Con gran incertidumbre  trabajan peluquerías de capital

La pandemia obliga a reinventarse en todo momento, sobre todo a quienes tienen comercios y ofrecen servicios porque a cada instante se producen novedades. Y eso genera una gran incertidumbre porque la continuidad o no de la apertura de sus locales está supeditada a la cantidad de casos que se vayan produciendo. Entonces, viven en una constante tensión y la habilitación puntualmente de peluquerías y centros de estética más que satisfacción genera incertidumbre y no es para menos ya que cuando se produjo la primera cuarentena estuvieron cerrados por tres meses. Después se flexibilizó y no estuvieron ni diez días en funcionamiento para nuevamente cerrar sus puertas. Ahora vuelven a tener una oportunidad, pero ya no tienen el mismo optimismo que anteriormente, porque temen poder volver a caer en lo mismo y tener que cerrar de nuevo sus locales.

El miércoles pasado, en la capital jujeña, las peluquerías y centros de estética volvieron a abrir sus puertas, algunos con pocas expectativas debido a que el parate de la actividad generó que no puedan contar con ingresos para solventar gastos de impuestos y servicios. Al mismo tiempo los afecta el hecho de que tienen que otorgar turnos para la atención y sucede que muchos eventuales clientes aún no han acudido a esos locales porque temen salir a la calle a partir de confirmarse la circulación comunitaria del virus.

Otro factor negativo que incide es que hubo una remarcación de hasta un 30 por ciento de varios de los insumos que utilizan las peluquerías. Mientras tanto, en el caso de las estéticas, según pudo conocer El Tribuno de Jujuy se prepararon con anticipación cumpliendo con las medidas de bioseguridad y considerando la situación económica lanzaron una variedad de promociones para tratamientos corporales y de la piel.

En un recorrido realizado por este diario en peluquerías de la capital jujeña, se pudo observar que los locales cumplen estrictamente con los protocolos exigidos por el Comité Operativo de Emergencia (COE). Esto significa disponer en el ingreso un trapo de piso mojado con agua y lavandina, proveer a los clientes alcohol en gel y el uso permanente del barbijo social, tanto de los empleados como del cliente.

Según comentaron algunos peluqueros actualmente la demanda no es la misma y enfrentan el desabastecimiento de insumos que empieza a complicar aún más su tarea laboral. A otros los afecta severamente afrontar el pago de alquiler por lo que debieron llegar a un acuerdo con el propietario para poder abonar en partes. En tanto están quienes -durante la inactividad- debieron atraer a sus clientes a través de las redes sociales, ofreciendo atención a domicilio y ahora también atienden al público con buena demanda. Sin embargo, para algunos la situación no fue del todo favorable, durante el recorrido también se observó que, al menos durante la mañana de ayer varias peluquerías no estaban brindando atención.

Reinventarse y ofrecer promociones especiales a clientes


KARLA MÉNDEZ MEALLA, EMPRESARIA
Con la habilitación de las actividades, el Centro de Belleza Estetika ubicado en calle General Güemes 956 de la capital jujeña, anunció promociones especiales para tratamientos corporales, faciales, tratamientos de manchas para trabajar la queratosis de la piel y hacer un recambio celular. La titular de la empresa, Karla Gisel Méndez Mealla le dijo a BEl Tribuno de Jujuy Pque cuando se inició por primera vez la Fase 1, ya venían preparandose respecto a todas las medidas de bioseguridad. “Siempre hemos trabajado con gabinetes individuales, desde el primer día que inauguramos. En este contexto tomamos otro tipo de medidas de seguridad para cuidarnos y también a los pacientes, utilizando por ejemplo termómetros laser y desinfección de gabinetes”, remarcó.
La empresaria indicó que la actividad se está retomando bastante lenta, debido al temor que hay en las personas por la circulación del coronavirus. Si bien dijo que la demanda hoy no es la misma, resaltó que hay clientes que retomaron tratamientos que “inclusive habían empezado y habían quedado a medio hacer”, agregando a su vez que también “lanzamos nuevas promociones con precios muy accesibles”.

RICARDO SÁNCHEZ, peluquero 
Hace 15 años trabajo en una peluquería de la galería de la peatonal Belgrano. Nunca pasé una crisis como la que vivimos actualmente, estar sin atención más de dos meses. Es una desgracia para todo el comercio porque los impuestos siguen corriendo. Si bien contamos con la asistencia del ATP, a través del Gobierno Nacional pero no es una salida efectiva. Por ejemplo, sería oportuno que se reduzcan los impuestos de Afip. Desde antes que se inicie la pandemia se mantienen los precios en corte y otros trabajos aunque subieron los insumos. Trabajo con turno reservado y trato de no tener más de 2 o 3 personas en el local.

LILIANA ROMITTI, peluquera
En la galería ubicada en calle San Martín, trabajo con la peluquería desde hace 8 años. Volver de nuevo a la actividad en Fase 1 fue muy complicado. Volvimos con todos los protocolos, incluso en la galería donde nos ubicamos también cuenta con medidas estrictas para el ingreso y salida de personas. Los clientes han venido, la verdad es que me siento feliz porque no han dejado de llamar y pedir turno. Sin embargo, hemos perdido bastante rentabilidad, por el hecho de haber estado casi tres meses parados. La demanda bajó casi un 60%. En cuanto al producto que utilizamos es de una marca italiana y en estos tiempos se complicó bastante hacer el pedido.

ANA RODRÍGUEZ, peluquera
Desde hace 26 años me dedico a la peluquería, actualmente el local se encuentra ubicado en José de la Iglesia. El miércoles pasado empecé a trabajar a través de una autorización de la Municipalidad. Ese día vinieron pocos clientes. La demanda de clientes bajó hasta un 80%. Hasta ahora no pude pagar el alquiler, pude hablar con el propietario para llegar a un acuerdo. En cuanto a los insumos que utilizo subió su precio espantosamente. No puedo con todos los gastos. Promocioné mis trabajos a través de Whatsapp, donde avisaban a los clientes que podía atender en mi casa pero aún así no iban y creo que es por el miedo a la circulación local del virus.

SARA FERNÁNDEZ, peluquera
En la peluquería ubicada en calle Santiago del Estero, por suerte vienen muchos hombres y mujeres a hacerse algún cambio en el cabello. Parece que la gente necesitaba salir a hacerse algún retoque. En el local trabajan cuatro personas, por el momento no se puede afrontar el pago a los empleados, también debemos el pago de alquiler, de expensas. Mientras tanto estamos tratando de mantener los precios porque sino la gente no viene a la peluquería. Por ejemplo, el corte unisex es de $250, al igual que el corte de barba. Por ahora no estamos haciendo conocer nuestros trabajos a través de las redes y deberemos adaptarnos en estos tiempos de pandemia.

LORENA PÉREZ, peluquera
Desde hace 20 años trabajo en la peluquería ubicada sobre calle Dorrego. Tratamos de retomar lo más normal posible la actividad. Los precios de corte de cabello unisex, el arreglo de barba y tintura se mantienen. Por ejemplo, el corte ronda entre los $150 y $200. No queremos subir los precios porque somos conscientes de la situación económica que estamos atravesando todos y es difícil, no sería aconsejable subir en estos momentos. La demanda de clientes llegó a bajar hasta un 80 por ciento, teniendo en cuenta que esta peluquería lleva años de actividad. Los productos que utilizamos para los trabajos subió hasta un 30 por ciento.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...