Con el frío buscan refugio y a otros los alimentan

El frío de anoche atrajo a más gente en situación de calle al refugio del proyecto Puente que habitualmente tiene 15 alojados, y cada noche recorre las calles de esta ciudad con 25 voluntarios para alimentar a muchos en una tarea solidaria que ya cumplió 5 años y lo celebró con un locro. En el refugio se aloja un grupo de desplazados sin trabajo que por su edad no logra conseguir trabajo y se busca ayudar con talleres.

El proyecto Puente en 2020 llegó a dar cobijo a 85 personas en cuarentena, luego disminuyó a cerca de 40 y se dividió. Los jóvenes con problemas de consumo se fueron bajo la órbita de Salud Mental, el resto volvió a las calles y quedaron 15.

"Las personas que tenemos ahora no tienen ningún tipo de adicción ni consumo de alcohol. Ellos buscan trabajo, no se los toma porque contratan gente joven, no tienen familia", describió la coordinadora Marina Ibañez sobre el grupo de 55 a 70 años, a quienes se buscó ayudar iniciando el trámite de subsidio o pensión para ello, y actualmente dos están por obtenerlo.

"Ellos no quieren ingresar a centros de larga estadía porque quieren salir, hacer aunque sea una changuita, ser autoválidos, porque no son abuelos tienen 55, 60 años y quieren trabajar", explicó.

Sucede que a fines del 2020, tras el aislamiento por la pandemia y dividir la gente en grupos, se buscaba recuperar los talleres de oficio para que tengan una herramienta para trabajar, alquilar y salir adelante.

"El proyecto Puente cumplió cinco años, tiene capacidad de 20 camas, hoy tiene ocupadas 10. No hay cambios entre verano e invierno, no hay mayores campañas, pero sí hay más gente que entra porque es más complicado dormir afuera en esta época", explicó Gastón Millón, secretario de Gobierno de la municipalidad de esta capital a cargo temporalmente de la cartera de Desarrollo Humano de la que depende el proyecto. La última semana fue de las más frías por lo que algunas personas en situación de calle optaron por resguardarse en el refugio, que aseguran muchos conocen porque a diario se recorren los sitios donde pernoctan para darles un plato de comida, objetivo con el que nació. El funcionario anunció que ahora se están refuncionalizando los espacios, se habilitó un galpón grande por debajo del puente, para usarlo como comedor y poder liberar este para alojamiento. Detalló que se cumplen con los protocolos y es por ello que está acotada la capacidad, lo coordina el municipio y Desarrollo Social brinda alimentos..

Los alimentan en las calles

"Nosotros repartimos todas las noches la comida en la calle, y todas las noches les preguntamos, les decimos no se mueran de frío en la calle, vayan a dormir aunque sea, y tratamos de convencerlos", explicó Marina Ibañez, la coordinadora. Trabajan en esa tarea con 25 voluntarios que sin importar el frío cumplen con el objetivo.

Siempre los invitan al refugio y solo pueden desistir de ingresarlos al refugio cuando están alcoholizados, ya que se evita por una cuestión de convivencia que comparten un espacio siete personas.

En los últimos meses detectaron dos mujeres también y se asistió a una en la Dirección Provincial de Adultos Mayores, por lo que a una de Rosario, Santa Fe, quien suele pulular por la plaza Belgrano le pagan alojamiento porque esa provincia no permite el ingreso. Y a la otra mujer se la envió a su localidad de origen, Humahuaca, junto a su familia.

Mientras el grupo de cerca de 80 personas que viven en la calle, tienen problemas de consumo, suelen dormir en las afueras de hospitales, el mercado de Almirante Brown o en la Iglesia de Moreno; y vuelven esporádicamente a refugiarse.

Brindan talleres para que puedan insertarse laboralmente

Actualmente el proyecto Puente tiene activos los talleres de Tulma para aprender a trabajar lana de oveja, fibra de llama, teñirla, procesarla; otro de orfebrería con el escultor Jorge Caucota que enseña a trabajar el bronce, cobre, metal para poder hacer otras cosas reciclando. Otro taller es el de peluquería y barbería a través de la fundación Redes; de gimnasia y zumba, de huerta comunitaria que también son abiertos a la sociedad. Prevén abrir el taller de armado de muebles de pallets, por lo que dos de los alojados siguen los talleres para aprender, y buscan participar de otros. La administración la tiene la comuna capitalina, los insumos para la comida los brinda el Ministerio de Desarrollo Humano, y en las tareas cuentan con 25 voluntarios, la mayoría mujeres.

Cuando se inició la actividad el Proyecto Puente dependía del Ministerio de Desarrollo Humano, y se realizó el “Operativo invierno” y pasado el frío, la ministra de entonces Ada Galfré estimó que no debía acotarse a tiempos de frío, sino que había otras necesidades, y que se mantenga en el tiempo. Por entonces funcionaba en el centro de Día Ñocanchis. Luego de tres años la ministra actual Natalia Sarapura consiguió el expredio de la Tupac Amaru, de avenida Urquiza y el refugio funciona allí desde hace dos años.

Tres decesos

En esta ciudad el 11 de mayo se supo del fallecimiento de una conocida persona que vivía en situación de calle. Se trata de Raúl Accinelli que murió en Terapia Intensiva del hospital “San Roque”. En tanto, el 12 de este mes hallaron a un hombre sin vida en el predio de una cancha de fútbol de Palpalá. Se llamaba José Luis Garnica, de 47 años, se encontraba en situación de calle y era muy querido. Hubo otro fallecimiento terrible de un hombre con quemaduras en casi el 80% de su cuerpo, hallado en un terreno baldío del barrio San Pedrito. También estaba en situación de calle.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...