“Que egresé demuestra que la programación es para todos”

Josefina Giuliana Belén Cabrera es la primera egresada de programadora en la sede de la Unju en La Quiaca. Es la primera universitaria en su familia, conquistó su título en los tres años reglamentarios y se dispone a seguir formándose y si es posible trabajar desde su ciudad natal.

 

Josefina Cabrera completó la carrera en los tres años previstos, tras rendir su última materia el 22 de diciembre pasado.

 

Según el Instituto Nacional de Educación Técnica (Inet) en la matrícula general de las escuelas técnicas, las mujeres representan el 33%. Según la coordinadora de la Comisión de Equidad de Género del Instituto Nacional de Educación Técnica, Ana Rapoport, pese a que la brecha en las técnicas no es tan grande, se trabaja para fomentar que las jóvenes se acerquen a las carreras Stem (Stem es el acrónimo de los términos en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), ya que muchas de las que egresan no siguen este tipo de carreras.

Contemplando que en la ciudad fronteriza hay tres colegios, uno técnico y una sede de la Escuela de Minas, no son muchas las chicas que prosiguen carreras Stem por el acceso a ellas, algo en lo que contribuyó la implementación hace tres años de la carrera de Analista Programador Universitario de la Universidad Nacional de Jujuy.

JOSEFINA CABRERA | TIENE PREVISTO SEGUIR FORMÁNDOSE.

En ese contexto es que se destaca el egreso de la primera quiaqueña analista programadora, quien es además la primera universitaria de su familia. Josefina Giuliana Belén Cabrera lo logró al completar la carrera en los tres años previstos, tras rendir su última materia el 22 de diciembre pasado, tres días antes de cumplir 25 años.

"Fue descubrir la carrera, un mundo nuevo para mí porque yo estaba estudiando otra cosa y cuando volví a La Quiaca, justo se estaba abriendo la carrera en la ciudad. Como buscaba otros objetivos me inscribí, cursé el ingreso, rendí y empecé a cursar, fue totalmente nuevo", explicó Cabrera.

Es que antes había comenzado a estudiar Biología en la Universidad de Salta. Debido a que no se adaptó por la distancia con su familia decidió volver y encontró en la nueva carrera una oportunidad para otra meta.

CON COMPAÑEROS| CON ELLOS COMPARTIÓ LA CURSADA DE LA CARRERA ANALISTA PROGRAMADOR UNIVERSITARIO EN LA QUIACA

Durante el primer año que fue presencial comenzó con más de 30 alumnos y destacó que se conformó un buen grupo en el que todos se ayudaban y acompañaban. El segundo y tercer año fue virtual por la pandemia, por lo que se tuvieron que dividir y la dinámica cambió.

"Me fue gustando, cada año que pasaba le fui agarrando la mano y me gustó, terminé la carrera", expresó. Destacó también la contención y dedicación de los docentes de distintos puntos de la provincia, y agradeció a la Unju por lograr que pueda estudiar en su ciudad de origen.

"Ahora que egresé es una demostración de que la programación es para todos, antes se veía más para los hombres, y acá sí se ven muchas mujeres interesadas en estudiar programación", dijo.

ORGULLO | JOSEFINA JUNTO A SU PADRE “CAYITO” CABRERA.

Con esta meta cumplida y consciente de que el programador está formado para diseñar, desarrollar, programar y dirigir proyectos de software, trabajar en empresas o instituciones, está analizando nuevos pasos a seguir. Pretende seguir formándose con cursos online, porque entiende que en programación queda mucho por aprender, y aspira a poder insertarse tal vez en la sede universitaria de su ciudad, y seguir practicando natación en el Centro de Alto Rendimiento.

La joven tiene muchas expectativas y expresó su felicidad por el apoyo recibido por su familia, su hermana docente de nivel inicial, y su madre docente, Olga Hidalgo y su padre "Cayito" Cabrera administrativo en un establecimiento educativo.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...