¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
25 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Los aportes de “Las Heras. El militar, el hombre”

Domingo, 04 de julio de 2021 00:31

"Las Heras. El militar, el hombre". Una biografía escrita por Antonio Las Heras y publicada por Grupo Argentinidad, 2021.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Las Heras. El militar, el hombre". Una biografía escrita por Antonio Las Heras y publicada por Grupo Argentinidad, 2021.

El coronel mayor (R) y doctor en Historia Hernán Federico Cornut manifiesta en el prólogo de este libro que "Antonio Las Heras sintetiza la vida del personaje homónimo con los aspectos que permiten comprender al hombre que vive debajo del héroe, a la persona común que se sobrepone a las vicisitudes de su tiempo para organizar, adiestrar y combatir en pos de la libertad americana". Hombre difícil de parangonar, viaja a Chile con San Martín, vence en Potrerillos, Guardia y Villa de los Andes, se reúne a las fuerzas del General San Martín y se encuentra en la batalla de Chacabuco.

En la sorpresa de Cancha Rayada salva la parte del ejército a su cargo. Participará, también, en la acción de Maipo. El 25 de marzo de 1820 fue nombrado por el gobierno chileno jefe de Estado Mayor del Ejército Libertador del Perú. Dice bien Antonio Las Heras al recordarnos que "los hombres suelen albergar sueños y aguardar experiencias mejores a lo largo de sus vidas, Cancha Rayada fue la escena más viva en la cual el Coronel Las Heras mantuvo en su recuerdo". La historia recordará que ese 19 de marzo de 1818 de no haber mediado las acciones del coronel todo el ejército sanmartiniano se habría perdido. Lleva sus huestes casi íntegras. Este es un punto fundamental: permitirá la libertad de Chile, y Perú con Simón Bolívar. Todo, no es vano reiterarlo, configurado en la mente de Francisco de Miranda.

Este libro nos convoca a recorrer la vida y el accionar de una persona no siempre mencionada por nuestra sociedad. Basta señalar que al regresar a Buenos Aires, la Legislatura lo eligió, el 2 de abril de 1824, gobernador de la provincia. Desde ese cargo ejerció durante dos años por la organización nacional; dictando la Ley Fundamental de la República y la Ley de Presidencia en 1826 que logró establecer un Poder Ejecutivo.

Mitre aseveró que su gobierno -asumió el cargo el 9 de mayo de 1824- fue uno de los mejores que ha tenido Buenos Aires. Hizo cumplir la ley, administró las rentas, logró que el país prosperara, dio respetabilidad, trabajó en la reorganización nacional. Durante su gestión se concretó el primer tratado con España, se logró que Gran Bretaña reconociese la independencia argentina. Prestó los recursos para la guerra contra Brasil y esto trajo como consecuencia la creación de la República Oriental del Uruguay. El libro -escrito con claridad, con importantes referencias bibliográficas- nos muestra, en una suerte de daguerrotipos, su infancia, su juventud, la formación de un hombre que se convertirá en la mano derecha del General José de San Martín, la vinculación y las reuniones con logias masónicas, las vicisitudes y combates en Chile, la relación con el Coronel O’Higgins; páginas que ilustran cada accionar; su familia, actos heroicos, su temperamento.

El recorrido que lo lleva a convertirse en el Héroe Invicto de las Guerras de la Independencia. Los acontecimientos son explicados con disciplina histórica: el autor los construye como eventos estructurados a partir de su propia lógica interna. Nos guía con claridad, trasmite emoción y admiración. Nos enteramos -por ejemplo- que "en el mausoleo situado al costado derecho de la Catedral de Buenos Aires, donde se encuentran los restos del Libertador General San Martín, del general Tomás Guido y los de nuestro biografiado, se lee con claridad "Las Heras", en mayúscula. Sólo eso".

Asimismo, documenta su larga y destacada vida masónica y lo trascendente de las logias lautarinas para establecer la independencia de esta parte de América Latina. Alcanzó el grado de Maestro Masón, es decir, iniciado en los secretos del simbolismo. También fue Venerable Maestro; esto es, presidente de una logia.

Recordemos que Juan Gualberto Gregorio de Las Heras estudió en el Real Colegio de San Carlos, se dedicó al comercio como su padre y luego el militar brillante, temperamental, valiente. Otra vez, por las dudas: Las Heras fue uno de los mayores colaboradores de San Martín para concretar su plan para la liberación de Chile y Perú. Se alejará de la función pública y se retira a Chile. Allí le es conferido el grado de general en reconocimiento a su actuación durante la campaña de liberación. Entabla relación fraterna con otro masón -uno de los hombres más dignos de nuestra historia-, nos referimos a Domingo F. Sarmiento. Juan Gualberto Gregorio de Las Heras muere en Santiago de Chile el 6 de febrero de 1866 a los 86 años.

En 1906 sus restos fueron repatriados gracias al trabajo que realizó el almirante Enrique Guillermo Howard, presidente de la comisión encargada. Hay una importante referencia a su vida, a su personalidad, a su psicología. Resultan conmovedores sus últimos días, su testamento, la soledad de su cuarto, la ejemplaridad de su trayectoria, la muerte de su joven esposa y de algunos de sus nueve hijos, los padecimientos por su enfermedad y por circunstancias políticas. El arribo de sus restos a Buenos Aires, el homenaje y los miles de personas que aguardan la urna es otro de los temas sensibles que nos transmite el autor de estas páginas. El libro lleva un apéndice que resume su vida como militar y hombre público. Todo lo cual señala la realidad de nuestro país y la de nuestro continente a través de la figura de Gregorio de Las Heras. Un detenido análisis donde el lector descubrirá el itinerario del soldado; una radiografía de una época plena de complejidades pero también de utopías.

 

Temas de la nota