Argentina y un triunfo mesurado como valorado

Rubricada la segunda victoria en cinco días, Argentina, con los flamantes tres puntos en los bolsillos, una de las alternativas más plausibles es declinar la coartada de la zorra ante el inalcanzable racimo de uvas: si ganar en La Paz ha sido difícil e infrecuente, haber ganado, y como se ganó, debe ser mensurado y valorado.

Con el debido respeto, la que saltó al campo en el estadio "Hernando Siles" es una de las formaciones bolivianas más débiles de que se tenga memoria. Claro que frente a equipos bolivianos igual de vulnerables, o incluso más, selecciones argentinas en apariencia poderosas jugaron mal, muy mal o peor, sin siquiera rozar la pesca del módico puntito.

Honrado el contexto histórico, puesto que lo contrario sería deshonesto, más meritorio destaca aún haber remontado después de un puñado de minutos de vacilación y blandura.

En realidad, con independencia de las lecturas que podría hacer el propio seleccionador Lionel Scaloni y del eventual forzamiento en la búsqueda de concordancias entre un partido y otro, fueron ostensibles las diferencias positivas y novedosas las soluciones. Por ejemplo: ni por asomo la reacción vino de la mano del tándem Leandro Paredes-Rodrigo de Paul. Y tampoco cumplió un rol encomiable Lucas Ocampos, cuya potencia y su plus aérobico invitaban a suponer que, salvadas las debidas distancias, en los 3.640 metros de altura de La Paz sería poco menos que una matizada versión de un genuino correcaminos del altiplano, como Ángel Di María.

En orden impreciso, punto más y punto menos, un muy recuperado Nicolás Tagliafico, Exequiel Palacios, Lautaro Martínez y Lionel Messi. Tagliafico se las ingenió para alternar coberturas defensivas con apuntalamientos ofensivos; Lautaro convirtió, asistió, reunió un apreciable porcentaje de decisiones acertadas dentro y fuera del área y Messi persistió en el compromiso colectivo reclamado hasta por sus detractores, más media docena de pinceladas que convirtieron jugadas inocuas en pelotas venenosas y perfumadas. El tucumano Palacios es un podio en sí mismo: hizo cartón pintado de las hipótesis agoreras en torno al lastre de sus pocos minutos de competencia oficial en Bayer Leverkusen, desmintió toda presunción de "amnesia" de entendimiento y amén de 90 minutos luminosos ofreció repertorio (lectura más pase) y jerarquía de techo por verse en una zona de la cancha, la media, donde el semillero argentino hoy carece de expresiones supremas. Hagamos las cuentas: la Selección creció y subió la dura cuesta paceña por saber sobrellevar los momentos de marea baja, mantener un saludable piso de orden colectivo y cabeza fuerte, volverse compacto en un dominio de la pelota más preciso y más extendido en el campo boliviano y descansar en esa tenencia sin renunciar al triunfo que al cabo consumó gracias a una geometría limpia y de notable ejecución de otro recién llegado a la casa de las buenas noticias: Joaquín Correa.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...