La Bandera de la Libertad Civil flameó en la Antártida

Por ORLANDO RUBÉN INTERLANDI Coronel.

Este relato surge de una excelente idea gestada por alguien en Jujuy, que desconozco el nombre y que, como toda buena idea, quizás muchos se la pretendan adjudicar, al cumplirse 200 años del pase a la inmortalidad del General Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, el 20 de junio del 2020. Lo cierto y trascendente es que, si toca a su creador, no hay nadie más importante que el mismo General Belgrano, ese que dio hasta su reloj de oro a su médico para pagarle por su atención en su lecho de muerte.

Dejando de lado la rica historia de esta bandera, paso a darle sentido al presente escrito; diciendo que me encontraba en mi Unidad Militar y se me apersona el general de Brigada "Veterano de Guerra de Malvinas", héroe en esta gesta y antártico, Roberto Oscar Reyes, presidente de la Comisión de Antárticos, y me dice que se iba a comunicar con mi persona, el segundo jefe del Regimiento de Infantería de Montaña 20 "Cazadores de los Andes", mayor de Infantería Mario Cristóbal.

Me siento totalmente identificado con el pueblo jujeño, ya que no sólo me casé con una jujeña, sino que mi primera hija, nació en la Tacita de Plata y para no dejarlo afuera, mi 2º hijo, es de la tierra del buen sol y del buen vino, Mendoza, como el autor.

Aclarado todo lo necesario, seguimos con el relato, inmediatamente me contagié con la idea y le comenté que esto lo debía autorizar el Comandante Conjunto Antártico, que después de comentarle la idea, accedió sin ningún inconveniente.

El problema era encontrarme con la bandera, yo en mi destino en Buenos Aires y la Bandera a 1.580 kilómetros distancia que separa ambas provincias. Pero no sería un obstáculo, ya que viajaríamos con mi familia a pasar las fiestas de fin de año y allí retiraría una réplica.

Es así, que se me entregó la bandera en una pequeña pero sentida formación en el Regimiento 20, por parte del segundo jefe.

El 1 de enero dejando mis seres queridos, partí a la capital, donde el Buque "Almirante Irizar" nos esperaba para embarcarnos con rumbo Sur, Antártida Argentina. Es así que soltó amarras del puerto de Buenos Aires, la noche del 3 de enero del 2020, el sueño iniciaba su derrotero.

Viajando en dirección a la Base Belgrano 2, se me informa que el izamiento estaba interrumpido hasta nueva orden, faltaban unos veinte días, me quedé tranquilo, pensando!, nadie podía oponerse a este acto tan importante, que jamás se iba a repetir esta oportunidad, era única, el Regimiento de Infantería de Montaña 20 me entregó la Bandera para homenajear por los 200 años que se cumplirán el 20 de junio del 2020 de la partida al Reino de los Cielos de su creador.

Pasaban los días y cada vez estábamos más cerca de Belgrano 2, llegamos la noche del 25 de enero, ya estábamos en la base, en la que permaneceríamos entre 3 a 4 días, tiempo necesario para descargar los materiales, víveres y hacer el relevo.

Los días transcurrían y se me comunicaba, "no había llegado la autorización", yo por las dudas en un acto secreto icé la Bandera sin la autorización debida, eran las tres de la madrugada, pero como en esa base es de día la 24 horas, aproveché que todos descansaban ante un alto en la descarga por parte de los helicópteros y me dirigí a la Plaza de Armas, até la BNLC solo y la elevé, lleno de emoción y dejando escapar lágrimas de impotencia pero a su vez de paz y control por lo que había hecho.

Aún cuento con esas fotos que nadie conoce, no cumplí con mi palabra de no izarla ni sacar fotos, pero sí sabía que no las publicaría y quizás no las podía llegar a ver nadie, de no llegar el permiso.

Llegó el día en que me debía replegar y la autorización no llegó. Lo que nunca perdí es la fe y recé para que aún a cuatro horas de zarpar de la base Belgrano 2 con rumbo Norte, llegara la ansiada autorización, encontrándome en el buque, después de hacer mi rutina de gimnasia, llegó el permiso.

Se empleó el helicóptero Sea King de la aviación naval para nuestro traslado, se llevó a cabo una rápida formación con la dotación de la base, después de transcurridos 207 años y 7 meses, pudimos izar la Bandera Nacional de la Libertad Civil a la izquierda del Pabellón Nacional.

Lo hicimos como marca el protocolo de la Ley 27.134, los hombres que la izaron fueron dos jujeños, el cabo primero José Manuel Gabriel Torres, oriundo de La Mendieta, San Pedro y el cabo 1º Marco Alejandro Guevara nacido en Palpalá, de la dotación de la Base Belgrano 2, nada más justo que ellos para homenajear y certificar su izamiento en la Base Belgrano 2, a 1.300 kilómetros del Polo Sur y a 6.215 kilómetros de Jujuy, donde se la izó por primera vez un 25 de mayo de 1813.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...