¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

33°
1 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Prisión perpetua para el femicida de Nahir Álvarez

Rodrigo Villanueva fue hallado autor del crimen de la joven madre, hecho ocurrido en octubre de 2020.La víctima fue asesinada de más de 30 puñaladas y su cuerpo abandonado en una garita.
Miércoles, 17 de mayo de 2023 00:34

Rodrigo Villanueva fue condenado a la pena de prisión perpetua, luego de ser hallado culpable del crimen de su pareja Alejandra Nahir Álvarez, en un hecho ocurrido el 9 de octubre de 2020 en un tramo de la colectora de la ruta nacional Nº 66 en inmediaciones del barrio Alto Comedero.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Rodrigo Villanueva fue condenado a la pena de prisión perpetua, luego de ser hallado culpable del crimen de su pareja Alejandra Nahir Álvarez, en un hecho ocurrido el 9 de octubre de 2020 en un tramo de la colectora de la ruta nacional Nº 66 en inmediaciones del barrio Alto Comedero.

En la jornada de ayer, en la sala de audiencias del octavo piso del Palacio de Tribunales, se le otorgó la última palabra al imputado donde le dijo al Tribunal que "en esta causa que se me acusa, yo no tengo nada que ver. Dijeron que no muestro ningún signo de arrepentimiento y no tengo de qué arrepentirme de algo que yo no hice. Es más, conviví con esa familia, me llevé bien con todos ellos", dijo Villanueva.

Pasado el mediodía, la secretaria de Cámara María Emilia Chazarreta leyó parte dispositiva del fallo donde el Tribunal en lo Criminal Nº 1, halló al joven autor penalmente responsable de homicidio triplemente calificado por el vínculo, ensañamiento y por quien mediare violencia de género.

Al respecto, el fiscal Marcelo Cuellar le dijo a nuestro diario que en las audiencias se acreditó que él (Villanueva) fue quién puso fin a la vida de Álvarez y de la forma que lo hizo. No hubo duda alguna de la autoría del hecho, porque principalmente se halló prueba de ADN de la víctima en la ropa del mismo y quedó demostrado que el imputado fue quien estuvo a última hora con ella y él fue quien le puso fin a su vida.

También dialogó con nuestro diario José Álvarez, padre de la joven asesinada quien dijo que "le dieron una condena ejemplar; están todas las pruebas dadas que es el único que le hizo lo que hizo a mi hija y la verdad que nunca me lo hubiera imaginado porque él tuvo un hijo con mi hija, le abrí las puertas de mi casa, le conseguí trabajo y realmente no sé qué pasó por su cabeza", dijo el hombre.

Una de las representantes de la querella particular, Mariana Vargas le dijo a nuestro diario que respecto a los agravantes en esta causa, han quedado debidamente acreditados. "Ellos (por Villanueva y Álvarez) habían sido novios desde que tenían 13 años y el ensañamiento, que tuvo que ver con el sufrimiento innecesario que esta persona provocó, para lograr la muerte, quiso hacerla sufrir, por su ira, por su rabia, por su violencia extrema, para luego negar todo con mucha impunidad, con total frialdad", dijo.

Causó un sufrimiento y una agonía innecesaria a su víctima

La figura Rodrigo Villanueva es la de un joven casi retraído y apocado en sus palabras, respondió solo con un sí o con un no a las preguntas de su abogado defensor durante las audiencias y cuando decidió declarar ante el Tribunal, lo hizo de una forma muy escueta, superficial y con reiterados intentos de tratar de desprenderse de la escena.

“PADRES DEL DOLOR” | JOSÉ ÁLVAREZ Y EVA RODRÍGUEZ.

La tarde del 9 de octubre de 2020, Rodrigo Villanueva llegó a la casa de sus suegros y su pareja que lo estaba esperando, le dijo que debía salir. Él se adelantó, dijo que debía irse a trabajar de albañil, puso en una mochila negra un cuchillo sin que nadie lo viera, salió de la vivienda y se ocultó en las inmediaciones. Esperó a que Álvarez saliera de su casa y la siguió. Villanueva admitió ante el Tribunal que él salió de esa casa para vender drogas y hasta se atrevió a decir que vendía pasta base de cocaína, porque su pareja todo el tiempo le exigía dinero.

Días antes, el joven había hackeado la cuenta de facebook de su pareja y le había descubierto una conversación que había mantenido con un amigo de la infancia. Eso motivó a que Villanueva siguiera a Alejandra Álvarez, la interceptara en inmediaciones de la plaza ubicada en frente del predio de Suri Rugby Club, la obligase a cruzar la pasarela de la ruta nacional Nº 66, la asesinara de 33 puñaladas que impactaron en el abdomen, tórax y cuello y dejase su cuerpo abandonado en una garita. Alejandra Álvarez intentó defenderse de los ataques y le dejó rasguños que sirvieron como elementos de pruebas, por ejemplo la contundente muestra del perfil genético del femicida en las uñas de la víctima, quien tuvo una muerte agónica, innecesaria en manos del padre de su hijo. Rodrigo Villanueva no mostró arrepentimiento y ahora tendrá mucho tiempo para pensar el daño que causó en los familiares de su pareja, en su hijo y en sus padres.