ambientes agresivos de las superficies expuestas de cuerpos planetarios, y que pueden actuar en forma cooperativa y completamente autónoma.

Otro de los trabajos está vinculado a tejidos tradicionales mexicanos para elaborar telas que soporten grandes tensiones y que necesitan para la misión de la luna.

"Yo hago una mezcla de cosas que es un poco física teórica, física experimental e ingeniería espacial", explicó Medina Tanco. Entonces, hasta hace poco fue el encargado científico de una gran colaboración internacional de 17 países llamada Euso.

Paralelamente comenzó a desarrollar el sector espacial en México, por lo que creó el Laboratorio de Instrumentación Espacial en la Universidad Nacional de México (Unam), donde realizó grandes proyectos con la Agencia Espacial Francesa, la Nasa y la Agencia espacial rusa Roscosmos.

Medina Tanco también está creando otro laboratorio más grande, el Laboratorio Nacional de Acceso Espacial en el Estado de Hidalgo, México.

Vínculo con el país


TRAJE DE ASTRONAUTA

Gustavo Medina Tanco contó a El Tribuno de Jujuy que más allá de haber vivido en distintos países, pisar suelo argentino lo emociona y mantiene por ello un vínculo científico y vuelve.

De hecho, explicó que hace una colaboración en Mendoza en el experimento Piroyen por un interés científico y afectivo para seguir unido al país, ya que le permite ir una o dos veces a la Argentina, aunque no llegue a Jujuy. Es un experimento denominado “Rayos cósmicos de ultra alta energía” con participación de 18 países.

Explicó que es el mayor en el mundo que existe para este tipo de ciencia ya que tiene 3.000 kilómetros de extensión, y está cubierto por 1.600 detectores desparramados en el campo de la Patagonia, y cuenta con 27 telescopios de 4 metros de diámetro que miran hacia adentro de esa superficie. El detector comenzó a construirse desde hace 20 años, con participación de varios países incluyendo México y es operado por ellos. “Detecta rayos cósmicos de muy alta energía. Son las partículas más energéticas que existen en el universo”, precisó.

Unido a Jujuy

“Fui recibido muy bien en todos lados, cada cultura tiene para aportar. En todos lados tengo amigos, pero por supuesto el país donde uno nació, hizo su infancia y adolescencia están siempre presentes, y de hecho sigo yendo a la Argentina y Jujuy” , explicó Medina Tanco. Dijo que se siente bien cuando toca tierra argentina, y es que aún tiene amigos de la adolescencia e infancia con los cuáles se reúne cuando viene. Es que sigue intacta la amistad porque considera que son quienes definen quién es uno. 

Aún tiene familia en Jujuy a la que también visita, a la que ve con gran crecimiento, y por ello añora algunos de sus platos, tamales, empanadas, locro y un picante de pollo. El científico jujeño vive en la ciudad de México, tiene 56 años y dos hijos argentinos que viven con él en México.

Rusia lanza un cohete con una cámara de su laboratorio


GUSTAVO MEDINA TANCO

El físico Gustavo Medina Tanco también trabaja en torno a la estratósfera en su laboratorio a través de otra base de lanzamiento en el Estado de Hidalgo. Lo usan para hacer ciencia en la estratósfera a 40 kilómetros de altura; y para validar tecnología espacial. 

“Una vez por mes hacemos vuelos hasta la estratósfera en sistemas que hemos desarrollado completamente en mi laboratorio. Con eso llevamos tecnología espacial a vuelos que se denominan "suborbitales’ que están más abajo del espacio pero que se parece mucho a estar en el espacio”, precisó. Explicó que se los prueba y se ve que funcionen y se acelera el desarrollo de tecnología espacial a un costo mucho más bajo.

Si bien está aplicado y dedicado a México, por lo general las agencias espaciales tienen programas estratosféricos más grandes, y lo que desarrollan en ese país se puede vender como servicios externos y servir como colaboración científica internacional con otros países latinoamericanos.

Debido a que viene del área de ciencia, suelen trabajar en colaboración internacional y está tratando de llevar esa forma de trabajo a México en torno al desarrollo de ingeniería espacial. 

Anunció de hecho que el jueves saldrá el cohete “Soyuz 2” desde Baykonur (Rusia) y llevará una cámara ultravioleta que desarrollaron entre México y otros cinco países bajo la dirección de la Agencia Espacial Italiana y la agencia rusa a la zona espacial internacional para ser operada ahí. Se trata de un esfuerzo de colaboración de seis países bajo la dirección de dos agencias espaciales, y es una forma de practicar y diseñar cosas a nivel internacional, disminuyen costos y se difunde conocimientos.

También se busca formar recursos humanos, con lo cual en su laboratorio Medina Tanco cuenta con 50 alumnos que trabajan en forma multidisciplinaria. Son ingenieros industriales, electrónicos, mecánicos, mecatrónicos, matemáticos, astrónomos, psicólogos, abogados y artistas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...