“Las películas son un espacio de conexión con otras realidades”

En el marco del “Programa de estrenos durante la emergencia sanitaria”, llegó a las pantallas del Incaa la coproducción argentino-chilena “Lina de Lima”, de la realizadora trasandina, María Paz González. La película que cuenta con la participación estelar de la actriz peruana Magaly Solier (quien en 2009 protagonizó el filme nominado al Oscar “La teta asustada”), gira en torno a Lina, una avispada mujer peruana que trabaja realizando tareas domésticas para una familia de buena posición en Chile.

En un contexto alejado de su idiosincrasia, extrañando a su hijo que hace su vida en Lima, haciendo malabares para apoyar a su familia económicamente a la distancia, ella no se deja derrotar y afronta las dificultades con valentía y en su rico mundo interno, canta y baila para poder seguir adelante. La directora ofrece una inteligente y genuina perspectiva sobre la vida de una migrante, alejando a la protagonista del papel de víctima para mostrarla como una mujer real que sufre pero que también sueña y se divierte. Y utiliza el recurso de presentar números musicales (visualmente muy cuidados) para exhibir oníricamente la alegre personalidad de Lina, una joven mujer que busca su camino.

El Tribuno de Jujuy habló con la realizadora María Paz González quien no solo brindó detalles de su propuesta cinematográfica sino que también se refirió al duro momento que atraviesa el mundo por la pandemia global.

¿Cómo vive este estreno en plataformas digitales?

La verdad creo que hay que situarnos en el contexto actual y es lo único que podemos hacer. En Chile son miles los muertos por la pandemia y pensar en abrir las salas es ilógico, no se puede... vamos a tratar de atrasar el estreno en Chile lo más posible para septiembre u octubre. Me hubiera encantado estrenarla en sala en Argentina, porque para eso uno hace las películas para verlas en el cine con todos los recursos técnicos adecuados, no se pudo... Pero las plataformas nos dan otras posibilidades interesantes, como la de acercarnos a un público que en un contexto normal no podríamos acceder. Entonces tomo esto como una oportunidad para acercarnos a nuevas audiencias.

¿Definiría su película como un musical?

No, no es musical, es un drama con toques de comedia que incorpora episodios musicales como para dar cuenta de las contradicciones del personaje. Es de una lógica en la que lo musical tiene que ver con la ensoñación, lo fantasioso. Pero sí juego con el género, no es “La la land”, es algo más sutil pero tiene muchas referencias con algunas películas musicales.

¿Por qué se decidió por seguir ese camino?

Elegí lo musical porque me pareció interesante refrescar la mirada sobre la migración a partir de ese registro. Yo vengo del documental, estuve mucho tiempo investigando, conociendo historias de migrantes, conversé mucho con gente así y siento que la música es algo importante en las personas que se van a vivir a otro país, en el sentido que se comunica de una forma muy emotiva con el recuerdo de tu país, con tu familia, con tus paisajes y colores, entonces fue un intento de buscar y rescatar ese imaginario como parte de la identidad y algo que viaja contigo, vas a otro lugar y la música se pone en cuestión con tus nuevas experiencias, con los cambios que vas viviendo. Y con quién eres a la distancia y en el tiempo.

¿Cómo fue el trabajo con la protagonista?

La contactamos, le llevé el guion y le interesó. Yo tenía susto porque me demoré en llegar a ella. Yo estaba buscando actores más naturales, gente que tuviese más cercanas las experiencias del personaje, quería trabajar algo así.

Pero la verdad esta es una película difícil porque además de la música y el baile, la protagonista está todo el tiempo en escena, entonces necesitaba alguien con experiencia. Las películas independientes no tenemos altos presupuestos por lo tanto no hay tiempo para probar cosas, entonces tenía que poder conseguir una buena actuación con varios limitantes y Magaly Solier me pareció una súper alternativa. A ella le encantó el proyecto y propuso mucho para el personaje.

¿Cómo fue el camino de la película?

La película se estrenó en septiembre del año pasado en el Festival de Toronto y tuvo un recorrido en varios festivales, estuvo en Mar del Plata, en Valdivia, también en Palm Springs. Aquí en Chile se iba a estrenar en noviembre del año pasado pero el país tuvo un estallido social importante en octubre y no se pudo. Íbamos a estrenar en marzo y vino la pandemia. Así que estamos sufriendo las contingencias de forma directa. “Lina de Lima” es una coproducción con Argentina y Perú, tenemos la suerte de estrenarla en los tres países comercialmente con estrategia distinta. Ahora en Argentina sale por internet, en Chile haremos algo mixto entre salas e internet y en Perú estrenaremos en 2121 en sala de manera más tradicional.

¿Cómo está viviendo como cineasta esta etapa de emergencia sanitaria?

Es complicado, por ejemplo acá en Chile, fueron días de mucha lluvia y hay gente que está en albergues, muchos inmigrantes (pensando también en la historia de la película), que no pueden volver a sus países, viven en carpas... Es difícil hablar de películas, ver películas cuando ves estas realidades, es complejo. Pero uno tiene que salir adelante. Creo que apreciar distintas realidades en las películas, sobre todo las del cine independiente que tal vez nos llevan a pensar un poco más, que en general no están hechas para vender y masticar, sino que son un espacio de diálogo con los espectadores, es una bonita forma de comunicarnos y de estar conectados con nuestros problemas, con nuestras historias. Cuando estamos encerrados así, estamos a un clic de distancia de las películas que son un espacio de comunicación y de conexión con otras realidades.

¿Tiene referencias sobre el cine del interior de la Argentina?

Sí, he visto varias cosas, me interesa mucho el cine independiente del interior de la Argentina, creo que tiene una conexión súper bonita con los paisajes, con los lugares... Por ejemplo, me encanta el trabajo de Lucrecia Martel, me parece extraordinario su manejo del sonido, de la imagen, su visión sobre lenguaje del cine, me fascina. También ha tenido la posibilidad de ver varios documentales y me gustaron muchísimo, me sorprenden esas pequeñas historias, en lugares alejados. Es bonito también porque tienen mucho que ver con lo que puede pasar con lugares de Chile. Yo soy de Temuco, del sur y me interesa lo que sucede más allá de la capital, considero que hay muchas historias que contar ahí.

¿Cuáles son sus proyectos más cercanos?

Tengo proyectos, está todo muy parado por lo que está pasando, pero estoy trabajando en documentales que íbamos a filmar este año pero por las contingencias no se puede aún. Además estoy escribiendo una nueva ficción, es un thriller de humor negro, una película que estoy escribiendo con una amiga que está en México y estamos avanzando con eso esperando poder postular para algún fondo de producción y que el proyecto pueda ser una realidad.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...