¿Las cadenas de suministro automotrices son frágiles?

Las cadenas de suministro en todas partes se volvieron frágiles y esta tendencia quedó expuesta ante la escasez de ciertos productos durante la pandemia en muchos sectores: farmacéutica, equipos médicos, construcción, entre otros. Solo la escasez de chips se estima que impactará globalmente las ventas en el sector automotriz en 1,2 millones de unidades en el 2022.

¿Cómo llegamos hasta acá? A comienzos de los 80, los planificadores de la producción y los especialistas en compras adquirían inventario libremente, ya que existía una demanda constante de las líneas de producción ansiosas para satisfacer la enorme demanda del mercado en constante crecimiento. Sin embargo, cuando el ciclo de ventas se desaceleró, las empresas de manufactura se encontraron repentinamente atoradas con grandes inventarios y el péndulo inmediatamente viró en la dirección opuesta.

El sistema de producción de Toyota con sus conceptos "lean" y "just in time" (JIT) eran la Biblia, especialmente en el sector automotriz. Aunque la estrategia de JIT y "lean" son importantes para una manufactura eficiente, ¿llevan a la producción a un límite riesgoso? En búsqueda de una mayor eficiencia y disminución de costos, ¿se cambió la ecuación a tal punto que el equilibrio riesgo/recompensa se ve desbalanceado?

Las cadenas de suministro sobre extendidas con confianza en una fuente única de productos, gestión extra cuidadosa del inventario y la manufactura "lean" son los culpables de la situación en la que estamos. Especialmente la fuente única de los productos y el stock mínimo pueden dramáticamente aumentar el riesgo de una línea de producción debido a alguna problemática no prevista en la cadena de suministro. Sin embargo, agregar stock en las cadenas de suministro aumenta el impacto financiero, como también del riesgo potencial de obsolescencia, dependiendo de los ítems. Por lo que este curso de acción debe ser balanceado comparando los beneficios potenciales con respecto a la resiliencia y mantenimiento de los compromisos con los clientes.

Otra estrategia es acortar las cadenas de suministro, que en el sector automotriz por ejemplo está muy extendida en todo el mundo, contribuyendo a impedir que el menor de los inconvenientes pueda transformarse en una ola destructiva. En cualquier caso, Infor sostiene que todo debe focalizarse en que las empresas releven constantemente y ajusten su estrategia de la cadena de suministro para, idealmente, anticipar las potenciales limitaciones asegurando la competitividad en los indicadores claves de performance.

Por otro lado, la cultura de la industria también tiene cierta responsabilidad de la fragilidad de las cadenas de suministro automotrices. Normalmente los OEM cuentan con mucho poder para forzar a los proveedores a operar con márgenes mínimos, porque ellos mismos tuvieron que luchar duro por cada dólar de rentabilidad. Toda la dinámica entre OEM y proveedores se caracteriza por una falta de confianza y transparencia y en muchos casos de rivalidad. Si podemos decir algo positivo de la pandemia Covid es que quizás contribuyó a que los OEM y proveedores puedan reconocer su interdependencia mutua y trabajar para lograr una mayor colaboración y confianza.

Aunque existen razones para esperar que algunas de las lecciones aprendidas en la pandemia, relacionadas con las estrategias de la cadena de suministro y las relaciones de los proveedores, se formalicen en la cultura de la industria automotriz, se recomienda estar atentos para evitar caer en las formas anteriores con los patrones del pasado.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...