Estamos en deuda con los árboles

Por Yedelmira “Deye” Viltes Escritora

Carlos Thays, arquitecto, paisajista, urbanista francés y creador de parques y paseos en nuestro país, expresó: "Son los árboles los que constituyen la esencia del paisaje que se crea, no sólo por el aporte estético que brinda su presencia, sino también por la poesía oculta que hay en cada uno de ellos y en el entorno que hay que conocer, interpretar y valorar."

Con esta frase inicia su "Guía de arbolado urbano," Ana María Tschamler docente y Licenciada en Enseñanza en Ciencias del Ambiente. De su época como docente ha publicado "El Lugar donde vivimos"- Breve reseña histórica (1662-1996). Ledesmense por adopción, ha realizado un estudio de los árboles autóctonos y adaptados a la zona de Yungas y dicta charlas y conferencias sobre el tema. También nos recuerda: "La ciudad de Libertador General San Martín y pueblos aledaños del Departamento de Ledesma pertenecen a la zona ecológica de Yungas. La riqueza de recursos naturales beneficia al lugar.

El Parque Nacional Calilegua, cuenta con una variedad importante de especies arbóreas nativas; la densa vegetación del mismo enmarca el entorno urbano, por lo que es parte de la existencia humana. Razón importante para conocer las especies arbóreas a la hora de elegir el árbol correcto para el lugar correcto, ya que entre sus infinitas virtudes, colaboran con la conservación del medio ambiente y la biodiversidad".

He tenido la dicha de nacer, crecer y vivir en Ledesma. De recorrer y jugar en sus calles arboladas y sombrías en verano, de caminar por sus avenidas de tipas, lapachos, chivatos y ceibos rosados. Ah! sus calles aromadas de paraísos, húmedas de flores de tarcos en las veredas, Caminos de moras, pacaráes, cedros, eucaliptos y cocoteras han marcado mi existencia. He jugado con sus flores y semillas... Como no admirarlos y amarlos...

LIBRO / “GUÍA DE ARBOLADO URBANO” DE ANA MARÍA TSCHAMBLER

Está comprobado que los árboles aparte de proporcionar sombra, mejoran el microclima; retienen la humedad y recuperan la vida silvestre; reducen el ruido ambiental y ahorran energía (tanto en verano como en invierno); mejoran la salud física y mental de las personas; promueven las actividades recreativas; mejoran la calidad estética de los pueblos y ciudades; refuerzan el sentido comunitario y aumentan la biodiversidad.

El cambio climático nos acecha. No olvidemos la violencia del tornado y granizo de marzo de este año. Han quedado espacios vacíos en nuestras calles, patios y jardines.

Si bien la Empresa Ledesma, el Municipio y los alumnos de la Escuela Agrotécnica han llevado a cabo planes inmediatos de reforestación en otoño, "Todos somos responsables de los árboles plantados".

En Ledesma hay mucho para hacer con los árboles: seguir reforestando espacios, controlar su crecimiento, riego y fertilización en algunos casos, dar asistencia sanitaria a muchos, realizar podas correctas según la especie y en tiempo en que la savia está en reposo (aquí se sugiere entre mayo y principios de julio).

La poda debe realizarse con personal idóneo en el tema y con herramientas adecuadas, "Nunca con machete".

Fundamentalmente se debe legislar sobre el tema a nivel municipal, es urgente recuperar la cultura del árbol.

Les dejo estos textos, que inician los Capítulos 3 y 4 del libro de Ana María Tschamler.

"Una relación más directa entre los niños y los árboles será decisiva para que los bosques no retrocedan en el Siglo XXI"; "Carecer de un pedazo de tierra no es impedimento para plantar árboles. Cualquiera puede tener un árbol si se le brindan los cuidados apropiados" y "Se puede sembrar árboles en macetas".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...