Con honores despidieron a policía muerto por Covid-19

En la tarde de ayer, en el cementerio "Virgen del Carmen" de La Quiaca, despidieron los restos del sargento José Luis Quispe, el primer policía jujeño que falleció por coronavirus.

El intendente de La Quiaca, Blas Gallardo, decretó dos días de duelo municipal (ayer y hoy) por la muerte de Quispe.

El cortejo fúnebre comenzó en la capital jujeña, cuando sus restos mortales fueron retirados del hospital "San Roque" y luego trasladados hasta la ciudad fronteriza.

En su paso hubo un sentido homenaje en Abra Pampa, donde "Chavito" Quispe cumplía servicios. Los pobladores de esa ciudad lo despidieron con aplausos, y el intendente Ariel Machaca declaró dos días de duelo en su jurisdicción.

Pasadas las 14.30 la caravana de móviles policiales hicieron su ingreso por el acceso sur de La Quiaca, y personal de la UR5 y de la Policía Federal estuvieron presentes.

El propio jefe de la UR5, comisario mayor Juan Carlos Ortíz, tuvo sentidas palabras para con su subalterno.

A la llegada del cortejo fúnebre por avenida España sur, numerosos vecinos y autoridades locales se congregaron para brindarle un merecido recibimiento, acompañando la banda municipal de música.

Quispe, rumbo a su última morada, fue recibido como un héroe por ser quien estuvo en la primera línea de trabajadores que no pudo ganarle al letal virus.

La caravana prosiguió hasta la Seccional 17º, edificio de la Unidad Regional 5 y hospital "Jorge Uro", lugares donde trabajó, también pasó por el frente de la vivienda del efectivo, que está cerca del nosocomio quiaqueño, escoltando al coche fúnebre unos trescientos autos.

En cercanías de la necrópolis local, hubo un operativo especial para que la gente no ingresara al cementerio, ya que cientos de personas querían expresarle el afecto que le tenían.

Cuando arribó el cortejo al cementerio, la congoja y las lágrimas se apoderaron de la gente, que con aplausos y pañuelos blancos despidieron al efectivo.

La inhumación se hizo con el protocolo Covid-19, y una guardia de honor aguardó hasta que la ceremonia fúnebre culminó.

Sólo ingresaron al cementerio un grupo reducido de parientes directos, respetando las normas de bioseguridad.

"En este momento tan triste nos toca despedir a un camarada, un compañero que dio su vida en cumplimiento del deber", recordaron sus compañeros de trabajo.

En el doloroso momento afirmaron que "se va con el honor alto de decir ‘di mi vida por la ciudadanía‘. A pesar de la tristeza que tenemos, nos tiene que llevar a seguir cumpliendo nuestra labor por el bienestar de nuestra gente", señalaron.

El 12 de julio del 2020 será recordado como uno de los días más tristes en la historia de La Quiaca, porque ahora "Chavito" Quispe forma parte de ella.

Dispuso que la bandera sea izada a media asta en edificios de la comuna e invitó a demás organismos a hacer lo propio.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...