¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

29°
26 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Volver a empezar...

Domingo, 10 de diciembre de 2023 00:35

"La Democracia no es la mejor forma de gobierno, pero todas las demás, son mucho peores", reza un antiguo lema que se utiliza en los mentideros políticos, para justificar los innumerables errores y desviaciones del sistema nacido de la sabiduría de Aristóteles y Platón, cuya máxima determina que la sociedad se organizará a partir de la elección y el control de las autoridades por parte del pueblo, en absoluta libertad. Hoy, a cuarenta años de la vida democrática recuperada, el sistema produce el recambio que permite volver a empezar, un nuevo capítulo con protagonistas elegidos por el soberano voto popular, y que deberán ser controlados de la misma manera.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"La Democracia no es la mejor forma de gobierno, pero todas las demás, son mucho peores", reza un antiguo lema que se utiliza en los mentideros políticos, para justificar los innumerables errores y desviaciones del sistema nacido de la sabiduría de Aristóteles y Platón, cuya máxima determina que la sociedad se organizará a partir de la elección y el control de las autoridades por parte del pueblo, en absoluta libertad. Hoy, a cuarenta años de la vida democrática recuperada, el sistema produce el recambio que permite volver a empezar, un nuevo capítulo con protagonistas elegidos por el soberano voto popular, y que deberán ser controlados de la misma manera.

En la Legislatura Provincial, juraron los nuevos diputados, que ahora trabajarán conformando cuatro bloques. El oficialismo de Cambia Jujuy, presidido por Santiago Jubert; la Izquierda por Gastón Remy; Primero Jujuy, peronistas identificados en la última elección con el massismo, conducidos por el exvicegobernador Carlos Haquim, y el Partido Justicialista que todavía deberá resolver si habrá renuncias e incorporaciones, y si fueran posibles algunos acuerdos o persistirán los desacuerdos internos, antes de definir sus autoridades. Una curiosidad es que por primera vez, un gobierno nacional, el de La Libertad Avanza, no tendrá representantes en los parlamentos de la provincia y los municipios jujeños. Su presencia estará dada sólo a través de los funcionarios que designen en organismos nacionales, los que deberán integrarse respetuosamente al quehacer y al ritmo provincial para hacer efectiva, y positiva, su actividad.

El Poder Legislativo será conducido por el vicegobernador Alberto Bernis, uno de los legisladores de más amplia trayectoria, y serán sus principales colaboradores, el radical Fabián Tejerina, como vicepresidente primero; el peronista Pedro Belizán vice segundo, y los secretarios Martín Luque, parlamentario, y José Montiel, administrativo. La Legislatura local se caracterizó por la convivencia constructiva de las mayorías, donde se notaron sin embargo, fuertes rispideces con franjas disidentes del justicialismo y con las clásicas posturas intransigentes de la izquierda, que nunca alcanzaron, ni alcanzarán ahora, las masas críticas suficientes para torcer o cambiar las decisiones del cuerpo. En síntesis, en este Poder, se expresaron en libertad todas las posiciones y se ejerció la democracia en plenitud, según las normas establecidas por el sistema. Ojalá que en este volver a empezar, siga manteniendo las mismas características.

En el capítulo del Poder Ejecutivo, todas las miradas están puestas en la gestión que conducirá el contador Carlos Sadir, quien seguramente al menos al volver a empezar esta tercera gestión radical, concentrará las riendas de la economía y las finanzas provinciales, área que manejó con equilibrio y solvencia durante su gestión en ese ministerio. El resto de los integrantes del gabinete, recién asumido, con muchos que siguen desde la gestión de Gerardo Morales, irán ajustando su trabajo al estilo y la personalidad del nuevo gobernador. Y CS estará repartido entre mantener el orden y la paz social local y aceitar sus relaciones con el gobierno del Presidente Javier Milei. Y deberá equilibrar esas relaciones con las presiones que seguramente recibirá de los grupos de pertenencia nacional, tanto de la UCR, como del clan de gobernadores de Provincia, que sean del color político que sean, tendrán que encarar muchas diligencias en forma conjunta para mostrar músculo ante el gobierno nacional que aparentemente arrancará duro. Pero que a su vez deberá comprender las máximas inexcusables de la República: respetar el Federalismo, entender que las Provincias son anteriores y constitutivas de la Nación, y ser equitativo en la distribución de los magros recursos disponibles en el Tesoro nacional. Este volver a empezar, será el más complicado para todos...

El Poder Judicial local, en el que en el 2024 soplarán vientos de cambio después de la Feria de verano, es el único que, como corresponde a un sistema democrático, no por ahora observará remezones paralelos a los recambios políticos. Cuando sobrevengan modificaciones, llegarán por su reorganización interna, lógica y natural. Los cambios producto de la reciente reforma de la Constitución Provincial en las áreas de los Ministerios Públicos de la Acusación y la Defensa se integrarán con el trabajo de la Justicia ordinaria y paulatinamente, deberían lograr el objetivo de acercar el servicio de Justicia a los justiciables, de una manera mucho más ágil y moderna. Al menos, ésas son las ideas que se pretende instalar para volver a empezar.

Hay otros protagonistas de la vida pública. El principal, seguramente es el poder de los trabajadores, organizados en sindicatos y agrupaciones gremiales. En Jujuy, se caracterizan por su permanente presencia en el debate provincial, con sus banderas de reivindicaciones fundamentalmente salariales y de condiciones de trabajo. Son los gremios estatales, representando a casi 90 mil empleados públicos, los actores principales de un conflicto permanente. También está el fuerte sector privado dependiendo de que la relación del Gobierno y sus trabajadores sea armónica, respetuosa y con diálogo constante. No es menos importante la fuerza de las Cámaras empresarias, de profesionales y comerciantes, que, orgánicamente, son imprescindibles en el universo de la vida pública. Para todos, volver a empezar, será seguir la pelea sin solución de continuidad, para sobrevivir, crecer y mejorar.

Los recambios alcanzaron también a intendencias y concejos, donde también la Democracia obligará a fortalecer la convivencia armónica de oficialismos y oposiciones, esa suerte de aprendizaje permanente que asegura la calidad del sistema, cuando se practica con seriedad, cada vez que se vuelve a empezar.

Se cierra un ciclo en la vida pública jujeña, y esta columna, que la acompañó siempre también cierra este ciclo. El GM pasa la posta al CS, con un Jujuy muy distinto al que recibió. Quedan obras y realizaciones trascendentes, y proyectos en marcha que seguirán posicionando a la Provincia entre las que mejor comprendieron el futuro. "Gerardín", pudo haber cometido errores, y tampoco acertó sus últimos movimientos en el complicado tablero del ajedrez político, pero lo hecho le sobra para haberse ganado un espacio entre los gobernadores más exitosos de Jujuy y del país. Y como es un verdadero animal político, lamerá sus heridas, disfrutará la herencia que entrega y, seguramente, pronto volverá a empezar. "Carlitos", se hace cargo, Dios quiera que no le falten ni fuerzas ni sabiduría, ni el acompañamiento y la paciencia de los jujeños que aman la Provincia. Cualidades y circunstancias imprescindibles para volver a empezar.