¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24°
26 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Massa y Milei no tienen margen de error para el debate de esta noche

Se trata de un acontecimiento que podría inclinar el voto de quienes aún permanecen indecisos. Deberán mostrarse sólidos, convincentes en sus discursos y al mismo tiempo estables y aplomados.

Domingo, 12 de noviembre de 2023 00:40

El candidato del oficialismo, Sergio Massa, y su contrincante de La Libertad Avanza, Javier Milei, afrontarán hoy un desafío determinante antes de lanzarse al sprint final de la campaña proselitista, con vistas al balotaje que ambos disputarán el próximo domingo 19 de noviembre.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El candidato del oficialismo, Sergio Massa, y su contrincante de La Libertad Avanza, Javier Milei, afrontarán hoy un desafío determinante antes de lanzarse al sprint final de la campaña proselitista, con vistas al balotaje que ambos disputarán el próximo domingo 19 de noviembre.

Massa, ministro de Economía de una Argentina con una inflación cercana al 150 por ciento anual, y Milei, "paladín" antisistema que terminó aliándose con el exmandatario Mauricio Macri en busca de destronar al Gobierno peronista, protagonizarán este domingo un debate clave de cara al acto electoral que se avecina.

Se trata de un acontecimiento que podría inclinar el voto de quienes aún permanecen indecisos hacia un lado o el otro de las dos propuestas en pugna en el cuarto oscuro, de igual modo que persuadir -o no- a aquellos que planean darle la espalda a la convocatoria a las urnas para que revean esa postura y participen de los comicios, resistiendo a la tentación de salir de paseo en el penúltimo fin de semana largo del año antes de las Fiestas.

Massa y Milei se enfrentarán en un debate que planteará objetivos similares para ambos. En primer lugar, terminar de fidelizar a sus seguidores e intentar seducir al votante de centro y de perfil moderado que, en el tramo decisivo de la actual campaña, volvió a toparse con el dilema de la "grieta" antes de unas elecciones presidenciales: un escenario que resurgió en el país especialmente tras el acuerdo que sellaron Macri y el fundador de La Libertad Avanza (LLA).

Pero además, tanto el candidato de Unión por la Patria (UxP) como el diputado nacional y economista libertario deberán mostrarse sólidos, convincentes en sus discursos y al mismo tiempo estables y aplomados emocionalmente, sobre todo el líder de LLA, por más efervescente que termine resultando la discusión que protagonizarán desde las 21 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Quien se equivoque y especialmente quien se enoje y muerda la banquina este domingo sin lugar a dudas saldrá perdiendo, en vísperas de unas elecciones en las que el voto que se decide en función de los sentimientos podría alcanzar una injerencia cardinal en el resultado del balotaje: pocas veces se ha visto en la historia reciente en la Argentina un escenario tan marcado por emociones como hartazgo, por un lado, y miedo, por el otro, antes de una convocatoria a las urnas.

Está claro, en este sentido, que Massa y Milei han contribuido en las últimas semanas al fortalecimiento de esta tendencia, a partir de discursos que incitan al susto, en el caso del aspirante presidencial oficialista y demás dirigentes de su espacio, o bien intentan fagocitar el "voto castigo" contra el Gobierno y el peronismo en general.

Es probable que en el debate de este domingo ambos se espeten comentarios en la misma dirección, es decir, buscando generar temor ante la posibilidad de que la Argentina se someta a un "salto al vacío" con Milei eventualmente como jefe de Estado, o bien tratando de azuzar la sensación de cansancio que florece en un sector de la sociedad hacia la política tradicional y arengando a impulsar un "cambio", como insisten en filas de LLA, sobre todo después del pacto con Macri: un trato electoral que supuso, por cierto, un maquillaje discursivo entre los libertarios.

Ese ligero viraje estratégico quedó en evidencia en el debate de la semana pasada entre los candidatos a vicepresidente: Agustín Rossi, por UxP, y Victoria Villarruel, de LLA, que trabajó mucho el concepto de "continuidad o cambio" durante su exposición. Y dicho sea de paso, la compañera de fórmula de Milei largamente se erigió como la vencedora de su pulseada contra el jefe de Gabinete de la Nación. Con lo cual, Massa deberá asumir este domingo el desafío adicional de enmendar la pálida imagen que dejó Rossi en los estudios del canal de televisión Todo Noticias (TN).

Otros aspectos para tomar en cuenta: en el caso de Massa, habrá que ver si chicanea o no a Milei por su idea de "casta" y su aparente determinación para combatir a la política tradicional y sus privilegios, después de su fallida asociación con el gremialista gastronómico Luis Barrionuevo primero, un fiel exponente de la burocracia sindical argentina, y de su reciente vinculación con el ala dura del PRO, con Macri y la excandidata presidencial de Juntos por el Cambio (JxC) Patricia Bullrich a la cabeza.

En este sentido, si bien el acuerdo con el macrismo da la sensación de que robusteció la figura de Milei, a juzgar por distintas encuestas sobre intención de voto, un trabajo de la consultora Ad Hoc sobre conversaciones en redes sociales en la Argentina con miras a la segunda vuelta electoral indicó que el "concepto casta se le volvió en contra" a Milei y "fue usado por las comunidades cercanas al oficialismo para criticar su alianza" con los "halcones" del PRO.

"Estamos ante una elección profundamente emocional", resaltaron también los especialistas de Ad Hoc, que agregaron que, en este escenario a todas luces peculiar, tanto para Massa como para Milei "justificar por qué no hay que votar al otro es más fácil que fundamentar el voto propio". Indicaron, además, que durante octubre pasado se registró un "incremento del volumen de la conversación de ambos" de cara al balotaje.

A su vez, está por verse también si hoy Milei simplemente sobrevuela los recientes escándalos que sacudieron al oficialismo o bien se lanza a la carga y embiste contra Massa.

Y un aspecto más para tomar en cuenta con vistas al debate: cuántos guiños ensayarán Massa y Milei hacia el interior del país, hacia el sector productivo nacional por fuera de la provincia de Buenos Aires y, especialmente, apuntando la mira en Córdoba, un distrito que, como ocurrió en 2015 -para ungir a Macri como presidente-, puede volver a ser determinante este año. Desde allí levantó su voz en los últimos días el "Gringo" Juan Schiaretti para fustigar al líder del Frente Renovador.