"Aumentó mucho la consulta durante el aislamiento, por lo menos un 50%"

-¿Cuáles son las consecuencias en la salud mental de la población jujeña por este extenso aislamiento?

-No hay una investigación estadística acerca de cuáles son, a nivel general, las consecuencias en Jujuy a nivel de salud mental. Pero a nivel más subjetivo y clínico dentro de cada consultorio en el ejercicio de los profesionales trabajando en atención telefónica, es que hay bastante incidencia de síntomas de ansiedad y depresivos.

Con respecto a los síntomas de ansiedad se observa que hay frecuencia de ataques de pánico, sensaciones de estar fuera de control, desesperación, falta de aire y palpitaciones que muchas veces se confunden incluso con síntomas de coronavirus.

Los pacientes llegan a la clínica con falta de aire y aparece el pensamiento automático de que es un síntoma de coronavirus, cuando en realidad tiene que ver con un síntoma de ansiedad y no uno físico atribuido al coronavirus.

-¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

-Los síntomas de ansiedad que también están presentes tienen que ver con la dificultad para dormir. Hay mucha activación emocional que se puede confundir con síntomas depresivos, son cuadros similares con respecto al sueño donde hay mucha activación mental. Suele haber pesadillas o dificultades para conciliar el sueño o una vez conciliado la persona se levanta a las 3 o 4 de la mañana y en ese momento suelen aparecer preocupaciones a cerca de la salud propia, de algún familiar o la situación económica. Depende el contexto en el cual la preocupación sea válida para cada uno, depende como esté.

-¿Sobre los síntomas depresivos?

-En cuanto a los síntomas depresivos, por lo menos en lo que yo veo a nivel clínico en el consultorio, se dan por la situación de encierro. El hecho de estar encerrado y el perder actividades que antes eran valoradas para uno como salir a trabajar, hacer actividad física y visitar a familiares y amigos. Esas actividades se vieron reducidas por estar adentro de casa y de acuerdo a cada uno como le encuentre el contexto de lo que está viviendo porque no para todos es lo mismo. Entonces el aislamiento en sí provoca la cuarentena y la pérdida de actividades placenteras para uno, conlleva que la persona se sienta triste, también que tenga dificultades para entablar vínculos con la propia familia, que sienta poca energía para hacer cosas y poco apetito y también insomnio por las noches.

Es importante hacer una buena evaluación, para saber si hay presencia de realmente una depresión o son síntomas momentáneos que tienen que ver con el contexto particular de aislamiento y que se puedan revertir. Cuanto antes se detecten estos síntomas, más posibilidades hay de un pronóstico y mejoría de cambio y mientras más perdura en el tiempo se rigidizan un poco más, pero también se puede de acuerdo a la personalidad previa de antes de la pandemia y muchas cosas se acentúan con esto.

-¿Cómo repercute todo esto en los adultos mayores?

-En los adultos mayores todo esto se ve mucho porque para muchos de ellos la tecnología no les es algo familiar. No es lo mismo tener un vínculo a nivel de videollamada que tener un vínculo cercano y de contacto físico. Entonces eso hace que se acentúe mucho más la tristeza. El hecho de preguntarse para qué viven y ese tipo de pensamientos. Cuál es el sentido de la vida y los demás sentidos porque para muchos el sentido de los adultos mayores son los nietos o los hijos y el hecho de verlos poco les genera un corte grande en su vida y esa pérdida del sentido de la vida.

-¿Cómo repercutió la pandemia en el número de consultas?

-Aumentó mucho la consulta, por lo menos un 50%. De hecho surgió el tema del cuidado de los profesionales de la salud y del cuidado entre los propios psicólogos porque llega a desbordarse el consultorio. Se está instalando el tema en la comunidad de psicólogos de cómo poder cuidarse para poder cuidar, porque si no uno admite y admite pacientes pero algunos son casos más complejos, y además uno tiene que lidiar con la vida propia y con lo que esto de la pandemia conlleva para cada persona particular, por más que seamos psicólogos.

-Como profesionales de la salud mental ¿Los están cuidando?

-Desde el Colegio de Psicólogos están con iniciativas de armar grupos de supervisión y voluntarios para que nos podamos cuidar entre nosotros, pero es todo a pulmón porque no hay un profesional pago o un programa desde Gobierno para cuidar a los psicólogos, eso no pasa. Pero sí, dentro de la comunidad y desde el Colegio de Psicólogos de Jujuy y desde el Ministerio de Salud hay mucha iniciativa y contacto entre todos para poder generar grupos, lazos y redes y poder ayudarnos. Y cada psicólogo tiene que ver también, en la medida de sus posibilidades, por su propia terapia individual y supervisiones de los casos que hay.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...