Compromiso firme con los vecinos y la biodiversidad

La tranquilidad que tuvo el barrio Bajo La Viña durante muchos años no es la misma que reina en la actualidad. Este sector se ha convertido hoy en uno de los más habitados y transitados de la provincia, no sólo en la interminable avenida Ricardo Balbín sino en sus diferentes arterias.

 

La institución vecinal cuenta hoy con 600 familias afiliadas quienes realizan un aporte mínimo para concretar los proyectos.

 

Muchas veces lo nuevo no siempre es bueno o perfecto, y esto ha ocurrido en este populoso barrio de la capital jujeña y que ha cambiado el sentido y la forma de vida de los vecinos. Al respecto, Virginia Frías, presidente del centro vecinal del barrio Bajo La Viña, dijo que "la avenida Balbín es uno de los sectores claves donde comenzamos a trabajar desde el inicio de nuestra gestión.

Primeramente solicitamos ante las autoridades del Ministerio de Infraestructura, Municipalidad de la capital y Vialidad de la provincia, mediante nota, trabajar específicamente en la seguridad vial", agregando que "si bien la avenida quedó bárbara cómo vía rápida de conexión entre diversos barrios (Centro, Alto La Viña, Higuerillas, San Francisco de Alava) para nosotros nunca fue algo funcional sino que por el contrario dividió el barrio y generó cambios de ritmos más vertiginosos y sumamente peligrosos".

El funcionamiento del tránsito es la principal causa de molestia en los vecinos debido a que aún no se obtuvieron las respuestas a los petitorios. "La seguridad peatonal es sumamente preocupante, los niños, jóvenes y adultos hoy no pueden salir a caminar, andar en bicicletas o simplemente a hacer deportes por el trafico y el faltante de señalización. Y por las tardes noches la avenida Balbín se transforma en una pista de carreras, lamentablemente por gente irresponsable, que agrava más esta situación", afirmó Frías quien además sumó los hechos de inseguridad mediante arrebatos al voleo por "motochorros" que se creen dueños de la ciudad y la falta de iluminación y desmalezamiento en distintos sectores. "Lamentablemente los hechos de violencia e inseguridad crecen en toda la provincia y nosotros no estamos exentos a esto. Nuestro barrio no tiene comisaría dependemos de la Seccional Policial 50 de Campo Verde. Lo único que logramos, luego de tantos pedidos al Ministerio de Seguridad es que instalen una casilla policial en el puente nuevo, que no da abasto. Creo que todos queremos y tenemos derecho a vivir seguros", manifestó.

Los comerciantes también sufrieron bajas en sus ventas, (y no por la pandemia) sino por la falta de accesos y en algunos casos desacertadas vías de ingresos, que perjudicaron notablemente al sector e incluso muchos de ellos fundieron y tuvieron que cerrar sus puertas.

Deforestación

Durante las obras que se llevaron adelante en los últimos años, al parecer no se tuvo en cuenta la naturaleza y se destruyeron más de 200 especies de árboles nativos. "Si bien se realizó un procedimiento estudiado, con gente capacitada en el tema, se dice que se replantaron los árboles que se extrajeron en Ciudad Cultural, pero la realidad es que no creo que hayan sobrevivido. De igual manera desde nuestro centro vecinal nos preocupamos y nos estamos ocupando de la reforestación y el cuidado de la biodiversidad".

Un barrio ecológico

La comisión directiva tiene como uno de sus objetivos principales llegar a ser un barrio totalmente verde ecológico sustentable. “Gracias a la colaboración de la empresa Valerza, dimos inicio un proyecto para el cuidado del medio ambiente, en el cual diseñamos y recibimos 4 contenedores de basura donde los vecinos depositan cualquier tipo de botellas plásticas y mediante un convenio con la empresa Altos Premoldeados se encarga de buscar estos residuos y los envía a Buenos Aires a una empresa llamada Ecopek quien los recicla”, dijo Frías. Señaló que hubo un primer acercamiento con los comercios de la zona, “para generar conciencia en los clientes y entregar bolsas reutilizables y generar justamente una reducción en la circulación de bolsas plásticas”.

Aunque no parezca, el barrio Bajo La Viña tiene poco espacio verde y por ello se está trabajando fuertemente en reactivación de los sitos verdes. “Nosotros hemos presentado un proyecto al Concejo Deliberante para que se cree una plaza parque en homenaje a los fallecidos por Covid-19, donde las personas podrá plantar un árbol en memoria de víctimas”, subrayó. Por último Frías mencionó que uno de los logros más importante fue el vaciamiento de un basural a cielo abierto que estaba ubicado en las márgenes del río, que hoy está limpio y saneado. Para más información visite su Facebook oficial: Centro Vecinal Bajo La Viña.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...