Pensamientos compasivos

Como si no fuera parte de la conversación sino de sus propios pensamientos compasivos, Blanca miró hacia la ventana que daba al patio trasero y dijo que pobres aquellos que viven así como Bautisto Solón. No crea, trató a refutarla Pierre Donadou Quispe, que también supo ser viajero y ella buscó con sus ojos tiernos los del argelino para agregar que se refería a los tiempos que corren.

Antes de la cuarentena tenía su encanto eso de recalar en algún almacén, en algún bar y empezar a conocer un pueblo por sus parroquianos. Me lo imagino a Solón bajando de un tren o de un ómnibus, y sentándose solo en una mesa o ante la barra a la espera de los primeros diálogos que nacen al azar, tras alguna mirada cómplice de estudio.

En esos sitios conocí a los mejores pensadores y a los mejores poetas, dijo Pierre Donadou. Sí, dijo el comisario, uno aprende y disfruta de la gente sola que recala en esos puertos, y Blanca entonces, volviendo a mirar el jardín tras el cristal, dijo que ahora ya es distinto. Un bar puede ser un lugar de riesgo.

La gente como Solón está obligada a quedarse en el sitio en que lo pilló la cuarentena, un lugar que, al fin de cuentas y como todos los lugares, termina siempre por serle ajeno. Yo creo que la melancolía del viajero se cura con seguir viajando, aceptó Pierre Donadou Quispe, y es cierto que en este momento ya no podrán sacársela de encima.

¿Dónde habrá quedado?, se preguntó la mujer del comisario y guardó uno de esos silencios de los que brota la imaginación como en jardín de las yungas.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...