Día Mundial del Accidente Cerebrovascular

El Congreso Mundial de Ataque Cerebral y la Sociedad Neurológica Argentina, con la adhesión de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, resolvieron en el año 2008 destinar este día a informar a la comunidad acerca de esta grave patología que amenaza vidas y calidad de vida.

El ataque cerebral, o accidente cerebrovascular, ACV, puede producirse por la súbita pérdida de flujo sanguíneo cerebral (ACV isquémico) o por derrame cerebral (ACV hemorrágico), a causa de lo cual las neuronas se debilitan o mueren por falta de oxígeno. Como consecuencia, las partes del cuerpo controladas por la zona cerebral afectada dejan de funcionar, a veces en forma permanente.

Según expertos, durante un stroke se pierden cerca de 2 millones de neuronas por minuto. Pero existe un período ventana para tratar y evitar secuelas. Cómo reconocer los síntomas.

Alrededor 15 millones de personas sufren un Accidente Cerebrovascular (ACV), Ataque Cerebral o Stroke cada año en todo el mundo, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS). De ellos, más de 5 millones mueren y otros 5 millones quedan discapacitados en forma permanente. Los ACV constituyen junto al infarto de miocardio las principales causas de muerte, “donde el riesgo de sufrir estas afecciones aumenta en los varones de edad madura, así como en las mujeres después de la menopausia”.

El ataque cerebral es la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad en adultos.

Se calcula que 1 de cada 6 personas sufrirá un ACV en algún momento de su vida, mientras que el cáncer de mama afecta a 1 de cada 8 mujeres.

En Argentina se estima que ocurren aprox. 100.000 casos por año. Se produce 1 ACV cada 9 minutos. Y sólo 1 de cada 4 pacientes que sufre un ACV llega a tiempo al hospital.

Pero no todas son malas noticias

Lo bueno es que es posible tomar medidas para evitarlos. Dado que el ACV tiene un fuerte impacto sobre la salud y el bienestar de las personas, y constituye una carga económica y social.

¿Qué es el accidente cerebrovascular (ACV)?

El accidente cerebrovascular o ACV, también conocido como ictus o stroke (en inglés), embolia, apoplejía, derrame cerebral, o simplemente ataque cerebral, se produce cuando falla la circulación sanguínea hacia el cerebro. Si se interrumpe el flujo de sangre hacia el tejido cerebral, éste pierde el suministro de oxígeno y los nutrientes necesarios para su normal funcionamiento y, en consecuencia, un buen número de células cerebrales pueden morir. A esto se lo conoce como accidente cerebrovascular, afección que puede causar la muerte inmediata o dejar secuelas, según el nivel de gravedad del daño ocasionado.

¿Por qué se producen los ACV?

Se deben fundamentalmente a una obstrucción arterial que impide que la sangre fluya hacia el cerebro (ACV isquémico). La causa más frecuente de obstrucción es la formación de depósitos de grasas en las paredes internas de los vasos sanguíneos que aportan sangre al cerebro, con lo cual los vasos se vuelven cada vez más estrechos y menos flexibles, y esto se conoce como aterosclerosis.

Al estrecharse los vasos, es más probable que se formen coágulos sanguíneos que pueden obstruir con mayor facilidad los vasos, y éstos dejan de aportar sangre al cerebro provocando lesiones cerebrales. Además de los depósitos de grasas en las arterias, el ACV isquémico (bloqueo de flujo) puede producirse por otras causas: por ejemplo, debido a embolias provenientes del corazón o del cuello. Si el ritmo cardiaco de una persona es débil o irregular (arritmia) pueden formarse coágulos sanguíneos en el corazón que pueden desprenderse y viajar por los vasos hasta el cerebro, y quedar atrapados en alguna arteria cerebral estrecha e impedir que la sangre fluya hacia una zona determinada. A esto se lo conoce comúnmente como embolia cerebral (desprendimiento y posterior migración de un coágulo del corazón). Asimismo, las embolias también pueden provenir de un coágulo formado en los vasos del cuello.

Pero también existe otra categoría de ictus que es causado por una hemorragia cerebral, cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe y deja salir sangre, dañando las neuronas.

- ¿Cuáles son los signos de advertencia de un ataque cerebral?

Cuando el cerebro no está recibiendo oxígeno suficiente, el cuerpo envía signos de advertencia de inminente peligro. Si se observan uno o más de los siguientes signos de ataque cerebral no hay que esperar, “se debe llamar inmediatamente a un médico o a emergencias”:

Dolor de cabeza grave súbito sin causa conocida

Dificultad súbita para caminar, mareos, o pérdida del equilibrio o la coordinación

Entumecimiento súbito o debilidad facial, del brazo o la pierna, especialmente de un lado del cuerpo

Confusión súbita, o dificultad para hablar o comprender lo que se habla

Súbita dificultad para ver con uno o ambos ojos

Otros signos de peligro:  visión doble, somnolencia, náuseas y vómitos. A veces los signos de advertencia pueden durar solamente unos pocos instantes y luego desaparecen. Estos breves episodios, conocidos como ataques isquémicos transitorios (AIT), a veces se refieren a ellos como mini accidentes cerebrovasculares. Aunque son breves, identifican una afección seria subyacente que no desaparecerá sin atención médica. Lamentablemente, cuando los signos se disipan, muchas personas los ignoran y siguen su rutina diaria sin prestarles atención. Hacerlo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...