Un largo camino a casa  desde Cuba a Normenta

Luego de una larga espera, llena momentos de incertidumbre, pero en el que también, se puso de manifiesto la solidaridad, que logró impregnar de luces aquellos momentos de sombras, arribó al país, con su título de médico generalista, Priscila Nahir Cortéz, la joven que fue becada para proseguir sus estudios universitarios en Cuba. Cabe acotar que la historia de Priscila, tomó estado público cuando su padre, Alfredo Cortéz, un docente jubilado que reside en el alejado paraje de Normenta, decidió solicitar ayuda al Gobierno, para que gestione el permiso, el pasaje y poder repatriar a su hija, quien, ante la gran necesidad que tenía la provincia, por falta de profesionales médicos, quiso venir a sumar sus manos en la lucha, durante el momento álgido de la pandemia.

AL ABRIGO DE LA FAMILIA LA JOVEN JUNTO A SUS HERMANAS Y SU MADRE

Si bien no se logró una respuesta por parte del Estado, muchas manos generosas se sumaron para ayudar a don Alfredo y con gran alegría, logró recaudar el importe para el pasaje y otros gastos. En noviembre, hubo un intento fallido, pues la empresa en la que habían adquirido el pasaje, decidió suspender el vuelo hasta nuevo aviso y nunca reintegró el dinero a los pasajeros. Esa nueva dificultad, no fue motivo para que la familia bajara los brazos, y comenzó otra movida, esta vez, en el ámbito familiar y de allegados. Así, finalizaba el año 2020, sin que don Alfredo pudiese cumplir el sueño de ver regresar a su hija. En la primera semana de enero del nuevo año, se abría una nueva esperanza con la compra de un pasaje y cuando ya todos estaban embarcados, hubo un alerta por una falla técnica, se suspendió el vuelo y comenzó otra espera. Se iniciaba la segunda semana de este primer mes del año, y días después, la joven, que partió hace algunos años, con el sueño de ser una profesional, regresaba a su país con su título de médico generalista.

Muchos sentimientos encontrados en el corazón de Priscila, no había nadie esperándola en el aeropuerto, fue imposible para la familia poder viajar, tampoco había recursos para tomar otro vuelo, por lo que tuvo que viajar a la provincia, en un micro que realiza viajes de compra Buenos Aires-Jujuy y viceversa. Nada importaba, ni siquiera el cansancio, ni el tener que soportar tantas horas de viaje, estaba en tierra argentina, faltaban horas para el esperado encuentro con su amada familia.

Priscila, sólo esperaba llegar a Jujuy, y en la tarde del domingo, el micro arribó a Libertador General San Martín, donde la familia reunida, portando cartelitos de bienvenida, recibió a la joven. Sin lugar a dudas, fue un momento especial, esperado por todos y entre lágrimas y risas, el sentimiento de gratitud parecía resonar entre las verdes serranías. Priscila Nahir, suma su nombre al dignísimo listado, de aquellas personas que se atrevieron a dejar todo, para ir tras un sueño.

La falta de recursos económicos, fue un obstáculo grande, sí, pero tenía ante sus ojos un nuevo horizonte que se abrió con demasiadas exigencias. Debía dejar todo, su familia, su casa, sus amigos, su tierra, su país, y así lo hizo y emprendió la osada aventura, que duró seis años, para regresar a Argentina, con su título de médico generalista.

El esperado encuentro

Toda la familia, se reunió para recibir a Priscila, y en la humilde vivienda ubicada en barrio El Triángulo de Libertador General San Martín, compartió la alegría con el Tribuno de Jujuy, que también quiso estar presente parta compartir final de esta historia, del esperado retorno de la joven profesional.

"No puedo ocultar la emoción de encontrarme con mi hija. Tengo dos hijas, Priscila que estaba en Cuba y Florencia que estudia veterinaria en Corrientes, sabemos que están lejos porque están forjando su futuro, pero el regreso es lo más hermoso que hay. Nosotros no disponíamos de medios económicos para el retorno de Priscila y como consecuencia de la nota que salió en el diario, se acercó mucha gente.

Hubo quien realizó una movida entre todos los padres de los jóvenes que estudiaron en Cuba y comenzó a llegar la ayuda y con el aporte de la familia, logramos sacar el pasaje para el 15 de noviembre, pero se canceló el viaje. Sacamos un pasaje en otra empresa y el día 3 de enero cuando estaba arriba, por un desperfecto, bajaron a todos, hasta que finalmente, el miércoles pudo viajar", dijo don Alfredo Cortéz, al tiempo de agradecer a todos los que brindaron su ayuda.

Por su parte, Priscila Nahir, expresó su felicidad por estar en casa y su agradecimiento hacia todos los que sumaron su granito de arena para poder concretar el retorno.

Al hablar de la experiencia de estos años, agradeció al país de Cuba. "Cuba es mi segunda patria, era la primera vez que salía de mi casa, de mi país y me recibieron muy bien. Los primeros días fueron difíciles, lloraba mucho, extrañaba, todo era nuevo para mí, pero luego me concentré en los estudios, y recibí todo el cariño de los cubanos. Recibí todo lo que necesitaba, en cuanto a material de estudio, ropa, comida, no me faltó nada.

Luego de seis años me gradué como médico generalista", dijo la joven profesional.

Sostuvo que es su anhelo poder hacer la especialidad y ejercer en la provincia, para lo cual, tendrá que efectuar los trámites respectivos. "Tengo que ir a la embajada de Cuba, pedir una carta, y esperar a que me homologuen mi título", detalló la profesional.

También expresaron su alegría sus hermanas Florencia, Silvia y su mamá Felisa Amante, quienes agradecieron también, al profesor Walter Amante, quien fue el nexo para dar a conocer la situación por la que atravesaba la familia.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...