Locales gastronómicos  luchan por recuperar el  ritmo de ventas

La situación se repite en uno y otro establecimiento gastronómico de Jujuy. El sector vive un momento de mucha incertidumbre, la actividad comienza a recuperar su ritmo, pero las deudas que quedaron de muchos meses sin actividades se mantienen y la incertidumbre de no saber qué pasará ante un posible segundo brote de Covid 19, sume en la preocupación a propietarios y empleados.

Tras casi un año, en donde la pandemia limitó la posibilidad de trabajar por más de 8 meses, los propietarios de restaurantes de la capital jujeña compartieron la experiencia diaria por "sacar la cabeza del agua", tal como gráfican su situación económica.

El Tribuno de Jujuy dialogó con propietarios y encargados de restaurantes ubicados en el casco céntrico de la ciudad para conocer su situación económica y la opinión sobre las medidas sanitarias vigentes.

Ante el crecimiento de los casos de Covid19 en la región, el temor de un cierre de comercios o la limitación de los horarios de atención se vuelve una sombra sobre la débil situación económica de este sector.

Esteban Miranda, encargado de un restaurante ubicado en calle La Madrid, indicó que "fue un año feo tanto para los propietarios como para nosotros los empleados, las ayudas del Gobierno como el ATP ayudaron mucho, pero igual estamos hasta hoy con la incertidumbre de lo que pasará con nuestros trabajos". "Por estos meses vemos que el consumo no es el mismo, la gente tiene poco dinero y no son muchos los que salen a comer afuera", explicó sobre el consumo.

Respeto a las restricciones de horarios que se están aplicando en localidades como La Quiaca donde rige el toque sanitario, indicó "el toque sanitario no nos perjudicaría porque nosotros cerramos cerca de la medianoche normalmente".

En el mismo sentido, Silvia Tabia propietaria de un restaurante naturista ubicado sobre calle Belgrano, indicó que "de a poco vamos recuperando el movimiento" y agregó que los primeros días de enero fueron muy buenos pero que en los últimos días del mes el movimiento se detuvo visiblemente".

Tabia indicó que el año pasado fue muy difícil, a pesar de que por la sección de panadería con la que cuenta el local pudo abrir sus puertas durante la cuarentena, las ventas se redujeron de forma considerable. "El movimiento era muy poco", recordó la propietaria.

Respecto a lo que dejó el 2020 en lo económico, Tabia dijo que quedaron muchas deudas tributarias y aportes de los trabajadores sin poder saldar. "Hubo muchos impuestos que no pudimos pagar, nos ayudó mucho el ATP para mantener los puestos de trabajo, pero fue un año muy difícil y ahora estamos tratando de recuperarnos de todas las perdidas".

Respecto a las expectativas para las próximas semanas Tabia indicó que espera que la situación sanitaria no afecte nuevamente la circulación para poder seguir trabajando. Señaló que a diferencia de años anteriores no se observan turistas en la ciudad.

Respecto a la posibilidad de la aplicación del "toque sanitario", dijo que la restricción horaria de 23 a 6 no la perjudicaría, ya que el cierre de este comercio es a las 21.30.

La incertidumbre de lo que pasará en adelante es una sensación que repite en la mayoría de los comercios de este rubro.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...