¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

30°
22 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Cena Blanca, tradición que corona un ciclo educativo

Sabado, 31 de diciembre de 2022 01:00

Cuatro mil doscientos estudiantes de la capital jujeña celebraron su egreso como promoción 2022, con una Cena Blanca tan inolvidable como encantadora.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Cuatro mil doscientos estudiantes de la capital jujeña celebraron su egreso como promoción 2022, con una Cena Blanca tan inolvidable como encantadora.

La Ciudad Cultural se vistió de gala para ser el marco ideal donde la gran multitud se nucleó y disfrutó de la tradicional pasarela, la misma que congrega generaciones desde la década del '30. Una vez más, la juventud fue protagonista a partir de un abanico de colores en vestuarios elegantes y modelos exclusivos de alta costura, que los graduados lucieron en la "Tacita de Plata".

Todo se resumió en la alegría dentro de inolvidables postales que congregaron los momentos previos hasta llegar al instante de la cita acordada, cuidando cada detalle. Con el nerviosismo propio del festejo anhelado, todo tuvo su importancia, como retocar make ups, acomodar peinados, colocar -o no- corbatas, moñitos o tiradores y buscar combinaciones de accesorios perfectas para no desentonar. Esas fueron algunas de las inquietudes resueltas antes de que el reloj marcara las 20.30, del 7 de diciembre, hora indicada para que los adolescentes dijeran "presente", pero en esta ocasión, para coronar una etapa escolar envueltos de una gala que no dejó de ser sorprender a propios y extraños.

MOMENTO INOLVIDABLE | ANTES DE COMPARTIR UNA CENA BLANCA ESPECIAL.

Es que no se trató de compartir una cena más, sino de celebrar por el camino recorrido, la unión fraterna que los hizo transitar juntos aulas, viviendo experiencias y aprendiendo de ellas, pero siempre dejando que las emociones salieran a la luz como las que se reflejaron en las selfies grupales y multiplicadas en smarthphones cargados al 100% de batería.

El movimiento fue constante. Abuelos, padres, tíos, hermanos, mascotas y vendedores circunstanciales hacían del todo, el recuadro para que las almas que finalizaban un ciclo, desfilaran en el lugar donde la lluvia parecía contenerse para no opacar su brillo.

Y allí, convivieron los vestidos en romántico organdí, pero también los provocativos y aquellos trajes oscuros que se volvieron claros. Lo clásico y lo exótico, en el centro de cualquier mirada. Es que una de las características que los distinguió fue la inspiración que los abarcó, pues dentro de cada uno de ellos; existe la historia de un ser humano que concibió su propio universo para mostrarse especial en aquella noche mágica.