reconocimiento
Merecido homenaje al gran Plinio Zabala
Los periqueños piden por el respeto al legado más importante de la ciudad.

La familia Zabala es sin lugar a dudas la más influyente en el Valle de los Pericos, dejando para los ciudadanos un legado que comprende toda una finca para poder abastecer y mantener el hospital "Arturo Zabala". A 45 años de la muerte de Plinio Zabala, Perico lo recuerda de la mejor manera.

Plinio Zabala fue un prestigioso profesional, con un perfil muy bajo y una solidaridad muy grande para Perico, ya que donó al pueblo toda la finca El Pongo, cientos de hectáreas con la idea de producir y mantener en condiciones al hospital de Perico que lleva el nombre de su hermano, el doctor Arturo Zabala.

Plinio Zabala murió el 21 de agosto de 1975, antes de morir, firmó la herencia para los periqueños, que decía: "Dejo El Pongo, El Cadillal, La Posta, Hornillos y al hospital que lleva el nombre de mi hermano, Arturo Zabala, para que mitigue el dolor de los pobres, en los dolores de las enfermedades y la muerte".

Por eso en esta ciudad comercial se concretó recientemente un significativo acto. Fue en pleno centro, entre avenidas San Martín y Urquiza, donde se ubica el busto homenaje al gran Plinio Zabala. Dicha ceremonia estuvo a cargo de la Dirección de Protocolo de la Municipalidad de Perico.

Como en toda actividad que se realiza en este contexto de pandemia, la gente tenía barbijos y respetaba las medidas de bioseguridad, donde estuvieron presentes funcionarios municipales, como la secretaria de Gobierno, Angélica Reston; el párroco Víctor Acchura, de la parroquia Inmaculada Concepción de María; Carlos Antar, las concejales Gloria Espinoza (VIA) y Anahí Juárez (VIA), funcionarios municipales y la prensa.

Respeto a los Zabala

Ellos fueron muy solidarios con Perico, por ello es que existe un gran respeto al apellido Zabala. Ellos fueron benefactores de una ciudad que comenzó a crecer y hoy se destaca con un perfil comercial, aunque por el marco de pandemia, la situación se complicó. La finca hoy sigue en pie, sigue produciendo y generando trabajo, pero por sobre todo aportando al hospital, como dice el legado, aunque tras décadas de crisis y malas administraciones pareciera que esos aportes nunca fueron suficientes. (Carlos Lito Ruiz)