"La gente me ve y me dice: ´vos no pareces enferma`"

Cuando llega el cáncer genera un gran impacto en la vida de las personas, porque suele asociarse la enfermedad con la muerte. Es valioso el testimonio de Carolina Caliva, una paciente que aún transita por cirugías y tratamientos, y como voluntaria sigue impulsando la donación de cabello para las pelucas del programa "Belleza compartida", destinado a mujeres que lo pierden en tratamientos oncológicos.

Caliva demuestra a diario su capacidad de superación en circunstancias adversas para su salud y no pierde el ímpetu. Su sonrisa la acompaña siempre, sobre todo a la hora de entregar una peluca y conversar con otras pacientes para trasmitirle su experiencia y tranquilidad.

Todo comenzó en el 2016 cuando le descubrieron el primer cáncer, en el mismo año le hicieron una mastectomía parcial de mama derecha y luego se sometió a quimioterapia y rayos.

"Cuando te dicen que tenés cáncer la primera palabra que se te viene es la muerte, porque está asociado el cáncer con la muerte, y no es así. Entonces te agarra el miedo, la angustia. Lo que yo hice fue levantarme, ver a mis hijos y decir "esto no me va a ganar", precisó.

Por eso comenzó con la quimioterapia, y eso le provocó una serie de cambios, no sólo náuseas y descomposturas, sino la pérdida del cabello. "Eso en una mujer es muy fuerte y shockeante. A mí se me iba cayendo de a poco, y de repente cuando tenía un acontecimiento importante para mí, el cumpleaños de un sobrino, me bañé y se me cayó del todo. Es cuando te empezás a desconocer con el espejo", relató Caliva.

Es que los cambios físicos no se redujeron a eso, sino que se iban sucediendo, perdiendo pestañas, cejas, cambió su color de piel y hubo otros.

Explicó que es un trauma para el paciente y para la familia. Por eso intentó comprarse una peluca y se encontró con que el costo es altísimo, por lo que empezó a jugar con turbantes y pañuelos, collares, y le gustó como se veía.

En ese momento fue su oncóloga, Carolina Ituarte, junto con la periodista Elizabeth Amat, quien le propuso sumarse el programa "Belleza Compartida".

"Yo iba a ser tipo modelo para mostrar cómo quedábamos las personas cuando tenemos cáncer, y empezamos a hacer una movida para recoger cabello. Y la idea era hacer pelucas oncológicas en el caso de personas que tenían cáncer y que estén en el hospital "Pablo Soria" puedan acceder a una peluca", recordó.

Hicieron la campaña con mucho éxito y lograron hacer 24 pelucas, de las cuales 21 ya se entregaron en el Hospital Soria y Caliva es quien se encargó de hacerlo como voluntaria. "Es hermoso tratar con estas pacientes que están viviendo lo mismo que yo, porque el año pasado me detectaron de nuevo otro cáncer", dijo.

Por eso se sometió a una mastectomía total, quimioterapia y continúa con el voluntariado. De hecho, el programa se está extendiendo y la idea es seguir y conseguir más patrocinadores para hacer un banco de pelucas al que puedan acceder no sólo pacientes del hospital, sino las que tienen obra social, por el costo.

“Te tenés que hacer amigo del cáncer”

“A mí la doctora me eligió por el espíritu. El primer día cuando recibí la noticia, lloramos todos en familia, pero tengo muchas cosas pendientes para hacer en mi vida, así como todas. Entonces dije que esto no me iba a vencer. Con esta campaña yo me sentía como responsable de trasmitir que se puede combatir un cáncer”, aseguró Carolina Caliva.

Empezó por ello a estudiar el cáncer, conocer los efectos colaterales, y explicó que si bien es cierto que a las personas les tira la quimio, que se sienten cansadas y les molesta que la gente les tenga lástima, sintió la obligación de explicarles que se puede seguir adelante.

“Es mostrarle que al cáncer al comienzo vos le tenés bronca, pero después te tenés que hacer amigo del cáncer, porque llegó a tu vida y hay que transitarlo”, precisó al explicar la actitud que trata de trasmitir al respecto.

“La gente me ve y me dice ‘vos no pareces enferma’. Es verdad, es el espíritu, porque una tiene ganas de vivir y la idea es trasmitirlo a la gente”, agregó.

Es algo que conversa con las pacientes en el momento de entregar las pelucas en el hospital “Pablo Soria”. “Es un trato de igual a igual, generalmente son cáncer de mamas y les comento lo que hacía bien. El darle una peluca le cambia la vida, porque cuando te ves en el espejo en el momento del tratamiento y es tremendo, y para muchas pacientes verse con peluca es lo mismo, la gente te trata de otra manera”, dijo.

Recordó que en su momento, en su caso, hubo gente que no la saludaba y argumentaba que era por pena al verla sin cabello. Instó por ello a no tener pena de las pacientes de cáncer, porque lo que necesitan son palabras de aliento.

Reciben cabello y pelucas

Carolina Caliva sigue integrando el programa “Belleza compartida” que para este año busca orientarse a la conformación de una entidad, una organización similar a una fundación, de modo de poder seguir gestionando fondos para recoger más cabello y lograr pelucas.

Aclaró que actualmente se sigue recolectando cabello para la confección de las pelucas y se puede dejar en Canal 7 (Radio Visión), de avenida Horacio Guzmán y Paraguay de barrio Mariano Moreno. Inclusive cuentan con dos pelucas donadas por personas que ya superaron el cáncer y las cedieron, a las cuales se busca prestar a quienes están fuera de los que se tratan en el hospital y de igual manera no pueden acceder.

De hecho, se aspira a conformar el banco de pelucas para prestar a todas las pacientes que lo necesitan. El contacto para donar las pelucas que no usen es 155070671.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...