Un artista enamorado de la Yunga jujeña

Por YEDELMIRA VILTES, Colaboración.

Aquí en Ledesma, es común ver a nuestro artista plástico Miguel Ángel Castro, cruzar la Ruta 34 rumbo al cerro. Conversando sobre esta nota, Ana Tschamler relata: "Los días luminosos invitan a Miguel, a salir en su bicicleta, a veces acompañado por sus hijos perrunos. En cada paseo por esos lugares solitarios y silenciosos, su cámara de fotos capta la belleza de la biodiversidad de Ledesma, la de los dulces campos, la de los verdes profundos, la de los cielos azules; todo se conjuga en lo sensible, de las alas multicolores de las mariposas, los insectos, las flores silvestres, las esculturas de los árboles añosos, las piedras en el lecho del río. La naturaleza toda se ofrece para posar en la cámara de Miguel, se deja encontrar para nutrirlo de creatividad, que luego con sus manos lo devuelve hecho obra".

 

En cada paseo por esos lugares solitarios y silenciosos, su cámara de fotos capta la belleza de la biodiversidad de Ledesma.

 

En 1983, participó del Taller de Dibujo y Pintura, con el artista peruano Walter Carreño, afincado un año, entre nosotros.

Cuenta que esa actividad despertó en él, un gran interés por las Artes Plásticas.

Egresado de la Escuela Técnica "Herminio Arrieta" de la ciudad, y ya trabajando en la Empresa Ledesma, tomó la decisión de iniciar estudios artísticos en Tucumán.

En 1992, se recibió en la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) de Licenciado en Artes Plásticas y es considerado uno de los primeros profesionales, de este rubro en Ledesma.

En la Biblioteca Universitaria, su afán por la lectura e investigación le permitió conocer la historia y el arte de los pueblos precolombinos, motivos que aparecen en su vastísima obra plástica, por ejemplo, la iconografía de nuestra Cultura San Francisco.

En la expresión plástica se considera versátil. Su temática y técnica son una expresión de sus sentimientos, es el sello que llevan, quiénes fueron y son sus alumnos.

Dice de él, la artista plástica Cecilia Espinoza: "Miguel Ángel Castro fue un docente que marcó mi camino en contemplar a las Artes Plásticas como una profesión, como un trabajo o medio y modo de vida. Siempre fue generoso con los conocimientos y una constante guía para que nosotros los estudiantes encontremos nuestra forma de expresarnos de manera individual. Con el tiempo descubrí, por qué para mí él era muy diferente al resto de los profesores, además de profesor era un artista y esa sensibilidad sumaba a sus clases: lo maravilloso de querer seguir investigando en el arte. Hoy tengo la dicha de tener su amistad, no es sólo un colega. Fue y es un guía en el camino del arte".

El joven egresado de la UNT, en la ex Confitería de Mattos, entre Sarmiento y Güemes, de Barrio Ledesma, realizó la Instalación "Ecos del silencio", que fue su tesis de la Facultad de Artes en la UNT. Para mí, muestra mágica y transgresora. Dice Miguel: "La ambientación se lució en ese espacio gracias a los efectos de luz, además tenía música compuesta para ella. La composición eran móviles, diseños en el piso y otros cerca del muro. Se logró generar un estado de emoción inesperado en los observadores. Algunos salieron con lágrimas de emoción. Fue una experiencia linda." Desde el vamos, se vio en el artista, una inquietud por experimentar en sus trabajos, otras formas de la Plástica.

ENAMORADO DE SU LUGAR / RECORRE, INVESTIGA Y FOTOGRAFÍA

La Primera Muestra Individual, "Alas del alma", abordó el tema de la inocencia y su fragilidad, simbolizadas en seres alados, de expresivos gestos, movimientos y miradas (bocetos en lápiz, técnica mixta, pinturas y tintas).

También nos cuenta su amiga Ana Tschambler: "En sus largas caminatas, después de las lluvias torrenciales en el Pedemonte yungueño, a paso lento en su caminar, afloran de la tierra a sus pies, restos de cerámica, piezas que coleccionó con respeto, sin herir la tierra, así pudo rescatar huellas de nuestra Cultura San Francisco". De esa época aparece "Ecos de un silencio" (1992) que se expuso en la Dirección de Cultura de San Miguel de Tucumán (Colgantes y diseños en el suelo, donde estilizó iconografías de la cultura precolombina). Esta muestra con pinturas y ensamblados, se repitió en nuestra ciudad en el "Museo de la Ciudad" y en el Museo Timoteo Navarro de San Miguel de Tucumán.

En ese mismo año se inició en la docencia, situación que mantiene en escuelas secundarias de nuestra ciudad, con mucha pasión.

Enamorado de las yungas inició un trabajo de investigación, con las fotografías de mariposas del lugar y una serie de hombres y mujeres contemporáneos de la región, titulado "Rebozos", un homenaje a las mujeres de San Francisco y Valle Grande. Sigue otra serie, "Banderas de Babel", pinturas que expresan reclamos de una sociedad, manejada por grupos sociales y políticos, en estos tiempos que nos apremian.

En el 2018 surgió "Objetarte" Arte con objetos: juguetes, libros, restos de computadoras, descartables, juegos infantiles, muñecas, piezas sueltas de máquinas, espejos, objetos personales del artista. Con Muestra, en el Salón Raúl Galán de la Dirección de Cultura de nuestra ciudad y en 2019, en el Centro de Visitantes de Ledesma. Actualmente está en un proyecto, que tiene como referencia el Land-Art.

Exposiciones y Muestras

Algunas de las exposiciones donde se pudo apreciar su talento y creatividad, fueron el Salón Internacional de Pintura- Integración Norte- Norte- de la Dirección de Cultura de Jujuy, y el Montaje Plástico "Elementos" con la artista Chamaca Córdoba, en 1993; el 1º Salón Provincial de Pintura de Unión Centro Andina de Arquitectos y Colegio de Arquitectos de Jujuy, en 1996; muestras colectivas con el Grupo Sunqo en Libertador General San Martín, entre 2004 y 2012.

Siguiendo con esta lista, cabe mencionar también la Exposición de fotografías "Vuelos de colores"-Mariposas de las yungas en el Parque Nacional Calilegua, y la Exposición de Pintores Jujeños en la Casa de Jujuy, en Buenos Aires, en 2009.

Mural

En agosto de 2012 realizó el Mural en Conmemoración del Bicentenario del Éxodo Jujeño, y ese mismo año concretó la Muestra de Fotografías "Vuelos de colores" en el Centro de Visitantes Ledesma; la Muestra Colectiva Mamayunga en Museo de Artes "Cacique Calilegua", en 2013; la Exposición de la Serie "Alas del Alma" (Dibujos y Pinturas) en el Centro de Visitantes Ledesma en 2014.

Premios y Distinciones

Fue merecedor de varios reconocimientos a lo largo de todo este trayecto.

Fue finalista para el Premio Especialidad Objeto en la Bienal de Artes Plásticas para Egresados de la Facultad de Artes de la UNT; seleccionado en la Seleccionado en la Especialidad Objeto, en el salón de Artes Plásticas-Museo de la UNT, en 2009.

Por otro lado, recibió el Primer Premio- Categoría Abierta por la obra "El Mensaje" del Salón Ledesma para Pintores Jujeños, en 2013; fue seleccionado para el Primer Salón Provincial de Artes Visuales de la Secretaría de Cultura de la Provincia de Jujuy, en 2014.

También recibió una Mención Honorífica por la obra "Los penitentes del milagro" en el Salón de Artes Visuales 2016- Jujuy; y la Distinción del Jurado por la obra "La Vallista" en el Premio Ledesma de Pintores Jujeños, en 2017.

Además, Miguel Ángel Castro fue seleccionado para el Premio Fundación Ingenio Ledesma en los años 1985- 2007- 2009- 2015 y 2017.

 

En 1992, se recibió en la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) de Licenciado en Artes Plásticas.

 

Pasión por la Cultura San Francisco

Este plástico ledesmense ubicó en nuestro territorio, parte de la Cultura San Francisco, que se desarrolló desde el año 600 A.C. hasta el comienzo de nuestra era, en la cuenca del río San Francisco y selvas occidentales de Salta y Jujuy.

Hoy, políticamente abarca los departamentos de San Pedro, Ledesma y Santa Bárbara y parte de El Carmen, San Antonio, Palpalá y Dr. Manuel Belgrano. Su población era agro-alfarera, cazadores y recolectores, con asentamientos en forma dispersa. Este querido y talentoso artista dice a modo de conclusión de su trabajo, de su profundización en estos temas, que: “En mi perspectiva me atrevo a decir, que en el Departamento de Ledesma se encuentra una importante huella de esta cultura por la cantidad de elementos recolectados en la zona”.

Y continúa: “En mi tarea de investigador en las artes precolombinas, m,i curiosidad me llevó recorrer estos terrenos recolectando piezas, que las intensas lluvias de febrero hacen aflorar a la superficie de la tierra”. Con gran asombro, descubrí la riqueza de la producción alfarera y lítica de la Cultura San Francisco. Toda la colección fue catalogada por la antropóloga Alicia Fernández Distel, que trabaja con el Museo Pasquini de Alto La Viña y posee más de 300 piezas, entre restos de objetos de cerámica y objetos de piedra. Muchos de nosotros, hemos podido apreciar la colección presentada en el “Museo de la Ciudad” y en la Conferencia sobre el tema, en la Sala José Murillo del Centro Cultural de nuestra ciudad, por el artista que motiva esta nota. Su máxima aspiración es entregar la colección a una institución, que la valore, preserve y ponga en exposición permanente.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...