Misterio revelado: hablaron los creadores del minotauro que apareció en el lago

Una estatua de un metro y medio de alto que representaba la figura del minotauro, un monstruo mítico, sorprendió a un joven que navegaba por el lago Mari Menuco de Neuquén. Tras conocerse este hallazgo, los dos autores responsables de la obra contaron que buscaban que “sea una motivación para que los grandes y chicos puedan bucear en la zona”.

Tras múltiples especulaciones sobre su origen, los artistas responsables de la obra, que prefirieron no revelar su identidad argumentando que “lo importante acá son las obras”, aparecieron y contaron que las esculturas, (tanto la del minotauro como otra de una máscara), llegaron al fondo del lago el 19 de febrero de este año.

En diálogo con LMNeuquén, revelaron que son fánaticos del buceo en apnea y que la idea nació motivada por la escultura de Cantalicio Luna que desde hace años está en el fondo del lago. Además, seguraron que para resguardar la obra la ubicación exacta seguirá siendo un misterio.

Los jóvenes revelaron que todo se originó en un almuerzo entre amigos. Uno de los integrantes del grupo “armó en 3D y en un ratito, cómo debería ser la balsa para llevar las obras lago adentro. Esa fue la confirmación de que lo íbamos a hacer”. Como el proyecto debía ser antes del tercer fin de semana de febrero, una vez diseñada la balsa, los artistas debían definir qué escultura iban a sumergir.

Al preservar su identidad, el medio LMN utilizó nombres ficticios. Eduardo es el autor del minotauro y Adrián, el de la máscara. Ambos son amigos desde pequeños.

“Cuando empezamos a debatir qué hacer, dijimos que debíamos partir los dos de una misma base y que cada uno le diera su enfoque”, contaron.

Durante una madrugada, Adrián se inspiró y comenzó con el boceto. “Llegué a casa a la noche, medio manija y con muchas ganas, y me puse a hacer un boceto. El dibujo inicial, me encantó”, recordó con LMN, pero en cuanto sacó cuentas del material que iba a utilizar, notó que iba a ser imposible de mover. Fue así que decidió transformar el diseño para que su peso no superara los 250 kilos.

Cuando le tocó el turno de elegir una figura a Eduardo, contó que pensó en un “ser sobrenatural que cuidara el fondo del agua y que, a la vez, fuera una motivación para que los grandes y chicos puedan bucear en la zona”.

Entre los elementos que encontró en el taller para armarlo, había un maniquí. “Una vez que procesé la data y lo vi, me di cuenta que mi escultura iba a ser un minotauro”, expresó.

Después de hablar con una amiga que pertenece a la comunidad mapuche, Eduardo supo que esa figura podría ser el gen ko del Mari Menuco. “Cuando le conté de esta figura, me respondió con su cosmovisión y la historia de esta energía. No me quedaron dudas de que mi escultura sería ese minotauro”, agregó.

Además, al compartir la idea entre ambos, los artistas concluyeron: “Las obras debajo del agua, además de ser una excusa para el buceo, son una marca”.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...