Santa Ana se convertirá en un nuevo pueblo solar en Jujuy

El paraje de Santa Ana, ubicado en el departamento de Valle Grande en Jujuy, se convertirá en un nuevo pueblo solar, al iniciarse las obras preliminares para la instalación de artefactos que permiten acumular energía fotovoltaica, y así abastecer electricidad en beneficio de 183 familias, informaron hoy autoridades provinciales.

En el pueblo enclavado en las alturas jujeñas se iniciaron las obras preliminares de readecuación en la red de baja tensión, para luego trasladar de lugar el grupo electrógeno por medio del cual actualmente se abastece de energía la comunidad.

“Una vez que terminemos con estos trabajos preliminares de gran importancia, ya que nos permiten desarrollar la obra integral de reconversión tecnológica sin perjuicio en el servicio de energía para la comunidad, avanzaremos con las obras de la central fotovoltaica propiamente dicha”, explicó Mario Pizarro, secretario de Energía de Jujuy.

El funcionario detalló que “el grupo electrógeno quedará operativo hasta el día en que el parque solar esté en pleno funcionamiento, momento en el que lo apagaremos, pero seguirá a disposición de la comunidad ante eventuales contingencias del sistema renovable”.

El siguiente paso en las obras será junto a la empresa Ejesa, proveedora del servicio eléctrico, para llevar adelante el montaje de la planta fotovoltaica que convertirá a Santa Ana en el sexto pueblo solar jujeño, con una potencia de 167kw en beneficio de 183 familias y numerosos emprendimientos.

Por otra parte, Pizarro dijo que en el pueblo de Caspalá, ubicado en la misma región, se encuentra en el proceso de actualización del proyecto para posterior llamado a concurso de precios.

En el mismo sentido, hizo alusión al paraje de Catua, pueblo puneño que integra el paquete de obras que se realizan con el acompañamiento del Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (Permer), junto a los pueblos de el Toro y San Juan de Quilllaques.

Permer brinda acceso a la energía con fuentes renovables a la población rural del país que no tiene luz por estar alejada de las redes de distribución.

Todas esas localidades “ya cuentan con el aval del Banco Mundial, la no objeción del estudio de impacto ambiental, situación que habilita a la empresa a comenzar con los trabajos en terreno, que hoy se encuentra trabajando en el montaje del obrador.

Asimismo, manifestó que los proyectos de El Toro y San Juan de Quillaques, por su parte, se encuentran a la espera de aprobación de impacto ambiental.

“Con sus propias centrales autónomas fotovoltaicas de generación de energía solar, y con sistema de acumulación de energía en baterías de ion-litio, estos pueblos comenzarán un proceso de crecimiento y mejora integral de su calidad de vida”, avizoró el funcionario.

Sobre ese punto recordó la experiencia en Olaróz Chico, “el primer pueblo que inauguramos en 2019 y que generó un impacto muy positivo en la comunidad: en un periodo menor a dos años, nos convocaron solicitando una mayor potencia, obra que inauguramos en junio del año pasado y que hoy sigue aportando al crecimiento del pueblo y la zona”, valoró.

La política de generar “pueblos solares”, se enmarcan en el Plan Maestro Plurianual de Desarrollo, y en torno a políticas de arraigo y energías renovables, recordó finalmente, Pizarro.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...