A reinventarse

Los tiempos del coronavirus nos han dejado diversas consecuencias, cambiando nuestros hábitos y poniendo patas arriba nuestras costumbres, nuestro ritmo de vida y la forma de relacionarnos. Sin hablar de los trágicos decesos ocurridos en los cinco continentes, esta nueva forma de vida nos da una lección, la lección de apreciar a quien tenemos al lado y quizás por la costumbre ni lo miramos.

 El confinamiento nos ha dejado muchas enseñanzas, entre ellas, aprender a convivir con nuestra familia literalmente las 24 horas durante los siete días de la semana sin poder “escapar” por un sólo segundo de ella, a no ser por una conexión con el exterior a través del internet.

Quizás la lección más importante sea de aprender a convivir con nosotros mismos, ya que no tenemos escapatoria. Vernos enfrentados con nuestros miedos, nuestros pensamientos, nuestras ganas de hacer y lo que el futuro nos depara y cómo queremos que esto nos afecte, ha sido todo un tema de reflexión.

Inventarse nuevamente, renaciendo de nuestras cenizas como el Ave Fénix, no nos han faltado oportunidades para salir adelante con nuestros emprendimientos. Es que, para los trabajadores autónomos o independientes, el covid-19 ha sido fatal y ha dejado a más de uno pensando cómo salir adelante de esta crisis global.

No se han salvado ni los presidentes como el de Brasil o la de Bolivia, ni primeros ministros como Boris Johnson y mucho menos miembros de la realeza, como el príncipe Carlos de Inglaterra.

Si bien hemos estado confinados y no hemos podido salir por unos meses, la convivencia forzada no nos ha dejado más remedio que aprender a soportarnos a nosotros mismos, en vez de salir, entrar y descubrir ese mundo interior tan rico pero tan poco explorado, ese mundo interior con tantas facetas pero con tantas inseguridades que sin lugar a dudas podemos vencer y superarlas, si tan solo nos animamos a enfrentarlas e ingeniárnosla para cambiarlas y transformarlas en bellas realidades, todo esto aceptando y elaborándolas.

Pero así también, han surgido nuevas formas de comunicación y la amistad y la posibilidad de conocer gente se han extendido en forma global, dicho literalmente.

Los músicos y cantantes nos la hemos visto también, en la forma más explícita de la expresión y más allá de la mala utilización de la frase que tiene que ver con la oscuridad y la incertidumbre que conlleva, negra.

Pero en la era de las redes sociales, en especial de los videos que se comparten, la forma tik tok está siendo discutida en el mundo por la incidencia de China, cada vez mayor en el mundo.

Sin embargo, a la hora de reunirnos con nuestro coro, sea profesional o no, nuestro ensamble de música profesional o simplemente nuestros amigos, hemos podido conectarnos con ellos de diferentes formas, en distintos medios sociales.

También nos hemos unido o nos han invitado a formar parte de videos musicales. Muchas veces con gente que no conocíamos o a través de las redes solo habíamos chateado con ellas.

La distancia no es un impedimento, el confinamiento tampoco.

Si son canta autores o trovadores, o cantantes pop, muchos de ellos han hecho conciertos live streaming (en vivo) desde sus casas.  Seguramente esta forma de conciertos unplugged como se los llama, sirven para estar en contacto con el público, sin el cual no existimos.

 También para los coros y orquestas, algunas aplicaciones del celular han posibilitado cantar juntos o hacer hasta una sinfonía, como las sinfónicas de Rotterdam en los Países Bajos, o la sinfónica de Salta, que cada semana ofrecía en Facebook un video donde sus miembros se presentaban, contaban qué instrumento tocaban y ofrecían ejemplos.

 Estos videos han circulado por todo el globo y si bien la calidad del sonido de los videos hechos con estas aplicaciones, no ofrece la calidad que el músico profesional requiere para promocionar su música como le gustaría, pero es lo que hay, como dice un dicho, y como dice otro, peor es nada.

 Peor es nada y permanecer en el anonimato o inmovilizado por las circunstancias no nos ayudarán.

 En el mundo de la ópera grandes artistas nos han deleitado y quizás no, decepcionado con sus interpretaciones, que las tomaremos más como ensayos de casa y divertimentos.

 Es el caso de la célebre mezzosoprano italiana Cecilia Bartoli, famosa por sus interpretaciones de Mozart y Rossini, se acompaña perfectamente al piano y desde su comedor nos ofrece una canción dedicada a las madres.

 Querido lector: ¿Has hecho videos musicales con las aplicaciones? ¿Te ha gustado alguna publicación de estos videos? Irías a ver en vivo a estos coros o grupos musicales una vez seguro?

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...