¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

25°
21 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Lo que dejó la capacitación “La voz y el canto”

Los cuatro módulos se desarrollaron en la Escuela de Música.
Sabado, 23 de diciembre de 2023 00:00

Motorizada por la cantautora y gestora cultural Eugenia Mur, se llevó a cabo en nuestra ciudad la capacitación denominada "La voz y el canto, nuestro instrumento vivo", que en tres módulos se desarrolló en la Escuela Provincial de Música. La actividad contó con el apoyo del Instituto Superior de Artes de la Provincia.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Motorizada por la cantautora y gestora cultural Eugenia Mur, se llevó a cabo en nuestra ciudad la capacitación denominada "La voz y el canto, nuestro instrumento vivo", que en tres módulos se desarrolló en la Escuela Provincial de Música. La actividad contó con el apoyo del Instituto Superior de Artes de la Provincia.

 

La capacitación fue declarada de Interés Municipal, Cultural y Educativo, por el Concejo Deliberante capitalino.

 

Luego del último encuentro, Eugenia Mur y Alejandra Fernández, la capacitadora del mismo, visitaron El Tribuno de Jujuy e hicieron un balance de lo realizado.

Alejandra Fernández es música, actriz, compositora, directora coral, docente. Creó en Florencio Varela, zona sur de la provincia de Buenos Aires, su lugar de residencia, el taller de canto colectivo "Mujeres Pájaro", donde las voces, en ronda, se unen en un solo vuelo y con el cual ya visitó nuestra provincia.

"Realmente lo que hemos recibido de esta propuesta brindada en Jujuy ha sido muy superador, el impacto que tuvo en diferentes esferas, desde los docentes que tomaron la formación integral completa al nivel institucional", expresó Eugenia Mur.

Con el sentimiento de que el canto es de todas las personas, la gestora pudo materializar esta propuesta, que contó con capacitadoras tales como Soema Montenegro, Nancy Pedro (de forma virtual), Rocío Palazzo y Alejandra Fernández.

"Primero se acercó Soema a trabajar desde el lugar que ella lo hace, que es preparando el cuerpo desde los más pequeños, desde el mínimo movimiento, de poder tener una conciencia corporal y espiritual al momento del canto. Después vino Rocío con su técnica vocal y cómo ella supo, desde una manera muy sensible y humana, compartir eso con los docentes para finalmente llegar al último módulo, que fue integrar todo eso y generar en los docentes un sentimiento de comunidad", repasó Mur.

DOCENTE, ALEJANDRA FERNÁNDEZ.

Alejandra Fernández, una auténtica cultora del canto colectivo, tuvo a su cargo el último módulo de la capacitación; al respecto manifestó que, "en Jujuy me encontré con una comunidad hermosa. Hubo todo un trabajo de continuidad que hizo posible que esto tan fuerte ocurriera. Esta preparación de Soema y Rocío hizo que nos encontremos con docentes con una gran disponibilidad desde su cuerpo, desde su voz, mente y emoción".

"Somos cantores por naturaleza", expresó Fernández y amplió diciendo que "fue muy importante motivar en el docente el deseo de ser ronda y de ser comunidad, como ellos están haciendo en las escuelas, porque cada aula es una comunidad que a su vez se abre y se expande y se hace una comunidad más grande en lo que es toda la escuela. Así que me encontré con docentes, de los cuales muchos son artistas en acción, lo cual es maravilloso que un docente artístico cuide ese lugar de artista".

La capacitadora remarcó uno de los momentos de su módulo, que tuvo que ver con la reflexión sobre la educación en general. "Yo vengo del conurbano, yo estoy en la zona sur del Gran Buenos Aires y también vivimos esto mismo, la voz se ha perdido, hemos perdido esta manera de expresarnos, de darle valor a la palabra", dijo.

Como motivante especial de este módulo, relataron lo que será una anécdota inolvidable, para Mur, Fernández y todos los que participaron. Primero, el canto estuvo en el aula, después se sumó parte del personal administrativo y de maestranza de la escuela de música y así, terminaron cantando en la peatonal Belgrano, punto neurálgico del microcentro jujeño.

"En nosotras, la música activa huellas vocales, no somos de aquí, ni somos de allá, somos copleras comunitarias. Atravesamos un momento en el que, a las voces les cuesta expresarse, cuesta decir lo que se siente, sentirnos libres, cuesta que los chicos y jóvenes vuelvan a cantar", expresó la formadora.

Como despedida, Fernández remarcó conceptos elementales, tales como "creo profundamente en una voz que es cuerpo, este tiene que estar disponible para resonar; una voz que es mente que contribuye y una voz que es emoción, hay que decir algo, más allá de la técnica; todos tenemos una voz lista para prender el fuego, somos esa voz, que sale sin pedir permiso; el canto colectivo es convidar".

 

Soema Montenegro, Nancy Pedro, Rocío Palazzo, Alejandra Fernández, Eugenia Mur y Aurelia Martínez, fueron distinguidas.
Debido a la repercusión de esta capacitación, ya se analiza un evento de gran magnitud en abril, por el Día Mundial de la Voz.

 

Canto colectivo como materia

Alejandra Fernández abordó institucionalmente el tema canto colectivo, el cual desarrolla en muchas provincias del país con sus talleres. “Es una cátedra relativamente nueva en el país, lleva trece o catorce años, comenzó como proyecto piloto en la Escuela de Música Popular de Avellaneda, en Florencio Varela y en La Matanza, con otras cátedras, luego se integra a los conservatorios de Buenos Aires y de otras provincias”, relató la docente.

“Esta cátedra que siempre está en construcción”, agregó Fernández. Sobre la realidad de esa materia en Jujuy, expresó que “hay una idea de canto colectivo que solo tienen los que estudian la carrera de canto. Canto colectivo, en los espacios referidos anteriormente, es común para todos los que hacen docencia, sean del instrumento que sea”. Finalmente, expresó un deseo “sería interesante que la idea del canto colectivo empiece a recorrer los espacios institucionales, abierto a todos”. “El canto colectivo nos abre a una escucha personal y colectiva, nos re une, nos conecta con un arte solidario”, sentenció la formadora.