¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
15 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Martín Fierro, José Hernández y la Masonería Argentina

Martes, 08 de noviembre de 2022 00:51

"Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera, en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean los devoran los de afuera".

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera, en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean los devoran los de afuera".

Cuando, de pequeños, la maestra nos hizo memorizar estos versos tal vez ni ella tenía conocimiento de cuánta lectura simbólica se escondía en los mismos.

"Es una cuarteta que en la Masonería Argentina se la usa como escrita para ellos por su distinguido cofrade", escribe el periodista Marcelo O'Connor en un artículo de SímboloNet (Nº 56, noviembre de 2006) órgano electrónico oficial de la Gran Logia de la Argentina.

Y agrega: "Los proverbios supuestamente gauchos del Martín Fierro, según los analistas literarios, están extraídos del Antiguo Testamento, de los Evangelios, del Corán, de Confucio y de Epíteto. Es que Hernández era, como corresponde, un hombre de cultura universal".

De José Hernández (1834/1886), sobrino de Juan Martín de Pueyrredón (destacado Maestro Masón iniciado en Cádiz, España y ya en Buenos Aires miembro de la primer Logia Lautaro), es muy poco conocida su filiación masónica sin la cual, muy probablemente, el Martín Fierro habría sido escrito de otro modo o, quizás, nunca habría visto la luz.

Hernández atravesó el ritual de iniciación, imprescindible para ingresar a la Masonería, el 3 de marzo de 1865 en la Logia Asilo del Litoral Nº 18 (de Paraná, Entre Ríos) donde al cabo de un año ya era secretario. De aquellos días quedó el fragmento de un discurso ofrecido por el poeta en esa logia.

"...predicando la igualdad, la armonía y la concordia; enseñando a los hombres a defender la justicia, la moral y los intereses de la sociedad; enseñando la humanidad en la prosperidad, la resignación en la desgracia y la constancia en las empresas que la prudencia ha empezado; dirigiendo con sabiduría todas las pasiones humanas; en una palabra: estimulando a los hombres al cumplimiento de todos los deberes que tiene para con Dios, para con sus semejantes y para consigo mismo. Esta es la Masonería revelada por sus hechos".

A mediados de 1867 Hernández participa en la reorganización de la Logia Constante Unión Nº 23, que trabajaba en la ciudad de Corrientes, siendo electo para el cargo de Orador (en una logia masónica se llama así no a quien está capacitado para brindar los mejores discursos, sino al Hermano que interpreta y administra las leyes) el que ocupa durante varios años para, finalmente, ser elegido Venerable Maestro (esto es, quien preside la logia) para el período 1868/69.

También trabajó masónicamente Hernández en la ciudad de Buenos Aires. El 30 de diciembre de 1879 fue afiliado a la Logia Obediencia a la Ley N* 13 en la que siguió participando hasta su muerte.

José Hernández en su transcurrir masónico alcanzó el Grado 32. Recordemos que la culminación de este recorrido iniciático (llamado por algunos "la Universidad de la Masonería") es el Grado 33.

Además, ocupó cargos en el gobierno de la Gran Logia de la Masonería Argentina, siendo el más destacado el del período 1880/81 en que fue electo Gran Primer Vigilante (lo que debe entenderse como Vicepresidente Segundo.)

Tal vez pueda sorprender la filiación masónica del autor de Martín Fierro tanto como el conocer que dedicó mucho tiempo y esfuerzo al trabajo en esa Orden.

Más debemos señalar que no fue el único.

Escritores, intelectuales, poetas y personalidades de la cultura también masones fueron, entre muchos otros destacados, Hilario Ascasubi, Estanislao del Campo, Eduardo Wilde, Olegario V. Andrade, José Mármol, José María Ramos Mejía, Eugenio Cambaceres, Joaquín V. González, Agustín Alvarez, Leopoldo Lugones, Alejandro Korn, José Ingenieros, Esteban Echeverría, Miguel Cané y Juan J. García Velloso.

(*) Antonio Las Heras es doctor en Psicología Social. Su libro "Sociedades secretas" obtuvo el Premio Faja Nacional de Honor en el Género Ensayo que otorga la Sociedad Argentina de Escritores (Sade).