¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24°
3 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Prisión perpetua para el femicida de Daniela Canela

El inculpado le asestó al menos 24 puñaladas a su expareja y arrojó su cuerpo a un barranco. Sobre Méndez pesaban otros dos expedientes por violencia de género sobre su víctima.
Miércoles, 06 de diciembre de 2023 00:22

Sebastián Méndez fue condenado a la pena de prisión perpetua, luego de haber quedado acreditado que asesinó de 24 puñaladas a su expareja en diciembre de 2021 y arrojó su cuerpo en un sector de la ciudad de San Pedro de Jujuy.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Sebastián Méndez fue condenado a la pena de prisión perpetua, luego de haber quedado acreditado que asesinó de 24 puñaladas a su expareja en diciembre de 2021 y arrojó su cuerpo en un sector de la ciudad de San Pedro de Jujuy.

En la jornada de ayer, en la sala de audiencias del octavo piso del Palacio de Tribunales se produjeron los alegatos, donde los fiscales José Alfredo Blanco y Marcelo Cuellar detallaron las circunstancias en que ocurrieron los hechos y solicitaron que Méndez sea condenado con la pena máxima que establece nuestro Código Penal.

Sobre el hombre pesaban, además, dos causas penales denunciadas durante el 2020, por violencia de género en contra de Daniela Estefanía Canela y este fue el motivo por el que la joven madre decidió poner fin a la relación.

Sebastián Méndez nunca aceptó que su expareja intentara rehacer su vida y utilizaba a los dos pequeños hijos que tenían en común como excusa para verla, hostigarla y amenazarla.

Días antes del crimen, Méndez había retirado a sus hijos desde Calilegua, de donde era oriunda Canela, y había llevado hasta la localidad de Arrayanal, donde residen sus padres, pero nunca los cuidó. Los dejó en esa casa y continuó su vida de lo más normal en la ciudad de El Carmen.

Ese 11 de diciembre de 2021, Canela llamó a Méndez para reencontrarse con sus hijos y este le dijo que debía ir hasta Arrayanal.

La joven mujer llegó hasta esa localidad junto a su novio, pero Méndez cambió su versión y dijo que sus hijos estaban en San Pedro, en casa de su hermana y la llevó en su moto, con esos engaños, hasta esa ciudad.

El novio de Estafanía Canela sabía que algo no estaba bien y se ofreció a llevarla en remís hasta el encuentro de sus hijos, pero la joven le dijo que iría con su expareja, porque temía que algo les pueda ocurrir a los pequeños niños.

Méndez atravesó toda la ciudad de San Pedro y tomó para el lado de un cerro, conocido por los lugareños como "el camino de la cruz", obligó a descender de su moto a su expareja y nuevamente le pidió restablecer la relación sentimental y ante la negativa de la joven, el hombre extrajo un arma blanca de la baulera de su moto y le asestó 24 puñaladas, en el cuello y en el tórax, para luego arrojarla por un barranco.

Méndez emprendió la huida a bordo de su moto, pero a los pocos minutos regresó, descendió a donde había quedado el cuerpo de su víctima y puso en su boca el anillo de compromiso que todavía conservaba.

En audiencias anteriores, el imputado solicitó declarar e intentó instalar el crimen como una situación de exceso en legítima defensa, pero su coartada fue inmediatamente echada por tierra por los fiscales de la causa y sus dichos fueron descartados.

Sebastián Méndez permanece detenido desde el momento que fue hallado el cuerpo de Daniela Canela y una fuente judicial le confió a nuestro diario que fue él mismo quien llevó a los policías hasta el lugar donde dejó abandonado el cuerpo de su expareja, luego de entrar en estado de crisis y romper en llanto.

Cuando el Tribunal en lo Criminal Nº 1 le concedió la última palabra al imputado antes de pasar a deliberar y este optó por mantenerse callado.

Méndez fue hallado autor penalmente responsable del delito de "homicidio agravado por el vínculo y de una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género" y fue condenado a la pena de prisión perpetua.