Madrid y Barcelona  reabrieron los comercios

Con una gran sonrisa, vino blanco bien frío y jamón ibérico, José Gaspart recibió hoy a los primeros clientes en su restaurante de La Rambla de Barcelona, pionero en abrir en el emblemático paseo turístico de la ciudad condal tras la crisis del coronavirus, y que a falta de visitantes extranjeros, que no llegarán hasta julio, encontró respaldo en los vecinos y amigos del sector gastronómico.

España dio ayer nuevos pasos para salir del estricto confinamiento impuesto a la población para controlar el brote local de coronavirus, uno de los más graves de Europa, que por el momento dejó 26.837 muertos, según el último balance del Ministerio de Sanidad.

La relajación progresiva del confinamiento se notó en un mayor tránsito y bullicio en las dos principales ciudades del país, Madrid y Barcelona, que ya pueden reabrir sus bares y restaurantes, mientras en algunas regiones como el norteño País Vasco, niños y jóvenes regresaron a la escuela en grupos reducidos.

El fin de semana, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, aseguró que lo peor de la crisis del coronavirus ya pasó y animó a los españoles y turistas extranjeros a comenzar a planear sus vacaciones para julio, previendo que el país habrá levando el estado de alarma que restringe la movilidad desde mediados de marzo.

Por ahora y mientras dure esta medida de excepción, los extranjeros que ingresen a España deben realizar 14 días de cuarentena, lo que desincentiva el turismo, una de las principales fuentes de ingresos -12,3% del PIB- para el país, que es el segundo más visitado del mundo, con 80 millones de visitas al año.

A la espera de que regrese el turismo, el combustible indispensable para poner en marcha la maltrecha economía, la capital de España, Madrid, comenzaba a recobrar de a poco el ritmo previo al coronavirus en las calles, aunque sólo algunos bares y restaurantes levantaron la persiana para abrir sus espacios exteriores.

Hacerlo o no depende de un cálculo financiero y son muchos los empresarios del sector gastronómico que ya se encuentran al borde de la quiebra. Para algunos de ellos, hasta que no se puede abrir el interior de los establecimientos, no vale la pena poner toda la maquinaria en funcionamiento.

Las expectativas del sector de la restauración y hotelero -a partir de hoy también reabren los alojamientos sin poder hacer uso de espacios comunes- están depositadas en no perder la temporada de verano, que es crucial para contrarrestar la incipiente recesión en España.

A pesar de la reapertura, la postal actual de Barcelona, considerada la capital de la fiesta del sur de Europa, es irreconocible.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...