“Estamos en una meseta y con merma de afiliados”

La actividad en el sector metalúrgico de la provincia se encuentra en una "meseta", es decir que por ahora no presenta grandes emprendimientos ni variación en la producción. "Tratamos de mantenernos con lo que hay, con talleres que han quedado en pie después de algunos cierres y mermas de afiliados", sostuvo el titular de la Unión Obrera Metalúrgica, sede Jujuy, Froilán Peloc.

Asimismo, dijo que el sector también se está viendo afectado con el ausentismo generado por la pandemia, con casos de trabajadores que debieron aislarse por ser contacto estrecho o positivo. Agregó que si bien no cuentan con cifras exactas de trabajadores aislados, sostuvo que son pocos los afectados. "Ha habido aislados en algunos talleres, incluso en nuestra institución también hubo compañeros que se han contagiado. Estamos tratando de prever todo y darles la atenciones que corresponden los afiliados", resaltó.

Pese a las circunstancias que trajo la pandemia y sus irremediables efectos en el escenario económico, la UOM logró un acuerdo salarial que estipula un aumento del 15% dividido en tres meses. La recomposición, que fue firmada con las cámaras empresariales del sector, tendrá un incremento del 5% este mes, febrero y marzo. "Esto corresponde a las paritarias del año 2021, mientras que todavía resta hablar de las paritarias de 2022", dijo Peloc.

Y es que al igual que varios sectores de la economía, el de la metalúrgica no pudo esquivar los golpes que trajo la pandemia. En abril del 2020, Peloc anunciaba que la actividad estaba paralizada en un 90 por ciento, a excepción de tres empresas que estaban realizando trabajos esenciales para algunos ingenios. En octubre, el sector continuaba por la misma senda, incluso varios talleres no soportaron el escaso movimiento y la inactividad, por lo que debieron cerrar definitivamente.

Llegado el mes de noviembre, el escenario se mostró totalmente diferente, ya que con la flexibilización y reapertura de diversas actividades, los trabajadores metalúrgicos buscaron recuperar producción y mantener los puestos de trabajo.

Y como si fuera poco, para diciembre la UOM cerró su paritaria con suba récord de 39,6%. Sin embargo, ya para enero del 2021 había preocupación en el sector porque algunas empresas que trabajaban a puertas cerradas, no declaraban a los trabajadores o los registraban en otros rubros que no corresponden con sus tareas metalúrgicas.

En el mes de abril, la UOM y las cámaras empresariales del sector firmaron un acuerdo salarial que estipula un aumento del 35,2 por ciento en tres tramos para ese año.

Para julio, el sector empezó a recuperar niveles de producción, pero llegado al mes de septiembre los talleres reabrieron con menos obreros metalúrgicos, por lo que había un 30% de trabajadores en negro. Hoy, enero del 2022 y pese a la reciente suba salarial del 15%, el sector se encuentra en una "meseta", sin lograr alcanzar los niveles que había en la prepandemia.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...