Gran Martes de Chaya con  "Los Corazones Alegres"

Finalizando el Carnaval grande los purmamarqueños junto a una gran cantidad de visitantes de todo el país celebraron el tradicional Martes de Chaya en la plaza 9 de Julio, donde rociaron con talco, nieve y serpentina a una gran cantidad de vehículos, casas y negocios pidiendo buenos augurios y agradeciendo a la Madre Tierra por todo lo recibido.

El evento, que ya se hizo característico del pueblo, por la gran convocatoria de familias que llegan hasta Purmamarca para chayar sus vehículos, comenzó cerca de las 14 con la concentración sobre calle Florida.

Al son de las trompetas la comparsa de "Los Corazones Alegres" salió a recorrer las calles y lugares que esperaban enflorados para la chaya. Bailando y cantando chayaron entonces varios hogares y negocios de la zona para luego retornar hacia la plaza 9 de Julio.

Allí una larga fila esperaba para cumplir con esta tradición muy arraigada. Es que además de agradecer a la Pachamama por los bienes y favores recibidos, se piden buenos augurios, que lo adquirido tenga durabilidad en el tiempo y por supuesto algunos se animan a pedir que todo se multiplique.

Teniendo fe en ello y con la presencia de los diablitos purmamarqueños comenzaron con la chaya poco después de las 15.30.

Por la gran cantidad de vehículos se chayaron de a dos, cada conductor debió bajar de su auto, camioneta o trafic y fue chayado al igual que el rodado.

No solo los disfrazados de diablos pudieron chayar, sino también los turistas que se sumaron entusiasmados y contentos por estar compartiendo con los lugareños y porque también ellos pudieron ser los protagonistas de esta celebración.

Al ritmo de las "dianas"

Cada chaya se hizo al ritmo de las "dianas", un baile carnavalero que no puede faltar en esta ocasión. Hasta las 17.30 las chayas continuaron sin parar, y luego abrieron paso al fortín para cantar, bailar y divertirse durante toda la tarde junto a la comparsa "Los Corazones Alegres", que se fundó en el año 2011 y que actualmente es presidida por Luis Guanuco.

Como tantas celebraciones de la provincia de Jujuy, lo de chayar fue heredado del quechua, y tiene que ver con ofrendar, con verter, con solicitar que el nuevo período sea propicio, agradeciendo también todo lo conseguido. Se chayan los objetos, las personas e incluso el destino.

La celebración que marca el fin del Carnaval grande y el inicio de la Cuaresma que culmina en Semana Santa, en Purmamarca no solo convocó a los pobladores de la localidad del cerro de Siete Colores, sino también a los numerosos turistas que hasta ayer disfrutaron el fin de semana largo carnestolendo, aprovechando de participar de una ceremonia que tiene un profundo significado como así también para disfrutar de las últimas horas de festejo y tomarse las fotografías con diablos y todo lo autóctono del Carnaval jujeño antes de volverse a sus lugares de origen. Prometiendo muchos de ellos regresar el próximo Carnaval y disfrutarlo aún más que el ya vivido.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...