"La pandemia ejercitó nuestra paciencia"

Ella Es Tan Cargosa se "reencontró" de manera virtual con su público. Fue emocionante y raro, pero válido en estos tiempos.

El show tuvo mucha preparación, gran calidad de sonido y de imagen, y recreó un escenario donde todos los integrantes de la banda (además de Rodrigo en voz, su hermano Mariano, también voz; Pablo Cesar Rojas, en batería; Italo "Tano" Emilio Baccega, en guitarra; y Lucas Kocens, en bajo) volvieron a juntarse. En el muro de atrás una foto gigante de público, "decorando" el espacio.

Repasaron gran parte de su trayectoria musical, festejando sus 20 años. El disco que se viene, el sexto, contiene versiones de temas que contaron con invitados de lujo.

Ya se presentaron los sencillos "Fui" junto a la cantante Lula Bertoldi, de Eruca Sativa, y "Autorretrato ft. Manuel Moretti".

Mirando el streaming pensaba en lo que hablamos con los artistas este año de la sensación de una nueva forma de vivir el espectáculo. Ustedes lo hacían saber con el mural (una foto de público), con expresiones como "enfoquemos al público" o "autoaplauso", esto de percibir la soledad de alguna manera de los artistas en el streaming. ¿Cómo vivieron esta primera experiencia?

La verdad es que la falta de público es muy simbólica, y creo que además plantea la desolación de nuestro rubro, que entre tantos golpeados estamos entre los más. No solo por la orfandad de aplausos que siempre son necesarios para el alma y para el devenir de cualquier concierto, sino, lo que ha sido la brutal falta de trabajo, el brutal descenso de nuestros ingresos, y no sólo de los músicos, sino de todo el equipo técnico. Después obviamente somos músicos y tratamos de conmover y de conmovernos con lo que hacemos, en cualquier formato que lo hagamos. La verdad que terminamos muy conmovidos. Los primeros tres temas fueron un poco extraños y después ya nos embarcamos, pero es una sensación agridulce.

Vos hablás siempre e incluso es el eje de tu libro, de que el camino para la banda no fue fácil, y justo les tocó el 20º aniversario en este año tan complicado. ¿Es un obstáculo más en un camino que no deja de ser exitoso?

Lo que yo siento es que nuestra carrera no es tan simple, hay mil quinientas bandas, mil quinientos estilos, los clicks están en otras músicas que no son la que hacemos nosotros. No es nada fácil crecer, sostener un proyecto. Creo que de eso mucho no se habla. En general, no se habla de las pérdidas, se habla sólo de las ganadas. Es un vicio del rock y del Instagram, donde todos sonreímos con filtro y somos hermosos, y estamos felices, y de lo otro no se habla. Por eso me pareció mucho más interesante cuando me propusieron escribir el libro, más que contar la grabación en sí, contar cómo fue el recorrido hasta ahí.

Vos tenés varias maneras de comunicarte, con la música, con tu programa de radio, y ahora con el libro, ¿cómo fue la experiencia de escribir?

Yo siempre fui anfibio, siempre fui músico, pero también siempre estuve muy pegoteado a los libros y a la escritura. Es una experiencia nueva el hecho de publicar, pero no el de escribir. Igual no es como cualquier salida de disco, incluso todavía, es más difícil, porque con la banda somos cinco o siete, pero en el libro estás solo. Te mentiría si te dijera que fue todo tranquilo, la verdad que los primeros días estaba aterrado. Con el correr de los días, me fui liberando.

¿Qué le aporta el libro a la historia de La Cargosa y su celebración?

Es algo muy personal más que grupal. Creo que pude aprovechar los veinte años de la banda para reflexionar sobre nuestro oficio, sobre todo para abrir mi carrera literaria. Creo de todas formas que es mucha más la gente que escucha música que la que lee libros. En un punto soy un poco escéptico, creo que el libro se va a leer bastante pero no hay comparación. El libro me va a permitir a mí empezar la carrera de escritor, pero no mucho más. Leer implica tiempo, un trabajo corporal, y conectarse, y eso cada vez sucede menos. Incluso para escuchar un disco entero hace falta eso. El libro fue una gran realización poder cristalizar los veinte años de la banda, haciendo otra cosa creativa.

Hacés alusión a la soledad para la creación, y lo diferenciás del trabajo en equipo, y tenés tu propio proyecto solista (el año pasado sacó su disco "Las cosas que inventás"). ¿Va a continuar esa faceta en paralelo con la banda?

Nunca hay que decir nunca en este oficio. Yo siento que fue importante para mí y para el grupo, hacer mi disco solista. A mí me ventiló, me permitió sacarme una espina, de grabar un montón de canciones, y me dio muchísimas satisfacciones. Pero también al tomar distancia, valoré más mi banda, la generosidad de mis compañeros. Contrariamente a lo que se piensa, es un disco que nos unió mucho. El otro día leía que Gustavo Cerati hablaba del embudo sonoro que es tener una banda de rock, que significa, por ejemplo, que yo haga una canción y ya saber más o menos cómo se va a arreglar. Hay un poco de eso. Desde este lado es importante para cualquier músico poder jugar con otros sonidos, con otra música, pero ahora lo que quiero es disfrutar de los veinte años de la banda.

Hasta ahora se conocieron dos temas, "Autorretrato" y "Fui"...

Las dos las hice con mi hermano Mariano. En una participa Manuel Moretti de Estelares, que es un artista extraordinario, y Lula Bertoldi (de Eruca Sativa) hizo "Fui" que quedó espectacular. Pero se van a encantar con todas las canciones que vayan apareciendo, cuando escuchen a (León) Gieco, a Ale Sergi (de Miranda), Iván Noble, etc.

¿Cómo eligieron a los artistas invitados, o ellos los eligieron a ustedes?

Había un gran grupo de artistas con los que nos hemos cruzado muchas veces y tenemos una gran relación, y después otros que no conocíamos y que nunca habíamos hablado incluso. Cuando empezamos a llamar a los músicos, muchos estaban con giras internacionales y se iba a hacer imposible estar, y la pandemia cambió eso. Todo fue cambiando y se fue dando. Yo creo que si algo bueno tiene la pandemia es que nos ejercitó en el arte de la paciencia. Empezamos a tener otros tiempos.

De hecho, el disco todavía no está cerrado, faltan un par de contribuciones. La pandemia extendió los tiempos, y otros se pusieron a grabar en su casa, y todo se hizo por contacto telefónico y Wetransfer.

¿Cómo les pasó la cuarentena desde lo artístico y desde lo personal?

Estamos asistiendo a una lenta reapertura de los conciertos, son más las dudas que las certezas. El streaming está bueno pero todos queremos volver en vivo. Las expectativas están puestas en la vacuna. Esperemos que podamos terminar con esta pesadilla. En lo grupal nos sirvió para tener menos objetivos, pero más firmes.

¿Dónde es ese lugar "Donde no van las melodías" con el que titulás tu libro y que también fue el título del primer disco de la banda?

Es una las primeras canciones que compuse para la banda, y me resultaba interesante porque tenía cierta connotación sexual, era un momento en el que las melodías acababan, pero yo no elegí el título del libro, lo eligió la editora y me pareció muy bueno. Lo que creo es que donde no van las melodías, es las cosas que no se hablan, las cosas que no se cuentan. El título del libro está orientado al labo B de la carrera de un artista. Traté de ir por ese lado porque le da más potencia. Ella Es Tan Cargosa nació en el 2000, se vino la crisis del 2001, nos levantamos y vino Cromañón y después vinieron un montón de crisis más internas y externas.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...