¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
23 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Se deben cerrar los debates reiterativos de la minería

Jueves, 15 de junio de 2023 00:58

La minería en estos tiempos está transitando un camino auspicioso y eso es muy importante para mejorar la calidad de vida de muchas personas vinculadas directamente o indirectamente a la minería y además favorece a la economía de las provincias y Nación, entre otros beneficios. Si trabajan cumpliendo con las normativas existentes y existe decisión política, ¿por qué es complicado desarrollar la minería?

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La minería en estos tiempos está transitando un camino auspicioso y eso es muy importante para mejorar la calidad de vida de muchas personas vinculadas directamente o indirectamente a la minería y además favorece a la economía de las provincias y Nación, entre otros beneficios. Si trabajan cumpliendo con las normativas existentes y existe decisión política, ¿por qué es complicado desarrollar la minería?

Sin embargo surgen algunas cuestiones que pone a la minería en una situación de alerta permanente. Es normal la existencia de algunos sectores que no están de acuerdo con la minería, manifiestan que no quieren obstaculizar la inversión extranjera, que solo pretenden ordenar la actividad minera para que las provincias y la Nación recauden lo que corresponde, se agregue valor en nuestro país, se genere empleo y las empresas privadas tengan las ganancias que correspondan. Sin embargo existen reclamos reiterativos, que en principio parecen difíciles de consensuar y generan incertidumbre en las empresas interesadas en invertir, incluso en las que ya están trabajando.

Las provincias mineras, en general, han manifestado que están gestionando bien los recursos mineros, por lo tanto consideran que no es necesario rever temas que ya fueron tratados y declaran preocupación por planteos reiterativos a pesar de haberlos discutido y explicado oportunamente. Creen que los planteos permanentes no ayudan a mejorar, contrariamente desalientan la explotación minera.

El litio le dio otra dinámica a la minería, señalando, con mayor énfasis sobre la mesa, varios temas relacionados con la minería, que cada cierto tiempo aparecen y desaparecen. Uno de los sectores preocupados viene desde el oficialismo, por ejemplo la vicepresidenta de nuestro país, en el acto de lanzamiento de la Escuela Justicialista Néstor Kirchner, ha manifestado: "Créanme que necesitamos un programa de gobierno, tenemos que ver cómo vamos a manejar nuestros recursos...", insisten en discutir los temas. Todas estas posturas provocan inestabilidad política y jurídica que no son un buen panorama para los inversores en minería.

El problema es la existencia de varios temas no resueltos o no revisados, que se presentan en reiteradas discusiones, por lo tanto, no solo genera incertidumbre para las inversiones, también crea desconfianza en algunos sectores de la sociedad.

Los reclamos recurrentes son por ejemplo, en los años 90 se emitieron leyes de promoción minera, se habla de revisarlas considerando el tiempo transcurrido. El Código de Minería no acompaña los cambios en la minería moderna. La Ley de Humedales no termina de definirse. En la Ley de Glaciares continúan las discusiones. El litio no tiene precio de referencia y genera desconfianza. Las regalías están en discusión hace mucho tiempo porque se cobra el 3% y muchas veces es menor. Lamentablemente tenemos países vecinos que obtienen muchos más beneficios económicos y con más exportaciones en relación a lo que obtiene nuestro país, por ejemplo Chile.

Ahora aparece como tema central la nacionalización del litio, en principio no es posible, considerando que la Constitución Nacional sostiene que los recursos mineros son de las provincias en las que se encuentran. Sin embargo nada es imposible.

Los diferentes temas son expuestos, discutidos, pero no llegan a un consenso, por lo tanto no se cierran las discusiones. Debieran organizar reuniones, las veces necesarias, para terminar con las diferencias y cerrar los debates con decretos o leyes. Igualmente podrían resurgir discusiones, pero ya no habría debates porque están cerrados formalmente con normativas. De este modo habría mayor serenidad para las empresas inversoras y las provincias con minería.

 

Temas de la nota