¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
23 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Ejecutan con inyección letal a un condenado por asesinato en Texas

La ejecución de Jedidiah Murphy, un estadounidense de 48 años, ocurrió anoche en un centro penitenciario de Huntsville, sur de Estados Unidos, cuando se conmemora el Día Mundial Contra la Pena de Muerte. 

Miércoles, 11 de octubre de 2023 09:59

El estado de Texas ejecutó con una inyección letal a un hombre condenado a la pena de muerte por el asesinato de una anciana hace dos décadas, además de otros delitos menores.

La ejecución de Jedidiah Murphy, un estadounidense de 48 años, ocurrió anoche en un centro penitenciario de Huntsville, sur de Estados Unidos, cuando se conmemora el Día Mundial Contra la Pena de Muerte.

El hombre fue declarado fallecido a las 22.15, detalló el Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, en inglés).

"A la familia de la víctima, quiero decirle que me disculpo sinceramente por todo lo que hice. Espero que esto les de consuelo, gracias", dijo Murphy como parte de sus últimas palabras, antes de leer un salmo, refirió la agencia de noticias APF.

Según los antecedentes del caso, el 4 de octubre de 2000, en Garland, noreste de Dallas, Murphy amenazó con una pistola a una mujer de 79 años para que lo llevara en su auto.

Después de manejar durante unos 30 minutos, la mujer fue obligada por el asaltante a entrar en el baúl del coche, pero recibió un disparo mientras cumplía la orden.

Luego, Murphy condujo el automóvil Hasta el condado de Van Zandt, donde la sacó del baúl y la lanzó a un arroyo, de acuerdo información del TDCJ.

Según los argumentos de sus abogados, difundidos por la prensa local en las últimas semanas, Murphy había sufrido abusos cuando era niño en hogares de infancia y mostraba signos de enfermedad mental grave, con alucinaciones. Aunque no negaba el crimen, aseguraba que su intención no fue disparar e intentó en vano que se le modificara la sentencia.

Los abogados de Murphy habían conseguido recientemente que una corte de apelaciones pusiera en espera la ejecución, aduciendo cuestionamientos respecto de la evidencia que se utilizó para su sentencia de muerte. Él niega su participación en dos robos y un secuestro por los que también se lo acusó, y que agravaron su caso.

Sin embargo, este martes la Corte Suprema levantó esa suspensión, a pedido de la Fiscalía General de Texas.

Sus defensores también pidieron postergar la ejecución, alegando que la sustancia que le inocularían había estado expuesta al calor durante un incendio y podría haberse deteriorado, pero la solicitud se rechazó, según el portal de internet de la Corte Suprema.

Con esta ascienden a 20 las ejecuciones en Estados Unidos este año.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El estado de Texas ejecutó con una inyección letal a un hombre condenado a la pena de muerte por el asesinato de una anciana hace dos décadas, además de otros delitos menores.

La ejecución de Jedidiah Murphy, un estadounidense de 48 años, ocurrió anoche en un centro penitenciario de Huntsville, sur de Estados Unidos, cuando se conmemora el Día Mundial Contra la Pena de Muerte.

El hombre fue declarado fallecido a las 22.15, detalló el Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, en inglés).

"A la familia de la víctima, quiero decirle que me disculpo sinceramente por todo lo que hice. Espero que esto les de consuelo, gracias", dijo Murphy como parte de sus últimas palabras, antes de leer un salmo, refirió la agencia de noticias APF.

Según los antecedentes del caso, el 4 de octubre de 2000, en Garland, noreste de Dallas, Murphy amenazó con una pistola a una mujer de 79 años para que lo llevara en su auto.

Después de manejar durante unos 30 minutos, la mujer fue obligada por el asaltante a entrar en el baúl del coche, pero recibió un disparo mientras cumplía la orden.

Luego, Murphy condujo el automóvil Hasta el condado de Van Zandt, donde la sacó del baúl y la lanzó a un arroyo, de acuerdo información del TDCJ.

Según los argumentos de sus abogados, difundidos por la prensa local en las últimas semanas, Murphy había sufrido abusos cuando era niño en hogares de infancia y mostraba signos de enfermedad mental grave, con alucinaciones. Aunque no negaba el crimen, aseguraba que su intención no fue disparar e intentó en vano que se le modificara la sentencia.

Los abogados de Murphy habían conseguido recientemente que una corte de apelaciones pusiera en espera la ejecución, aduciendo cuestionamientos respecto de la evidencia que se utilizó para su sentencia de muerte. Él niega su participación en dos robos y un secuestro por los que también se lo acusó, y que agravaron su caso.

Sin embargo, este martes la Corte Suprema levantó esa suspensión, a pedido de la Fiscalía General de Texas.

Sus defensores también pidieron postergar la ejecución, alegando que la sustancia que le inocularían había estado expuesta al calor durante un incendio y podría haberse deteriorado, pero la solicitud se rechazó, según el portal de internet de la Corte Suprema.

Con esta ascienden a 20 las ejecuciones en Estados Unidos este año.