El escenario será cada vez más complicado

Como si no fuera suficientes la pandemia, la inflación, la inseguridad en constante crecimiento, la falta de empleo y los abrumadores índices de pobreza e indigencia, la clase dirigente insiste en mantener sus cómodos sillones de espaldas a esta realidad, y se encierra en su mundo de enfrentamientos y discusiones para el que construyen una burbuja donde no entra ni el Covid-19. Tomemos el pulso de la semana que se fue. Los principales socios del Mercosur, Brasil -nuevo presidente pro témpore- y Uruguay hicieron crujir esa estructura subcontinental.

El presidente Fernández, que ya los había desafiado a abandonar el barco, les recordó que "nadie se salva solo", pero esa salvación debe ser según su idea de unidad: dentro de otra burbuja, con Rusia, China, Irán, Venezuela, Cuba y Bolivia, entre otros. Los hermanos sudamericanos reclaman abrirse al mundo y avisaron que buscarán negocios por separado con el otro planeta (EEUU, Europa y asociados).

La Justicia dio muestras de un alineamiento con el oficialismo, en dos fallos que llamaron la atención: por el primero, fue la quiebra del Correo Argentino, administrado por Socma, Grupo Macri. No conforme, el procurador Carlos Zannini fue por más: ahora pidió la quiebra de Socma, con expectativas ciertas de tener éxito. Inevitable asociar esto con las situaciones del grupo Indalo de los empresarios ultra-K Cristóbal López y Fabián De Souza, a quienes el Presidente les devolvió la empresa y les habilitó la vía de los juicios resarcitorios, también con expectativas ciertas de éxito. La jueza María Capuccetti, que estableció que no hubo delito en los funcionarios y amigos que "se adelantaron en la fila" convirtiéndose en pioneros del exclusivo grupo de vacunados vip que ahora quedó definitivamente exonerado de culpas y cargos.

La decisión es opinable, pero más allá de eso, consagró una extraña categoría: son inocentes para la Justicia y moralmente penados por la sociedad. Por su lado, el Inadi estableció que aquella fallida paráfrasis presidencial acerca de los mexicanos que vienen de los indios y los brasileños de la selva, no constituyó un acto de discriminación. Y seguramente fue así, nadie en sus cabales podría pensar que Alberto Fernández querría agraviar a otros pueblos.

Lo que llama la atención es la velocidad de respuesta de la oficina de Victoria Donda, más de un mes después del episodio! Ya en el área presidencial, no sorprendió el DNU que conformó a la dirigencia sindical nacional, mediante el cual se modificó el sistema de libre elección de la obra social. Quien consiga empleo deberá permanecer un año en la obra del sindicato respectivo, antes de poder cambiar. No se trata de proteger al trabajador, sino a las cajas recaudadoras de esas obras sociales, con las que el Estado nacional, por otro lado, mantiene una monstruosa deuda que se comprometió a pagar, en algún momento.

Lo último preocupante, entre otros choques, fue el durísimo enfrentamiento entre el presidente Alberto y la vicepresidenta Cristina. El presidente del bloque de diputados nacionales, Máximo Kirchner, aplastó contra la pared al Presidente, cuando al hablar en el recinto (habla en escogidas ocasiones y por boca de su madre) y refiriéndose al DNU con que el jefe de Estado habilitó la compra de vacunas norteamericanas Pfizer, que "si un laboratorio nos obligó a cambiar todo el andamiaje, ¿cómo vamos a hacer con el FMI?". El propio Presidente, en el opaco acto del 9 de Julio en unn Tucumán áspera y esquiva, respondió entre quebrado y enérgico: "Si alguien espera que yo claudique ante los acreedores o ante un laboratorio, se equivoca, no lo voy a hacer, antes me voy a mi casa". La última frase -que por infinitas razones hay que rogar que jamás se cumpla- encendió todo tipo de alarmas y marcó el nivel de confrontación en la cúpula del poder.

El Frente de Todos espera poder mostrarse lo más armado posible. Son herméticos en cuanto a nombres, porque cada versión conocida genera avances y retrocesos. Hasta hoy, los datos que tienden a consolidarse indican que el actual rector de la Unju, el licenciado Rodolfo Tecchi, y la diputada provincial Leila Chaher, licenciada en Administración y referente de La Cámpora y militante por cuestiones de género y la de la juventud, se posicionan en las primeras candidaturas. Ambos son equidistantes de los extremos más duros, pero, salvo excepciones, pueden sentarse en las mesas de todos los sectores internos para buscar coincidencias en procura de darle al presidente Fernández el volumen parlamentario que pide para los dos años que le faltan a su gestión.

También se habla con intensidad de la pretensión del actual presidente del Bloque al dirigente gremial Pedro Belizán (recientemente reelecto) de su aspiración a saltar a una diputacía nacional. El presidente Rubén Armando Rivarola, que permaneció en silencio analizando el escenario, espera que Buenos Aires se juegue con su obligación de poner orden en el abanico que ayudó a abrir en junio. Hoy, dijeron en su entorno, RR comenzará sus diálogos para que el FdT muestre una unidad madura, en la diversidad.

Juntos por el Cambio anunció que por ahora seguirán juntos. La UCR, Primero Jujuy, Lyder, Coalición Cívica, el Partido Socialista y muchos sellos más concurrirán unidos a las Paso y a las generales y todo seguirá igual, al menos hasta diciembre. Con el anuncio, Gerardo Morales intentó mostrar confluencias y quizás reparar algunos daños y olvidos ocurridos en la campaña pasada. Y sus socios eligieron seguir cobijados bajo el manto protector del oficialismo que usarán para disimular errores y secarse algunas lágrimas. Dentro de la UCR crece la expectativa por la definición de candidaturas, todas "in pectore" del jefe", afirman sus voceros "y siguen en pie las posibilidades de la promoción de ministros, a los que se habría agregado en las últimas horas el nombre del titular de Salud Gustavo "Bacha" Bouhid".

También rodó la posibilidad del actual secretario general de la Gobernación Freddy Morales. La especie fue rechazada con un argumento irrebatible: el hermano del gobernador, a pesar de ejercer un cargo de primerísimo nivel, escogió siempre el perfil bajo y a su cintura política se deben la convivencia razonable que el Gobierno viene manteniendo con los gremios estatales y a movidas importantes que pasan por la Legislatura. "Perfil bajo, pero figura clave", dijeron los voceros radicales, anclando el status político de Freddy en Jujuy. Por ahora.

El GM tiene otros menesteres: pelearse dentro de Cambiemos. Atacó a María Eugenia Vidal, "desertó de la lucha" le dijo, y de Rodríguez Larreta comentó que "como es jefe de un Gobierno poderoso, se cree que lo puede todo". La exgobernadora y el calvo jefe de la Caba callaron, pero sus voceros con estudiado desdén dijeron del GM que "ya eligió antes el camino de la confrontación" pero "tiene una visión muy de Jujuy, muy local".

Como gobernador el GM avanzará con la zona franca, y sigue llenando los casilleros en la Justicia y reacomodar el Tribunal de Cuentas. Le aparecieron dos problemas extras: como el Gobierno nacional mantiene frenada la construcción de las represas Kirchner y Cepernick, en Santa Cruz, en sociedad con la China, el gigante asiático, habilitó la venta a Argentina de 24 millones de vacunas, pero mantiene "pisada" entre otras cosas, la compra del millón de dosis que Jujuy tenía casi lista para concretar. Y la resonante denuncia del Gobierno de Bolivia de que Macri proveyó de elementos para la represión al gobierno de facto de Jeanine Áñez salpicó a su ministro de Trabajo, entonces embajador en La Paz, Normando Álvarez García. Tanto "Chiqui" como el mismísimo Macri rechazaron imputaciones y consideraron "oportuna" la denuncia para tiempos de campaña. Ambos pidieron que "dejen de mentir".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...