Nadie se salva de los efectos colaterales de la pandemia por el nuevo coronavirus. Vendedores de flores de corte apostados en el Paseo de las Flores de la ciudad capital indicaron estar atravesando una difícil situación económica, al igual que el resto de las actividades comerciales de la provincia. Puntualmente el sector registra una marcada caída en las ventas, dificultad para surtirse de mercadería y un fuerte incremento en el precio de la misma que va desde el 40%.

 

El Paseo de las Flores está ubicado sobre la calle Iguazú a la altura de exterminal de ómnibus y cuenta con 24 puestos de venta.

 

Tras un recorrido de El Tribuno de Jujuy por el punto de venta durante la jornada de celebración del Día de la Madre, puesteros informaron que para esta ocasión trajeron "una cuarta parte de lo habitual y todo por la situación que estamos viviendo", e indicaron que ahora más que nunca "la gente elige según los precios".

La vendedora Mónica Paredes en diálogo con este matutino agregó que "antes, para esta fecha mi hermano traía 200 paquetes de rosas para vender y le faltaban. El año pasado ya trajo sólo 80 paquetes y ahora bajó la cantidad a unos 30 porque tenemos miedo de quedarnos con las flores".

Es que la concurrencia al paseo ya no es la misma por la presencia del Covid-19 entre los jujeños. "Los días normales en los que no hay ninguna celebración aquí está muerto. Por ahí durante el día se venden algunos ramitos pero lo que nos salva son las coronas y palmas. Con eso repuntamos un poco y aunque no es algo de todos los días nos conformamos porque no queda otra", agregó.

Sobre la demanda que tuvieron durante la mañana del Día de la Madre los puesteros notaron que fue mucho más baja a la de otros años cuando "antes no te dejaban ni respirar. No te podías ni mover del puesto pero ahora estuvo todo muy tranquilo", coincidieron.

Suba de precios desde 40%

Por la imposibilidad de conseguir variedad de especies debido al cierre de fronteras por la situación epidemiológica los precios de las flores se dispararon desde un 40% siendo las más afectadas las rosas y los liliums.

"Antes de Bolivia entraban las rosas, los claveles y los liliums pero ahora con lo que se cerró hay pocas flores y aproximadamente un 40% más caras", contó la vendedora quien además informó que antes de la pandemia podían comprar una caja de 24 rosas a $ 2.000, que ahora cuesta $ 3.000 o tal vez un poco más.

Esta suba se vio inevitablemente traducida en la venta al público. Una rosa que antes se podía vender a $ 150 hoy a $ 200 y las de $ 80 pasaron a $ 150 y lo que se vendía a $ 50 ahora a $ 100. Junto a las rosas los liliums, que mayormente son traídos desde Buenos Aires, encabezan la lista de las flores más encarecidas. La vara de liliums que trae entre dos y tres flores antes costaba $ 60 y ahora $ 200. Subas que se ven obligados a hacer "para poder ganar algo y además pagar el flete", el puesto, entre otros gastos y servicios.

Las palmas y las coronas también sufrieron modificaciones en sus costos. "Las palmas costaban el año pasado $ 1.500 y ahora entre $ 2.000 y $ 2.500 dependiendo las flores que pidan. A las coronas las teníamos a $ 2.000 y $ 2.500 las más grandes mientras que ahora cuestan $ 3.500 en promedio y si nos piden más de una tenemos que hacer una rebaja porque vemos la manera de vender", comentó Mónica Paredes.

Pero el cierre de fronteras, la devaluación del peso y la baja demanda de arreglos florales no son los únicos problemas que afrontan estos trabajadores. Cuando se decretó el primer aislamiento estricto por la pandemia y todos los comercios tuvieron que cerrar sus puertas los vendedores perdieron toda su mercadería.

"Un día vinieron y nos dijeron que ya mismo teníamos que cerrar, cerramos todo y nos sacaron. Cuando pudimos volver a la semana encontramos todas las flores muertas y tuvimos que tirarlas. Algo parecido nos pasó para el Día del Padre cuando otra vez cerraron los cementerios, cerramos todos y una vez más a tirar las flores. Todo nuestro capital se nos fue y después fue todo un tema para volver a empezar", compartió Mónica.

Sin embargo y pese a todas las adversidades, los vendedores de flores de corte se mantienen firmes en sus puestos, siempre bien predispuestos para atender a los jujeños que eligen ponerles color y alegría a estos días que de a poco se van tornando de tranquilidad.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...