“A nuestra Pachamama la honramos todo el año”

Por Armando Chuichuy, comunidad de El Moreno.

La Pachamama para nosotros, los pueblos originarios, en mi caso comunidad Coya de El Moreno, tiene un gran significado, la honramos todo el año.

La Pachamama siempre está presente en todo momento, por ejemplo hasta cuándo vamos a hacer la carne del cordero, a faenarlo, pedimos permiso a la Pachamama, para subir a la montaña, también hacemos el ritual hoja de coca alcohol vino y chicha y una bebida que se llama “chuya” que se hace de la chicha, sahumerio. “Pacha” tierra y “Mama” madre, y es la que nos provee de todo por eso agradecemos y peticionamos.

Cuando vamos a sembrar la papa, en noviembre se abrimos un pocito a lado del terreno donde vamos a sembrar, llevamos hoja de coca, vino, alcohol y echamos en la boca de la tierra, siempre mirando hacia dónde sale el sol, nunca hay que darle la espalda al Tata Inti; mientras vamos echando la hoja de coca, el alcohol vamos pidiendo y agradeciendo por todo lo que nos da nuestra madre Pachamama, por todos los frutos que nos da. Pedir por las lluvias por el agua para los animales, para la siembra, que no falte el agua para regar las plantas y para el propio consumo humano. Y hablando de agua, también acostumbramos ir a chayar en los ojitos o en la vertiente donde sale agua y damos de comer al ojo, para agradecer que tenemos agua.

Señalada

En tiempo de carnavales, se señalan los animales, llevamos comida al corral, abrimos la boca del de la tierra le damos comer, hoja de coca, alcohol, cigarrillo, vino. Después se lo corta la colita a los animales y con esa sangre le pintan la cara al invitado, es una forma de los dueños de casa de “convidar la suerte” para que ese vecino tenga más producción o tenga más abundancia.

Todo el año está presente, incluso en festividades que no son ancestrales como navidad y año nuevo, cuando viajamos, cuando pastoreamos, en festivales en patronales de Santos o la Virgen, no existe momento en el que el corazón del puneño y jujeño de raíces arraigadas que no ofrenda, rece o peticione a la Pachamama, porque a ella pertenecemos, de ella nacemos y a ella volvemos cuando morimos.

En Agosto

Durante todo agosto es un mes muy importante para nosotros. Desde días antes se va preparando la familia, pero sobre todo el 31 de julio no se duerme toda la noche, porque se realizan todos los preparativos para el día primero. A la una de la mañana del día 1, se va al ojo o a la vertiente a chayar. Ese día previo al primero se debe trabajar todo el día para la ceremonia. Hay que armar las empanadas, hacer la tijtincha, que es una comida tradicional que lleva cabeza de los animales, menudencias, hervido con la mazorca, se recocer la carne.

También se cocina calapurca, cuyo ingrediente principal es la sangre del animal; se hace humita, tamales. Además no debe faltar la chicha, que se ofrendará con las bebidas alcohólicas. Cuando ya llega a la una de la mañana, algunos van al ojito o la vertiente, u otros abren en el centro de la casa el patio la boca (pozo) de la tierra, para allá luego dar de comer.

En cualquier evento

Yo soy guía de altura, cuando realizamos algún evento o salida de expedición hacia el Chañi, ofrendamos a la Pachamama pidiendo permiso o peticionando para que todo se realice sin inconvenientes. Si vamos a ascender, nos acercamos a la boca de la tierra, le pedimos que nos abra la puerta del Tata Chañi para que podamos llegar a las cumbres y podamos volver sanos y salvos. Antes de abrir el pozo se hace una cruz tres veces, rociando con el alcohol y al centro de la cruz se planta un cuchillo. Se abre la tierra con una pala pero al cuchillo no hay que moverlo. Tiene que estar plantado hasta tres días después de que todo termina.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...