¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

23°
22 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

“Extraño demasiado darle de comer a la Pachamama en Jujuy”

Hay personas que llevan la bandera local a nivel internacional y a ellos se suma el chef Ernesto Hernández.

Domingo, 15 de enero de 2023 01:02

Por Emiliano Saavedra

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Por Emiliano Saavedra

"Chihuahua es una ciudad que se parece muchísimo a Jujuy". Quien lo afirma es Ernesto Fabián Hernández, un palpaleño que se autodefine como cocinero e inconsciente aventurero.

Su historia comenzó desde muy chico donde su camino se abría ventanas fascinantes hacia universos desconocidos. El cocinero jamás olvidará sus raíces por eso es que en una nota exclusiva para El Tribuno de Jujuy desde la mencionada ciudad mexicana, el chef, de 40 años, nos comentó por qué se dio su salida de la provincia. "Salí de Argentina más que nada por la aventura y quise saber cómo se elaboran otras comidas en otros países", indicó.

Hernández recordó una infancia feliz con sus amigos y familias del barrio General Savio. "Salí de Jujuy cuando era muy chico. Es difícil estar en otro país porque es un cambio rotundo y más si uno está solo. Lo que más extraño son los ñoquis que hace mi mamá", comentó emocionado.

Los caminos de la vocación son a veces muy extraños. Es que el cocinero pasó por diferentes trabajos porque tenía que "ser alguien en la vida, fue así que "decidí irme a Córdoba con la intención de ingresar como soldado voluntario en el ejército pero esto se dio recién en Mendoza. Después volví a Jujuy para trabajar de seguridad en un boliche de la capital".

Finalmente decidió abrazar la profesión y estudió gastronomía profesional en Buenos Aires. Mientras estudiaba, hacía pasantías con algunos profesores y trabajaba haciendo eventos privados. "Salí de Jujuy para ir a Bahía Blanca y estudiar gastronomía, en este mundo conocí a muchas personas entre ellos a Marcelo Escalada que me enseñó algo de cocina tradicional de Jujuy y con él dimos cursos. Después Francis Mallmann, él es un chef de nivel mundial, me tomó como pupilo, aprendí mucho".

"Estuve 28 días preso en México por faltas de papeles y me tuve que volver a Argentina. Recorrí otras ciudades de México, estuve en Bolivia que fue uno de los países que conocí por estar pegado a Jujuy, también conocí gran parte Chile, pasé tiempo en Colombia, Guatemala y Belice", mencionó el palpaleño aunque Chihuahua lo tenía enamorado, al igual que su empleo. Fue así que, al tiempo, de su regreso a Argentina para arreglar sus papeles en el consulado, volvió a México para finalmente radicarse en ese país. Ese viaje, sin embargo, cambió una vez más su destino.

El cambio de cultura fue muy grande. Eso entiende el chef palpaleño que dijo que "las costumbres son iguales en cierto modo pero en diferentes tiempos, pero extraño mucho darle de comer a la Pachamama y el olor a coca me recuerda a mi papá. Y como la cultura es diferente tengo que explicar cada paso del ritual, siempre me preguntan cuándo tomo algo porque tiro un 'chorrito' al suelo, son costumbres que uno ya las tiene para toda la vida" y sostuvo que "en cuanto al idioma utilizan palabras que en Argentina puede llegar ser ofensivas".

Este chef se convirtió en portavoz de la cocina de su región. "Todos los cursos que yo hago muestro la cultura de mis tierras , cocino sopa de maní, picante de pollo hasta en los desayunos me mando alguna sopa porque se desayuna fuerte aquí".

Sin duda la travesía de este personaje nos demuestra que con perseverancia, sacrificio y pasión no existen obstáculos que no se puedan vencer, ni sueños que no se puedan cumplir.

Pero esto no es todo porque el jujeño sueña con "conocer Estados Unidos" y explorar la gastronomía de ese país.