El músico Capi Nieva ofreció su corazón en un video colectivo

El vientista jujeño Capi Nieva participó recientemente de un video colectivo, de estos que acompañan la cuarentena y proliferaron en este tiempo alegrando el alma de todos. Se trata de una versión muy emocionante de “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, de autoría de Fito Páez, un clásico de nuestra música popular, realizada por artistas unidos.

“La música nos une, aunque estemos lejos, en cualquier momento, bueno o no tan bueno. Cantamos desde casa y les dejamos nuestros corazones, y deseamos que todo este momento pase cuanto antes para poder volver a encontrarnos en algún lugar de nuestra hermosa #Argentina”, dice Capi en el texto que acompaña el video subido a su canal de YouTube. Los artistas que se sumaron a esta iniciativa son en voces Fabián Medina, Cristian Ludueña, Mario Arguello, y Jonathan Ludueña, del grupo Legado Coplero; Miguel y Simón Bequi, del Dúo Sumampa; Emiliano Báez; Carlos Ceballos; Juan y Emiliano Oroná, del Dúo Intimayu; y en instrumentación, el acordeón de Damián Niffeler de Los Guaraníes; las quenas, quenachos, zampoña y zanca de nuestro Capi Nieva, y Ramiro Nieva; la guitarra eléctrica de Martín Moretto; el violín de José Rajal del grupo Tatacu; las guitarras de Gonzalo Gómez, y Jonathan Ludueña (también en bombo), el bajo de Pablo Rodríguez, y el cajón flamenco de Facundo Medina, de Legado Coplero.

La letra es muy atinente en este momento de incertidumbre y sensibilidad de la humanidad. Reza: “Quién dijo que todo está perdido? / Yo vengo a ofrecer mi corazón/ Tanta sangre que se llevó el río,/ Yo vengo a ofrecer mi corazón./ No será tan fácil, ya sé qué pasa,/ No será tan simple como pensaba,/ Como abrir el pecho y sacar el alma,/ Una cuchillada del amor/ Luna de los pobres siempre abierta,/ Yo vengo a ofrecer mi corazón/ Como un documento inalterable/ Yo vengo a ofrecer mi corazón/ Y uniré las puntas de un mismo lazo,/ Y me iré tranquila, me iré despacio,/ Y te daré todo, y me darás algo,/ Algo que me alivie un poco más./ Cuando no haya nadie cerca o lejos,/ Yo vengo a ofrecer mi corazón./ Cuando los satélites no alcancen,/ Yo vengo a ofrecer mi corazón./ Y hablo de países y de esperanzas,/ Hablo por la vida, hablo por la nada,/ Hablo de cambiar ésta nuestra casa...”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...